Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los desastres climáticos podrían aumentar los conflictos armados

dw.com dw.com 27/07/2016 Irene Banos Ruiz (J.A.G./ER)
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

Los desastres naturales y los conflictos armados son una fuente de desestabilización. En los países multiétnicos, podrían estar relacionados. Las calamidades climáticas podrían convertir tensiones sociales en conflicto.

Raramente los conflictos se desencadenan por un solo factor. Los desastres naturales como tales no son una causa directa, pero pueden jugar un papel significativo en el estadillo de la violencia en los países multiétnicos, según mostró un nuevo estudio publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de las Ciencias de los Estados Unidos.

“Los devastadores desastres naturales relacionados con el clima tienen un potencial perturbador que parece desarrollarse de una manera particularmente trágica en las sociedades fragmentadas étnicamente”, dijo el autor principal del estudio, Carl Schleussner, del think-tank de Berlín Climate Analytics y del Instituto de Investigación de los Efectos Climáticos de Potsdam (PIK).

Al menos una cuarta parte de los conflictos en sociedades fragmentadas étnicamente coinciden con desastres climáticos como olas de calor y sequías, incluso sin incluir el cambio climático en la ecuación. A pesar de que la relación entre los desastres naturales y los conflictos armados no debe ser sorprendente, probarlo a través de los resultados de análisis científicos podría ayudar a mejorar las políticas de seguridad.

La identificación de los desastres naturales como un potenciadores de los conflictos armados en los países multiétnicos también podría ser una motivación añadida para incrementar la concienciación sobre los temas medioambientales e impulsar los esfuerzos en la mitigación del cambio climático.

Los desastres climáticos y los conflictos armados coinciden

Analizando el daño económico causado por los desastres relacionados con el clima durante las últimas tres décadas, de 1980 a 2010, y el grado de coincidencia entre esos desastres y los conflictos armados en los diferentes países, los científicos hallaron que los desastres naturales pueden incrementar el riesgo de pugnas en los países que tienen una mayor fragmentación étnica.

“Estamos sorprendidos por cómo sobresalen los países fragmentados étnicamente comparados con otros apectos, como un conflicto histórico, la pobreza o la desigualdad”, dijo Jonathan Donges, coautor del estudio y codirector del proyecto insignia del PIK.

Tensiones sociales candentes

La fragmentación étnica a menudo conduce a tensiones sociales que rápidamente pueden convertirse en un conflicto armado a través de un acontecimiento detonador. Donges explicó a DW que cuando un desastre natural golpea, las posibilidades para que se convierta en un conflicto se incrementan principalmente debido a los significativos impactos económicos.

No obstante, Juan Carlos Villagrán, director de Plataforma de las Naciones Unidas de información obtenida desde el espacio para la gestión de desastres y la respuesta de emergencia - "ONU-SPIDER”, dijo a DW que no está informado de ningún desastre natural relacionado con un incremento de los conflictos armados en los países multiétnicos. Al contrario, nombró casos en los que los desastres climáticos han ayudado a resolver los conflictos armados, como el tsunami en Indonesia en 2004.

Sin embargo, admitió que cualquier desastre natural incrementa la pobreza y reduce las opciones de un Estado para combatirlo.

El cambio climático se une a la ecuación

El estudio resalta que los desastres naturales que estimulan el riesgo de los conflictos armados no están necesariamente relacionados con el cambio climático. Sin embargo, los científicos destacan que el cambio climático no puede dejarse fuera de esta cadena de violencia.

Algunas de las regiones más vulnerables al cambio climático, tales como África Central y Asia Central, también se caracterizan por unas fuertes divisiones étnicas, y están entre las regiones que son más propensas a los conflictos.

La paz necesita una estabilización climática

“Los riesgos de seguridad ya presentes en esos países podrían incrementarse", dijo Donges. “Las políticas de seguridad deberían centrarse aún más en prevenir conflictos en esas regiones”.

Donges subrayó que los resultados de la investigación deben ser una razón más para luchar contras el cambio climático. En general, el equipo de investigadores cree que la identificación de la fragmentación étnica y los desastres naturales como factores que incrementan el riesgo de desestabilización son un paso importante para alcanzar la paz”. “Hemos mostrado que hay una relación entre las políticas de seguridad y las del clima. Y que la paz es un cobeneficio muy importante de la estabilización del clima”, declaró Donges.

Autor: Irene Banos Ruiz (J.A.G./ER)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon