Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los cambios físicos de Letizia

La Vanguardia La Vanguardia 16/06/2014 Mayka Jiménez de Aranoa

LetiziaOrtiz Rocasolano, diez años después de convertirse en Princesa de Asturias, será esta semana la nueva Reina de España. Una joven periodista que cambió su gran momento profesional por su gran amor hacia el príncipe Felipe, en breve el nuevo reyFelipe VI. Y es que los cuentos de hadas, aunque adaptados a tiempos modernos, sí existen.

La joven y exitosa periodista, Premio Larra en el año 2000, renunció aquel 1 de noviembre del año 2003 a una brillante carrera para comprometerse con el gran amor de su vida y con todo un país. Un compromiso real sellado el 22 de mayo del año 2004.

Aquella chica asturiana, inteligente, culta e inquieta, debía asumir su nuevo rol y mantenerse a la altura, a lo largo de la última década, para agradar a todos, los que la aceptaron y los que no. Ciertas inseguridades relacionadas con la carencia de sangre azul de la nueva Reina de España, han podido ser las que hayan empujado a Letizia a cambiar su aspecto físico de una manera tan acentuada.

Mucho se ha especulado sobre las intervenciones estéticas de la hasta ahora Princesa de Asturias pero, ¿qué hay de cierto en todas esas habladurías? Desde Casa Real sólo se confirmó en el año 2008 la operación de nariz por problemas respiratorios. Pero es más que evidente que son muchos más los retoques que Letizia se ha realizado en su rostro.

Muchos son los especialistas en medicina y cirugía estética que han hablado sin tapujos sobre los “retoques reales”, entre ellos el famoso Dr. Charms, artífice de cincelar los rostros internacionales más reconocidos de la gran pantalla, los de socialities protagonistas del papel couché y, por supuesto, los de princesas.

Nada se sabe el nombre del médico que ha esculpido la cara de la futura reina, ni siquiera si ha sido el propio Charms. El famoso doctor ha declarado en varias ocasiones cuales son los retoques más evidentes de Letizia.

Además del único reconocido oficialmente, el de su tabique nasal, la princesa ha corregido su mentón, ha suavizado las arrugas de su rostro con inyecciones de toxina botulínica y rellenos de ácido hialurónico. Sus párpados se han elevado y su mirada parece mucho más relajada, consecuencia de inyecciones de vitaminas y silício. También se puede evidenciar un rostro más simétrico y redondeado por infiltraciones de hidroxiapatita cálcica, que también ha eliminado su rictus. La calidad de su piel ha mejorado visiblemente por sesiones de radiofrecuencia anuales y cócteles de vitaminas que estimulan el colágeno y la elastina.

La corrección de la sonrisa se ha realizado con la implantación de brackets invisibles y un posterior blanqueamiento dental. En cuanto a su cuerpo, ha aumentado su pecho y sus piernas y brazos son ahora mucho más fibrosos que hace 10 años.

A todo ello, la futura y flamante reina cuida hasta el último detalle en maquillaje y peluquería y, por supuesto, su vestuario y su estilo la han convertido en una de las princesas más elegantes de la monarquía europea.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon