Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los conductores de ambulancia, sin un certificado obligatorio

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 29/09/2017
Ambulancias SEM © Image LaVanguardia.com Ambulancias SEM

La mayoría de ambulancias de más de 3.500 kg –UVI medicalizadas- circulan sin Certificado de Aptitud Profesional (CAP), según los sindicatos consultados, aunque la patronal española asegura que desconoce el número exacto. Este título, que se obtiene mediante un curso de 140 horas, es obligatorio para los vehículos de transportes de mercancías y personas que superen el peso indicado, según el Real Decreto 1302/2007. Además, una aclaratoria de Fomento y otra de Trànsit informan que el transporte sanitario no está exento de cumplir esta norma.

A pesar del tiempo transcurrido, continúan existiendo divergencias al respecto. El responsable sindical de UGT Catalunya para el transporte sanitario, Ramón Vilella, argumenta que las ambulancias son “un servicio esencial público, como los vehículos de Mossos y Bomberos, que no requieren el CAP”. Sin embargo, el delegado de CGT en Transport Sanitari de Catalunya, Vicente Mancebo, discrepa.

Dos excepciones

Tanto el Ministerio de Fomento como el Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat consideran que los conductores del sector que lleven vehículos que sobrepasen los 3.500 kg deben poseer el CAP. Pero hay dos excepciones: cuando el conductor esté participando en situaciones de emergencia o en misiones de salvamento quedará exento de la obligación de tener este título.

“Otra consideración merecen, sin embargo, los vehículos de soporte vital avanzado (UVI medicalizadas)”, indica la aclaratoria de Fomento, “que podrían entenderse cubiertos” por la segunda exención “siempre que se encuentren realizando un servicio de emergencia”. Unos matices que han servido de argumento a empresas del sector sanitario para no exigir a su personal la obtención del título ni tampoco costear la formación.

Una ambulancia realizando un servicio © Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Una ambulancia realizando un servicio Una ambulancia realizando un servicio(Archivo LV)

“Se entiende como emergencia toda aquella situación catastrófica o que comprometa la vida del paciente, pero las ambulancias no sólo hacen este tipo de servicios”, puntualiza Mancebo. También recuerda que la normativa de Trànsit considera “falta grave” no poseer el CAP en los casos en que se precise. Una irregularidad sancionada con dos mil euros. Para Vilella es “una incoherencia garrafal” que sea necesario el certificado “cuando el vehículo traslada a un paciente, pero no cuando circula por las diferentes vías o carreteras sin servicios”.

La Federación Nacional de Empresarios de Ambulancias (ANEA) reconoce que el certificado es obligatorio también para los conductores de ambulancias de más de 3.500 kg. Pero advierte que esto podría cambiar con la modificación en trámite del Real Decreto 1032/2007, cuyo borrador contemplaría eximir de la obligación de poseer el CAP a los conductores que hayan cursado el Grado Medio de Técnico de Emergencia Sanitaria, título requerido para conducir ambulancias UVI y de soporte vital avanzado y básico.

El Ministerio de Fomento matiza que el contenido este proyecto normativo “no es definitivo” ya que se encuentra en trámite. Asimismo, el texto provisional contempla que queden exentos de la obtención del certificado de aptitud profesional los conductores de los vehículos utilizados para realizar transporte sanitario que se encuentren especialmente acondicionados para prestar soporte vital básico o avanzado.

Por su parte, la Generalitat también sigue estudiando la cuestión, aunque advierte que la mayoría de ambulancias que circulan por las carreteras catalanas no superan los 3.500 kg, por lo que sus conductores quedarían exentos de la medida. El incumplimiento de circular con el CAP afectaría también, según fuentes sindicales, a la situación en la que se encuentra el sector en el conjunto del Estado español.

¿Quién paga la formación?

Si bien algunas empresas han asumido el coste económico que para sus trabajadores supone la obtención del CAP, en otros casos no. La compañía Transport Sanitari de Catalunya (TSC), una de las cuatro empresas más importantes del sector en el territorio catalán, ha dado de plazo a sus trabajadores hasta el 31 de marzo de 2018 para que se saquen el certificado, siempre que sea necesario para el puesto de trabajo que ocupen.

Y aunque asegura que “favorecerá y fomentará” la realización del curso, en un comunicado interno deja claro que el coste deberá asumirlo cada empleado. El delegado de la CGT de la compañía, Vicente Mancebo, denuncia esta situación porque asevera que la jurisprudencia sobre la materia ha resuelto que sea la empresa quien afronte el coste de la formación del personal y que el tiempo que éste dedique a realizar el curso compute como jornada laboral.

Por lo que respecta a posibles multas a ambulancias por la falta de certificados de aptitud profesional, los sindicatos consultados aseguran que no tienen constancia de que se hayan interpuesto sanciones. “Los Mossos no nos piden esta documentación”, reconocen.

Circular sin el CAP es sancionado con 2001 euros

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon