Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los empresarios despiden al Rey con vítores y una larga ovación

EL PAÍS EL PAÍS 04/06/2014 Mábel Galaz
El Rey Juan Carlos, tras pronunciar su primer discurso después de abdicar. © LUIS SEVILLANO El Rey Juan Carlos, tras pronunciar su primer discurso después de abdicar.

Ha llegado la hora de los homenajes para don Juan Carlos después de su anuncio de abdicación. No se trata de actos programados. Son reconocimientos espontáneos que surgen allá por donde va. En la ceremonia de entrega del Premio Reino de España a la Trayectoria Empresarial, concedido al empresario Enrique de Sendagorta Aramburu, fundador de la empresa vasca de ingeniería Sener, se vivió uno de esos momentos. En el Palacio de El Pardo estaban convocados 340 representantes de la clase empresarial española para premiar a uno de los suyos. Pero aunque el reconocimiento a Sendagorta fue unánime, el acto se convirtió en un homenaje a la figura del Rey.

El Monarca mostró su preocupación por la alta tasa de paro

Cuando don Juan Carlos pisó el patio principal del palacio, los asistentes se pusieron en pie y comenzaron una larga ovación. El Rey, emocionado, se sentó en el lugar que el protocolo le había fijado, pero la ovación no cesó. Así que el Monarca se levantó para dar las gracias llevándose la mano a la altura de su corazón. Luego pidió al aforo silencio para que la ceremonia comenzara.

“Durante mi reinado he puesto todo mi empeño en apoyar el mayor progreso económico de nuestro país, impulsando la cultura empresarial con la vista puesta en el bien común y el interés general”, dijo el Monarca en el que fue su primer discurso tras anunciar su decisión de abdicar.

“El mayor servicio que los empresarios realizan a favor del conjunto de la sociedad se concreta en la generación de puestos de trabajo. [...] La falta de trabajo es sin duda una de las grandes preocupaciones de los españoles y uno de los principales retos a los que hace frente nuestro país desde hace años”, resaltó el Rey.

Para afrontar el problema, don Juan Carlos pidió el compromiso de todas las partes. “Nuestra sociedad es muy consciente de ello y de la necesidad de abordar este problema con la colaboración y solidaridad de todos”. Por eso recordó que en ese contexto la contribución de los empresarios es “fundamental”. A ellos les pidió que su espíritu empresarial, “por definición creativo e innovador, esté ligado siempre a su más alta función social”.

He puesto mi empeño en apoyar el progreso económico del país”

En la presidencia estaban el ministro de Economía, Luis de Guindos, y Marcelino Oreja —que fue ministro de Asuntos Exteriores en el primer Gobierno de la Transición—, en su calidad de presidente del jurado, así como la presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica de Oriol. Como espectadores, David Álvarez, presidente de Eulen; Pedro Ballvé, presidente de Campofrío; Antonio Basagoiti, presidente del banco Santander Totta; Juan Béjar, vicepresidente ejecutivo de FCC; José Bergareche, presidente del Círculo de Empresarios Vasco; Juan Luis Cebrián, presidente ejecutivo del Grupo PRISA; Rosa María García, consejera delegada de Siemens y Matías Rodríguez Inciarte, vicepresidente del Santander, entre otros.

Cuando el Monarca dio por finalizada la ceremonia, el salón de nuevo se puso en pie y estalló una ovación más cerrada que la primera. Alguien gritó: “¡Viva el Rey!”. Impresionado y emocionado, don Juan Carlos tomó otra vez la palabra: “Gracias de corazón por vuestro reconocimiento. Seguid adelante, siempre estaré a vuestro lado”.

Título de reyes con tratamiento de altezas

M. Galaz

El Gobierno y los responsables de la Casa del Rey trabajan en la redacción de un decreto ley que contempla que don Juan Carlos y doña Sofía sigan teniendo el título de reyes, aunque su tratamiento será de alteza real, una vez que su hijo se convierta en Felipe VI. Así lo han confirmado fuentes conocedoras de las negociaciones. De esta manera, perderían el honor de majestad, solo reservado al rey reinante. El pasado martes, en Nueva York, doña Sofía fue interrogada por esta cuestión y restó importancia al tratamiento que le corresponderá en el futuro: “Me da lo mismo ser reina madre que la madre del Rey”.

La fórmula, en cualquier caso, será nueva, ya que no hay precedentes recientes en la Monarquía española. En Bélgica, Alberto y Paola mantienen el título de reyes tras haber dejado el trono a su hijo Felipe. Sin embargo, en Holanda, Beatriz abdicó en favor de Guillermo y optó por pasar a ser princesa.

También se estudia de qué manera se puede representar el nombramiento de la infanta Leonor como princesa de Asturias.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon