Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los estudiantes se manifiestan en apoyo al 1-0: "Nosotros no podemos, pero queremos que Cataluña pueda votar"

Logotipo de El Mundo El Mundo 28/09/2017 ANA MARÍA ORTIZ

Casi una hora antes de que a las 12.00 horas arranque la multitudinaria manifestación estudiantil a favor del referéndum, Marta y Diez compañeras de clase apuran unos Cacaolats y unos zumos sentadas en la terraza del Bar Estudiantil, en la Plaça Universitat. Llevan esteladas colocadas a modo de capa. Estudian 2º de Bachillerato en el instituto La Joviat en Manresa (Barcelona). De las 11, sólo María y Judith, que acaban de cumplir los 18 años, tienen derecho a voto. "Voy a ir a votar y mi voto será por todas", les dice María. "Estamos en contra de lo que está haciendo el Estado español y como no podemos votar salimos a la calle para reivindicar el derecho a votar", explica Marta por qué se manifiesta hoy.

"Mi abuela tiene miedo de ir a votar por si la Guardia Civil la detiene. Le recuerda a tiempos de atrás", añade otra de las menores. Aseguran que en su curso todos, "salvo dos o tres", han secundado esta huelga convocada por los sindicatos estudiantiles en apoyo a la celebración del referéndum para el 27 y 28 de septiembre en el caso de los alumnos de secundaria como ellas y para el 28 y 29 en el caso de los universitarios.

Unas mesas más allá está sentado Uriol, 20 años, estudiante de Políticas, quien explica así su visión de lo que está sucediendo: "Estoy en contra de la respuesta del Gobierno ante un referéndum que se ha intentado pactar con ellos hasta en 18 ocasiones y se han negado una tras otra. Y cuando Cataluña decide hacerlo por su cuenta, su única respuesta es negarlo, prohibirlo y arrestar políticos".

En unos minutos la Plaça Universitat se llena con varios miles de estudiantes, muchos menores de edad, la mayoría portando esteladas, caretas de piolín, y mensajes pro 1-O o en contra del Gobierno. "Somos sediciosos porque tenemos sed", se lee en uno de los carteles. Cantan "Boti, boti, boti, espanyol el qui no boti", "Els carrers seràn sempre nostres", "¡¡¡Votarem, votarem, votarem!!!!", "¡Independencia!" o "No queremos ser una nación España, no queremos ser un país ocupado, queremos, queremos, queremos la independencia, queremos países catalanes (traducido del catalán)".

Por los altavoces del escenario, en el que hay colocada una urna y una caja con papeletas suenan temas como La flama, del grupo valenciano Obrint Pas: "Con la chispa de la historia/ Y avanzando con un paso valiente / Hemos encendido en la memoria / La llama de unos sentimientos / Vivir siempre corriendo / Avanzando con la gente...". Antes de que la marcha tome rumbo a la plaça dels Països Catalans, frente a la estación de Sants, los representantes de los organismos estudiantiles toman la palabra en el escenario. "Os hemos convocado para hacer la campaña que el Estado Español no nos deja hacer con normalidad. El domingo votaremos", dice un miembro de Universitats per la Republica, quien anima a los estudiantes a repartir carteles y papeletas durante la marcha.

Paula y Nicole tienen 15 años y estudian 4º de ESO en Olesa de Montserrat (Barcelona). En su instituto son 60 y, según cuentan, secundan la huelga 24. "El resto están en clase", explican. ¿Qué piensan de que se cuestione la participación de menores en concentraciones y manifestaciones pro referéndum? "Somos ciudadanos de Cataluña igualmente y estamos aquí para pedir el voto. No para nosotras porque no podemos, pero queremos que cataluña pueda votar", dice Paula.

© Proporcionado por elmundo.es

Ambas aseguran que el domingo irán "a apoyar al colegio electoral". Desde Begues (Barcelona) han llegado Michelle y Sara, de 16 años, en 1º de Bachillerato, las únicas que han sumado a la huelga en su curso. "Explicaron mal la huelga", dice Michelle. "Dijeron: 'Si estáis a favor de la independencia, levantad la mano'. Sólo seis la levantaron y no se ha hecho la huelga. Pero realmente esta manifestación no es por la independencia, es por el referéndum". Con Michelle y Sara está Julieta, también de 16, quien asegura que en su instituto, el Joan Pelegri, en el barcelonés barrio de Sants, han hecho pleno. "Todos hemos ido a la huelga".

A Pol le quedan tres meses para la mayoría de edad y a su amigo Kevin, 11. Son de Sant Sadurni d'Anoia (Barcelona). "Creemos que no es la manera de hacer las cosas lo que está haciendo el Gobierno", dice Paul, quien explica que en su familia todos están por el referéndum y independencia. En casa de Kevin son partidarios él, su hermana y sus padres, no así los abuelos. "Son andaluces y no están a favor porque siempre han sido españoles". Fuera de Cataluña, Kevin sólo conoce "Baleares, Canarias y Valencia".

Sentados en uno de las terrazas del lateral de la Plaça de la Universidad, Arturo y Benjamín, de 66 años, observan el paso de los manifestantes. En concreto, a los Bomberos por el Derecho a Decidir que se han sumado a la marcha. Son valencianos y llegaron ayer a Barcelona para asistir al concierto de los Rolling Stone. ¿Qué les parece todo esto? "Me encanta", dice Arturo. "Yo estoy a favor del referéndum. ¿De la independencia? Lo que decida la mayoría".

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon