Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los empresarios españoles aprueban las reformas del Gobierno mexicano

EL PAÍS EL PAÍS 09/06/2014 Laura Delle Femmine, Cristina Delgado

Los empresarios españoles ponen buena nota a las reformas estructurales del Gobierno de Enrique Peña Nieto en México. Francisco González, presidente de BBVA; Ignacio Sánchez-Galán, presidente Iberdrola; Rafael del Pino, presidente de Ferrovial; José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona y Javier Monzón, presidente de Indra, valoraron este lunes los cambios y destacaron el impulso que suponen para las empresas españolas que invierten allí. “Las reformas están siendo muy valientes”, alabó Sánchez-Galán. Para todos, el reto está ahora en su implementación, que piden se haga de manera rápida y eficaz, para que se refuerce la competencia y la seguridad jurídica en el país latinoamericano.

Los cinco directivos, cuyas empresas ya cuentan con un largo recorrido en México, comentaron los cambios que vive este país en el marco de la jornada México, reformar para crecer, organizada en Madrid por el diario EL PAÍS. Los empresarios, además de las reformas sectoriales, coincidieron en aplaudir la estrategia emprendida por el Ejecutivo para atraer y garantizar la actividad privada, con planes como el de infraestructuras, que prevé una inversión público-privada equivalente a 440.000 millones de euros entre 2014 y 2018.

más información
  • Videgaray: "El reto ha sido y sigue siendo el crecimiento económico”
  • Todo listo para el despegue mexicano
  • Iberdrola se refuerza en el país con una inversión de 900 millones

El presidente del BBVA se extendió en la reforma de las telecomunicaciones e insistió en que “hay que moverse hacia la revolución digital” para ofrecer un mejor servicio y abrir nuevas oportunidades. Francisco González recordó que la entidad española ha invertido 3.500 millones de dolares (2.600 millones de euros) en el país para el periodo 2013-2016, una apuesta que considera cada vez más acertada a la luz de las reformas emprendidas, “casi imposibles hace tres o cuatro años”.

El sistema financiero mexicano, cree González “es muy sólido”. El reto, dijo, “es hacer llegar el crédito a las pequeñas empresas y las familias”. El ejecutivo aseguró que los préstamos van a crecer a medida que se implementen las reformas e insistió reiteradamente en que la clave del éxito está en que el Gobierno mantenga la voluntad política necesaria para implementar los cambios legislativos hasta ahora abordados. “Si lo hacen bien, México va a ser al final de la legislatura un país donde se pueda invertir mejor”, cree González, que ve ya un país “más emergido que emergente”.

En cuanto a Iberdrola, lleva más de 15 años en el país y produce energía para más de 20 millones de mexicanos. Aun así, Ignacio Sánchez-Galán recalcó que todavía detenta un “enorme potencial” a todos los niveles y aseguró que su compañía tiene previsto aumentar su inversión. “Hemos puesto en marcha cinco nuevos proyectos por más de 1.500 millones dólares, y tenemos un compromiso por otros 5.000”, resumió. El directivo explicó que su apuesta está justificada, entre otras cosas, por la demanda creciente de gasoductos e infraestructuras de almacenamiento, por la sustitución de centrales de gasóleo, que puede implicar un abaratamiento del coste de la energía. Para lograr que las inversiones público-privadas salgan adelante, cree el ejecutivo de la eléctrica, es necesario “que no se cambien las reglas del juego a mitad del partido y que exista dialogo continuo y permanente con las autoridades para buscar soluciones conjuntas”. De hecho, Sánchez-Galán explicó que, hasta la reforma energética, las inversiones que tiene su empresa en el país eran “legales, aunque inconstitucionales”, pero el Ejecutivo ha solventado esta contradicción.

El primer ejecutivo de Iberdrola aprovechó el acto con Peña Nieto para avanzar que su compañía tiene previsto realizar nuevas inversiones en México por un valor de 900 millones de euros entre 2014 y 2016. Esa cifra se suma a los alrededor de 2.000 millones invertidos hasta ahora. Iberdrola se afianza así como el mayor productor privado de electricidad del país. Una parte del nuevo capital (300 millones) irá destinada a la ampliación en 300 megavatios de la planta de ciclo combinado de Monterrey, que ya dispone de 1.040 megavatios de potencia instalada. El resto se concretará en otros cuatro proyectos ya en marcha, que en total suponen 1.300 megavatios más.

Los presidentes de Acciona e Indra, José Manuel Entrecanales y Javier Monzón, con Alicia González, corresponsal de economía de EL PAÍS. / Uly martín

Rafael del Pino, presidente de Ferrovial, también señaló el interés que despierta el plan de inversiones mexicanas para su compañía. “Aumentar nuestra presencia en México sería como una extensión natural”, avanzó el directivo, que recordó que la dimensión geográfica y el sostenido crecimiento demografico del país empujan constantemente la demanda de infraestructuras, apartado en el que el Gobierno augura unas inversiones millonarias.

Del Pino también puso el acento en recordar que, aunque las reformas están en marcha, falta por terminar su desarrollo, y que en cuestiones de competencia —para facilitar la actividad de nuevos jugadores y limitar el poder de los grandes actores ya consolidados que se reparten el mercado— es básico. “La clave está en las leyes secundarias”, señaló.

José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona, que participó en una mesa redonda bajo el tema Innovación y sostenibilidad para el desarrollo internacional de las empresas, recordó que además de nuevas infraestructuras de gas o en petróleo, también las renovables tendrán espacio en las inversiones previstas, dentro del objetivo de reducción de emisiones que persigue México. El ejecutivo recordó que para Acciona el país latinoamericano supone ya el 30% de la actividad empresarial internacional.

En el lado de las peticiones que los empresarios realizaron al Gobierno de México, Javier Monzón, presidente de Indra, cuya compañía trabaja en ese país desde hace más de 15 años, destacó la necesidad de aumentar la formación técnica. “Hay una carencia de profesionales y no es fácil la captación de talento, especialmente en algunas zonas, para cubrir toda la demanda de labores técnicas que hacen falta”, advirtió. También insistió en la necesidad de aumentar el peso de la innovación, que supone solo el 0,5% de las actividades de México, así como en la necesidad de que aumenten las empresas medianas con base tecnológica.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon