Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los 'black-cabs' bloquean el centro de Londres en protesta contra Uber

El Mundo El Mundo 11/06/2014 CARLOS FRESNEDA, France Presse

Más de 10.000 taxistas londinenses han secundado durante una hora el "bloqueo" del tráfico en el centro de la ciudad en protesta contra la aplicación Uber, que permite realizar trayectos sobre la marcha en la ciudad y en un coche particular a cambio de una remuneración.

Los "black cabs" convergieron alrededor de Trafalgar Square, se alinearon a lo largo del "mall" de Londres y colapsaron el centro de la capital británica a ambos lados del Támesis. En el resto de Londres, el parón se tradujo sin embargo en un insólito alivio del tráfico en hora punta (y en una situación límite en algunas líneas de metro, en un día de calor sofocante y sin aire acondicionado).

Los taxistas pidieron la prohibición del uso de Uber en la ciudad y gritaron consignas contra la autoridad de Transporte de Londres (TfL) y contra el alcalde Boris Johnson, a quien acusaron de "complicidad" en el "asalto" de la famosa aplicación, que ha generado grandes protestas en otras capitales europeas.

'Uber opera fuera de la ley'

"No tenemos nada contra la competencia, pero creemos que la autoridad de transporte ha permitido a Uber operar fuera de la ley", se lamentaba Steve McNamara, taxista y sindicalista de la Asociación de Conductores de Taxi Licenciados (LTDA). "A nosotros se nos obliga a pasar por una rigurosa prueba de examen (conocida como "the knowledge") y a pagar grandes sumas para obtener la licencia".

"También pagamos puntualmente nuestros impuestos", agregó McNamara. "Lo cual nos coloca en una gran desventaja económica frente a un conductor cualquiera que accidentalmente hace de taxista. Nuestra profesión corre peligro de desaparecer y el común de los londinenses va a salir perdiendo".

Jo Bertram, directora general de Uber para Gran Bretaña e Irlanda, intentó aplacar las protestas tendiendo una mano a los "black cabs", que figuran por cierto entre los taxis más caros de Europa y se han convertido casi en un lujo en Londres.

"Damos la bienvenida a los taxis londinense a nuestro servicios", dijo Bertram, en el momento de anunciar la inclusión de UberTAXI entre las opciones que pueden usar los clientes de aplicación. "Estamos deseando abrir las oportunidades a nuestros clientes de Londres: creemos que hay sitio de sobra para la coexistencia de los taxis y los coches privados compartidos".

'Hay demasiado dinero detrás'

"Hemos tenido competencia en el pasado, pero no competencia desleal", afirma Glenn Chapman, de 46 años, ex broker que se convirtió en conductor de taxi hace siete años, después de formarse durante 2 años para este trabajo. Es pesimista respecto a la solución del conflicto. "Hay demasiado dinero detrás", se lamenta.

En 1998, el sector del taxi se reguló por primera vez en Londres. Hoy, más de 25.000 'black cabs' y otros 53.000 turismos con conductor circulan en Londres donde hay aproximadamente 1 taxi por cada 100 habitantes.

© Proporcionado por elmundo.es

"Gano 500 libras -620 euros por semana. Es lo mismo que antes, pero trabajo más horas", se queja Mickel Long, de 53 años. "Y lo peor está por llegar con el crossrail -un tren de alta velocidad que unirá las afueras de Londres con su centro financiero-, que nos va a hacer perder aún más dinero", añade.

Hassan Mahamat, de 33 años, antiguo bombero reconvertido en taxista, había escogido este trabajo para tener mejores horarios. "Pensaba que vería más a mi familia y mis hijos pero para poder ganar lo suficiente para pagar los gastos trabajo 80 horas por semana, incluidos fines de semana", afirma.

Durante cinco años estudió en una escuela para futuros taxistas donde tuvo que aprenderse de memoria 25.000 calles y los itinerarios más rápidos. Los 'black-cabs' deben además someterse a una reglamentación estricta. El vehículo no puede tener más de 15 años y tiene que ser accesible para los minusválidos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon