Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los festivales de verano se vuelven ecológicos

dw.com dw.com 21/06/2016 Paula Rösler(J.A.G./CP)
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

Desde "mayordomos de la basura" hasta alimentos cultivados regionalmente, el festival de música de Dinamarca NorthSide marca la tendencia sobre el respeto al medio ambiente pero, ¿seguirá atrayendo a los aficionados?

El campo que estuvo lleno de miles de personas bailando, está libre de basura y verde como un jardín. Ni colillas de cigarros, ni botellas de vino vacías, ni bolsas en el césped. La visible ausencia de residuos en el festival de música NorthSide no es solo una casualidad, sino que es producto de un sistema ordenado. Dando vueltas a través de las masas de gente están los llamados "mayordomos de basura", vestidos con chalecos de neón amarillos.

El festival NorthSide, en Aarhus, la segunda mayor ciudad de Dinamarca, es el festival de música al aire libre más grande del país. Sus organizadores dan mucha importancia a la sostenibilidad de esta fiesta al aire libre de tres días, que este año se llevó a cabo del 17 al 19 de junio. Es un tema que muchos organizadores de eventos han tomado en consideración en los últimos años.

“Actualmente, hay un fuerte consenso social que dice que necesitamos proteger el medio ambiente y pensar en las próximas generaciones”, dice a DW Holger Schmidt, de la organización Sounds for Nature, que se encarga de la gestión sostenible en los conciertos al aire libre. “Muchos festivales en el norte y centro de Europa ya tienen estándares elevados. Algunos eventos alemanes podrían alcanzarlos”.

Experimentar la música y contribuir a la comunidad

El problema más grave en los festivales donde la gente puede acampar son los montones de basura que quedan tras un fin de semana divertido. No se trata solo de restos de comida, sino también de tiendas y lonas, tumbonas y banquetas de camping, así como de ropa. Por ese motivo, el festival de música Hurricane, en el norte de Alemania, que se llevará a cabo del 24 al 26 de junio, está trabajando junto con el grupo Hanseatic Help.

“Cualquiera de los suministros de acampada que todavía están en buenas condiciones es recopilado por los voluntarios y donado a organizaciones en Hamburgo que podrían usar el equipamiento”, dijo la portavoz de sostenibilidad del grupo, Julia Baer.

Además de beneficiar al medio ambiente, son proyectos con un fuerte aspecto social. “Se trata de contribuir a la comunidad y quizás también de mandar un mensaje político”, apuntó, por su parte, Holger Schmidt.

Un ejemplo de ello proviene del festival "Tollwood", que se celebra dos veces al año en Munich y que tuvo lugar el pasado invierno con la crisis de los refugiados como hilo conductor. La iniciativa "10.000 Horas" en Holanda intenta llevar a los seguidores de música a comprometerse con un proyecto voluntario cada vez que compren sus entradas para un festival de música electrónica. Actualmente, el hecho de compartir comida también está jugando un mayor papel en los festivales, ya que buscan reducir el desperdicio de alimentos distribuyendo los sobrantes comestibles.

No a todo el mundo le gusta un festival vegetariano

Cada evento se enfrenta a sus retos propios y únicos cuando intenta ser un festival sostenible. Los organizadores del festival "Way Out", en Suecia, determinaron que los culpables de las mayores emisiones son la preparación de los alimentos y el servicio de comida, por lo que decidieron eliminar completamente los productos cárnicos de su menú. “Tal decisión no es algo que cada asistente esté dispuesto a aceptar. Es por eso que es importante ser creativo dentro de lo posible y empezar nuevos proyectos”, dijo Schmidt de Sounds for Nature.

Los visitantes del festival Hurricane que tomen medidas especiales para comportarse de manera sostenible pueden ganar una bolsa hecha con los antiguos carteles del festival y pueden reunir puntos viajando en tren o recogiendo un saco de basura o acampando de manera gratuita en el área del Green Living. “Queremos que la gente sea más consciente sobre el tema de la protección medioambiental”, señaló Julia Baer.

A pesar de ello, no es tan fácil sensibilizar a la gente sobre tales cuestiones ecológicas cuando están tomando un descanso de sus vidas diarias y quieren disfrutar de su fin de semana libre en un festival, según Schmidt.

Empacar el coche e irse

En realidad, viajar al lugar del festival en coche es, a menudo, el mayor contribuyente al daño medioambiental, incluso cuando es invisible comparado con los montones de basura que se acumulan. Por este motivo, Schmidt dice que sería deseable una cooperación con el servicio de tren alemán, Deutsche Bahn.

Al mismo tiempo, esto requiere una manera diferente de pensar de los asistentes al festival que ya no podrían viajar con automóvil desbordado”.

Pero eso no sería posible en todos los festivales, ya que muchos de ellos se llevan a cabo en lugares remotos. “A un gran evento como el "Wacken Open Air", que está en un lugar alejado, es mucho más difícil llegar ahí sin mucho equipaje que a NorthSide, en el centro de Aarhus”, comentó Schmidt.

Para los organizadores del festival danés, la clasificación y reciclaje de la basura es un importante elemento, ya que quieren establecer un estándar. Después de todo, Dinamarca es el país con la mayor cantidad de basura doméstica, por persona, comparado con los otros países de la Unión Europea.

Encontrar el equilibrio correcto entre divertirse y ser responsable no es fácil, ya que la prioridad principal de los organizadores de eventos es ofrecer una experiencia de un concierto inusual. Para Schmidt, al menos una cosa está clara: “No hay tal cosa como un festival libre de emisiones”.

Autor: Paula Rösler(J.A.G./CP)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon