Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los españoles buscan una rentabilidad superior al 11,8% sin asumir riesgos

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 27/09/2017 Cotizalia

Los inversores españoles escogerían la seguridad frente a la rentabilidad, pero también aseguran que necesitan unas rentabilidades anuales un 10,2% por encima de la inflación (que ahora mismo se sitúa en torno al 2,6%) para alcanzar sus objetivos financieros, según un nuevo estudio de ámbito nacional realizado por Natixis Global Asset Management.

El estudio de Natixis se realizó entre febrero y marzo de 2017, y en él participaron 8.300 ahorradores e inversores de todo el mundo (400 de ellos en España), con un patrimonio invertible neto mínimo de 100.000 euros.

El 73% de los inversores españoles prefiere la seguridad a la rentabilidad, pero hay incoherencias en sus sensaciones, según el informe, ya que también esperan unas elevadas rentabilidades anuales, hecho que les llevaría hacia activos de mayor riesgo. Este énfasis en el riesgo contrasta con la preocupación de los inversores en cuanto a las perdidas a corto y medio plazo.

En este sentido, casi un tercio de los inversores españoles (32%) se preocupa cuando sus inversiones pierden entre un 5% y un 7% en un mes dado. Es más, menos de uno de cada 10 inversores españoles (8%) afirma no preocuparse por los resultados a corto plazo, frente al 15% de los inversores en todo el mundo.

"En un mundo donde prima la recompensa inmediata, los inversores deben aprender a mirar al largo plazo. Una gestora activa puede ayudarles a centrarse en sus objetivos a largo plazo mientras les ayuda a gestionar sus emociones y moverse por el entorno actual, donde cada vez es más difícil aportar valor y gestionar adecuadamente el riesgo", afirma Sophie del Campo, directora ejecutiva de Natixis Global Asset Management para la península Ibérica, Latinoamérica y el área US Offshore.

Los inversores buscan nuevas alternativas

El estudio también pone de relieve que la disposición de los inversores a emplear estrategias alternativas supera el grado de utilización actual. De hecho, más de siete de cada 10 inversores españoles (71%) están dispuestos a invertir en activos distintos de las acciones y los bonos, pero solo cuatro de cada 10 (42%) invierten realmente en activos alternativos.

"Nuestra misión como gestora de activos es trabajar junto con los asesores y ofrecer a los inversores la ayuda que necesitan para tomar decisiones de inversión racionales. Hace falta más formación y asesoramiento sobre inversiones alternativas, ya que estas estrategias podrían desempeñar un papel más protagonista en las carteras para mejorar la diversificación y los resultados a largo plazo", explica Del Campo.

Brotes verdes. © Proporcionado por El Confidencial Brotes verdes.

En esta línea, la inversión con criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno (ESG, por sus iniciales en inglés) está adquiriendo una mayor dimensión entre los inversores particulares. Los inversores de todo el mundo están fijándose en la economía verde, las infraestructuras sostenibles y otras tendencias en busca de oportunidades de crecimiento. De hecho, más de tres cuartas partes (78%) de los inversores españoles afirman que hay empresas en las que no quieren invertir porque son contrarias a sus principios, y el 72% llega incluso a decir que vendería sus inversiones en una empresa que planteara problemas medioambientales o éticos.

En general, los inversores señalan que les cuesta decidir en quién confiar. En España, el 76% de inversores cree que las gestoras de activos aportan valor y son más proclives a pensar que estas gestoras son transparentes sobre la evolución de los fondos y anteponen los intereses de los clientes cuando gestionan su patrimonio.

Un ejecutivo, haciendo cuentas. (iStock) © Externa Un ejecutivo, haciendo cuentas. (iStock)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon