Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los forenses certifican el buen estado de salud de Ortega Cano y cierran la puerta a su excarcelación

El Mundo El Mundo 11/06/2014 CHEMA RODRÍGUEZ

Al torero José Ortega Cano se le ha cerrado otra vez la puerta para poder salir de la (Zaragoza) en la que por el accidente en el que se vio envuelto en 2011 y que le costó la vida a . Los médicos forenses que le han examinado por orden judicial, tras una , han certificado que su salud no corre más peligro por el hecho de permanecer en la cárcel.

En un informe fechado el pasado 19 de mayo, al que ha tenido acceso ELMUNDO.es, los forenses aseguran que Ortega Cano está "perfectamente" medicado por los servicios sanitarios del centro penitenciario de Zuera y que su estado general es "bueno", descartando, como viene sosteniendo el torero y sus abogados, que el hecho de estar encarcelado suponga un riesgo añadido para su salud.

De hecho, los médicos que le han reconocido en la prisión zaragozana explican en el informe que las probabilidades de que el torero pueda sufrir un infarto no son más que las de cualquier persona de unos 70 años de edad, unos diez más de los que tiene el diestro.

© Proporcionado por elmundo.es

Bien atendido en prisión

Recibe Ortega Cano, apunta el informe remitido al Juzgado de Instrucción 8 de Zaragoza, los medicamentos necesarios para la prevención de un posible episodio coronario, a lo que hay que añadir que en la cárcel cuenta con una atención sanitaria rápida si fuese necesario, apostillan los forenses.

Con este informe en la mano, se antoja altamente improbable que el juez acceda a conceder a Ortega Cano la suspensión de la condena que había pedido amparándose en el artículo 80.4 del Código Penal y con el argumento de un estado de salud delicado que los forenses no han ratificado.

No es el primer varapalo que recibe Ortega Cano en sus continuos intentos para evitar, primero, el ingreso en prisión, y ahora lograr una excarcelación esgrimiendo sus problemas de salud. Tanto el , que le juzgó y condenó por el accidente en el que conducía ebrio y a más velocidad de la permitida, como la se han negado a suspender la ejecución de la pena.

La única posibilidad que le queda al torero para salir de la cárcel es el indulto que ha solicitado al gobierno y sobre el que éste aún no se ha pronunciado. Aunque, con los informes negativos del fiscal, la Audiencia sevillana y la familia de Parra, todo apunta a que a Ortega Cano le queda todavía una larga temporada entre rejas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon