Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los críticos acusan a Pedro Sánchez de hacer del PSOE un 'proyecto personal'

El Mundo El Mundo 16/05/2016

© El Mundo Bajo los focos, abrazos y argumentario de unidad. En bambalinas, pulso por el poder y ausencia de un diseño colectivo. Una corriente crítica discurre bajo la aparente calma autoimpuesta para evitar un descalabro electoral. El PSOE, dicen, camina al son de los planes personales de un líder que maneja los hilos para colmar su ambición.

«No hay proyecto de partido», lamentan desde los sectores más descontentos, para quienes cada nuevo paso de Pedro Sánchez y su cúpula es un desaliento. Miran hacia el 26 de junio con temor porque, aunque afirman que Unidos Podemos no logrará superarlos en escaños, dudan de poder mantener su ya escasa ventaja en votos.

Los cambios en las listas, pocos pero significativos, han venido a confirmar entre los críticos la sensación de que Ferraz vive en una burbuja alejada de la organización. «No hay confianza porque no hay consultas. Las decisiones se toman en un círculo muy reducido y luego se imponen», explican las fuentes, todas integrantes de un Comité Federal en el que, aseguran, muchos ya han tirado la toalla porque «cualquier discrepancia se interpreta en clave de traición».

Los últimos nombramientos de Pedro Sánchez -la magistrada Margarita Robles para ocupar el número dos de la candidatura por Madrid y el ex ministro y ex presidente del Parlamento Europeo José Borrell para formar parte de su gobierno en la sombra- han suscitado de nuevo resquemores. No se cuestiona la valía de ninguno de ellos.

Más aún, muchos respiraron aliviados cuando conocieron por los medios de comunicación que Robles, independiente pero con estrechos vínculos con el PSOE -fue secretaria de Estado de Interior con Juan Alberto Belloch en el Gobierno de Felipe González-, sería la mujer que encabezaría con Sánchez la lista.

«Esperábamos cualquier sorpresa, como sucedió el 20-D con la designación de Irene Lozano. Margarita es muy solvente y es un buen fichaje», argumenta uno de los consultados, miembro de uno de los Gobiernos de Zapatero. Una impresión similar es la que suscita la elección de Borrell para el equipo de expertos, el futuro gobierno para el cambio de Sánchez. Él sí es un histórico del PSOE que llegó incluso a derrotar en primarias para la candidatura a presidente del Gobierno a Joaquín Almunia.

De su capacidad tampoco duda nadie ni de que puede ser una pieza muy valiosa en el marco de las relaciones, en ocasiones complicadas, con el PSC.«Pero ni ellos, ni el resto de los que ha designado para hilvanar un hipotético gobierno de cambio, tienen peso orgánico», puntualizan las fuentes, para las que no hay duda de que Sánchez, «externaliza» la gestión programática del PSOE e impide de esta manera que cualquier discrepancia con sus planes cuente con respaldo entre los cuadros medios y las bases del partido.

El equipo que ha conformado con la esperanza de acabar sentándolo en el Consejo de Ministros cuenta con un 45% de independientes y el 55% restante, extraído del propio PSOE, está tan alejado de la vida orgánica que nunca le daría problemas. «Ninguno tiene gallinero», afirma gráficamente uno de los viejos referentes que siempre cultivó el apoyo de los cargos medios porque, en su opinión, es lo que al final garantiza el «juego de contrapoderes» que siempre ha dado vida -y también algunos disgustos- al partido.

Esa maquinaria de pesos y contrapesos es la que ahora, según los críticos, «se disuelve». Para ellos, eso no garantiza ni mucho menos la unidad que se publicita desde los escenarios de los mítines. Y menos aun cuando la cúpula «impone y cree que vence, pero en realidad no convence», añaden.Opinan que el secretario general, y de nuevo candidato a la presidencia, tiene «su proyecto» e «instrumentaliza al PSOE para llevarlo a término».

En esa «clave» leen sus nombramientos: «Quiere visualizar que cuenta con el partido pero tras sus fichajes no hay fuerza orgánica».En cualquier caso, Pedro Sánchez sí ha optado por rescatar cuidadosamente nombres importantes de otras épocas. «Al final, no le ha quedado más remedio que echar mano del socialismo clásico al que tanto sacuden: Borrell, Sevilla, Gabilondo, Serrano... O bien de la etapa de González, o bien de la de Zapatero», analiza una diputada con larga trayectoria y cargos de primer nivel a sus espaldas.Gabilondo ha rechazado este lunes la idea de ser "ministrable" o de formar parte de un Gobierno "en la sombra".

"No me gusta esta idea de ministrable ni de Gobierno en la sombra, en la sombra quiero estar poco, al menos de esa manera", ha comentado en una entrevista en Radio Nacional de España esta mañana. En campaña, los socialistas vaticinan que Sánchez intentará rodearse de referentes -Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero, Alfredo Pérez Rubalcaba...- consciente de que le responderán afirmativamente para evitar la imagen de un PSOE desmembrado y sin rumbo, al que la estrategia de los últimos meses le ha achicado considerablemente el terreno de juego por la izquierda y por la derecha y le ha difuminado el discurso ideológico.

«De los cuatro meses de negociaciones apenas ha sobrevivido la imagen de Sánchez batallando contra viento y marea por ser presidente. No ha quedado un programa sólido más allá de que el objetivo es echar a Rajoy», lamenta uno de los miembros de la anterior dirección del Grupo Parlamentario. Esta fuente mantiene que nunca ha visto los ánimos «tan alicaídos» como en esta ocasión. «No basta decir que salimos a ganar. Hay que demostrarlo», señalan antes de recordar que en las elecciones del 20-D se obtuvo el peor saldo en votos y escaños de la historia del partido y ahora emprenden una batalla acosados también desde la retaguardia.

Todas las fuentes contactadas coinciden en que el objetivo debe ser siempre batir al Partido Popular. «Ésa es la tecla que se debe tocar», explican aun cuando reconocen que no se debe perder de vista la confluencia de izquierdas.Mantienen en este sentido que el mensaje debe ser nítido y, además, «hay que creérselo»: «El cambio sólo es posible si se logra movilizar y convencer a los votantes de que sin el PSOE no se puede». E insisten en la palabra PSOE porque, avisan, «la meta no es que Sánchez sea presidente, sino que el partido vuelva a ser percibido como un motor del progreso».

Ése fue, recalcan, el núcleo de la intervención de la baronesa andaluza, Susana Díaz, en el acto de proclamación de Pedro Sánchez como candidato a la Presidencia del Gobierno. «Hay que ganar», dijo, a sabiendas de que sólo podrán formar gobierno si quedan los primeros en las urnas. «Con 90 escaños», repiten hoy como ayer los más viejos, «no se puede gobernar».

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon