Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los equipos ingleses pugnan por Cesc

EL PAÍS EL PAÍS 02/06/2014 El País
Cesc Fàbregas, con Alba y Diego Costa, se entrena con la selección española en Las Rozas. © Andrea Comas Cesc Fàbregas, con Alba y Diego Costa, se entrena con la selección española en Las Rozas.

Cesc Fàbregas podría regresar la próxima temporada a la Premier. El jugador está dispuesto a abandonar el Barça, club en el que se inició para después fichar por el Arsenal en 2003, con 16 años, y volver de nuevo al Camp Nou en la temporada 2011-2012, cuando el entrenador era Pep Guardiola. La trayectoria del futbolista de Arenys como azulgrana ha sido hasta el momento irregular y alguna de sus actuaciones ha provocado fuerte controversia entre la hinchada del Barcelona.

Muy competitivo, Cesc no se ha consolidado como titular y se ha sentido cuestionado por una parte del barcelonismo, circunstancia que le ha llevado a plantearse un retorno al fútbol inglés, donde fue un jugador fundamental del equipo de Arsène Wenger. Hay técnicos que le consideran precisamente un jugador genuinamente británico, box to box, por su dinamismo, despliegue y llegada, atributos que a veces no encajan en la mecánica del Barça, equipo en que manda el juego de posición, muy táctico, nada desordenado.

Hay varios clubes que ya se han interesado por fichar a Cesc desde que se supo de su posible salida del Barcelona por boca de su agente, Darren Dein. El Arsenal, el Manchester City, el Manchester United, el Liverpool, el Arsenal y el Chelsea han aparecido en la puja por el volante del Barça. El mejor colocado sería el Chelsea, informa Mundo Deportivo. El centrocampista internacional español podría ser el recambio perfecto de Frank Lampard, cuyo futuro estaría en el New York City. Así que el próximo entrenador del azulgrana sería José Mourinho.

Cesc, que el pasado fin de semana viajó a Londres y ayer se concentró con la selección de Vicente del Bosque, ha evitado hablar de su futuro de la misma manera que se impone la cautela en el Barcelona. A falta de saber la opinión del entrenador Luis Enrique —el técnico asturiano evitó pronunciarse al respecto el día de su presentación—, el club parece dispuesto a escuchar ofertas siempre que sean “económicamente muy interesantes”, de acuerdo a la opinión de uno de sus portavoces. El coste total del traspaso de Cesc al Barcelona fue tasado en casi 40 millones de euros, una cifra parecida a la que pediría por su venta. Cesc tiene contrato hasta 2016.

El internacional español ha funcionado más como ‘falso 9’ que de volante

A pesar de que inicialmente parecía que su peso en el equipo azulgrana aumentaría con la llegada de Tata Martino al Camp Nou, el protagonismo de Cesc fue menguando, al igual que en temporadas anteriores, y acabó en el banquillo. No ha acabado de mezclar bien como volante y, en cambio, ha tenido actuaciones relevantes como agitador, especialmente como falso 9, el puesto reservado a su amigo Messi. El triángulo Piqué-Cesc-Messi, presentado a veces como la fórmula del éxito, seguramente por sus tiempos en el equipo cadete, no acaba de ligar en el plantel profesional. Cesc parece dispuesto a claudicar en su empeño de triunfar en el Barça para no comprometer su futuro como futbolista, especialmente reconocido en Inglaterra.

El regreso al Arsenal, sin embargo, se presenta como complicado porque el club de Wenger no está dispuesto a pagar la cantidad que solicita el Barcelona. Ahora las mejores alternativas serían el Chelsea y también el Manchester City, club cuyo director deportivo es el exazulgrana Txiki Begiristain. Los problemas para asegurarse la continuidad de Touré Yayá favorecerían las opciones de que Cesc acabe finalmente en el City.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon