Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los 'Diablos' prometen diversión

El Mundo El Mundo 17/06/2014 M. A. HERGUEDAS

«Nos eliminó Brasil, que luego se convertiría en campeón del mundo. Pero les jugamos arriba. Ahora sólo quiero que mi equipo emplee la misma mentalidad y se divierta igual en el campo». Ese fue ayer el aviso de Marc Wilmots desde Belo Horizonte antes del esperado debut de Bélgica, quizá el más atractivo outsider del torneo. Un recuerdo a aquel duelo de octavos de final en Kobe, resuelto con los goles de Rivaldo y Ronaldo, del que hoy se cumplen exactamente 12 años.

© Proporcionado por elmundo.es

El último partidos de los Diablos Rojos en una Copa del Mundo. «¡Es mucho tiempo sin nada!», bramaba el ahora técnico, entonces centrocampista de brega, agradecido con los halagos, pero renuente a colgarse cualquier etiqueta. «¿Presión? La presión es cuando un niño está gravemente enfermo en un hospital. El fútbol consiste en disfrutar», continuó Wilmots, cuyos planteamientos en la irreprochable clasificación ante rivales de la talla de Croacia o Serbia, no dieron lugar precisamente a un juego demasiado florido. Más bien todo lo contrario.

De momento, más que un gran equipo, Bélgica parece una colección de jóvenes privilegiados: Thibaut Courtois, Axel Witsel, Kevin de Bruyne, Romelu Lukaku o Eden Hazard. «Tiene el potencial para ser uno de los cinco mejores del mundo», vaticinó Wilmots sobre el extremo del Chelsea. A su vera, el capitán Vincent Kompany, uno de los mejores centrales de Europa, parecía soñar con aquellas semifinales de 1986 ante Argentina. Por talento no quedará esta vez, desde luego.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon