Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los independentistas redoblan la presión contra el alcalde socialista de Lleida

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 02/10/2017 José Marcos
Más de mil personas, según la Policía Local, se han concentrado ante la plaza de la Paeria de Lleida. © Óscar Cabrerizo Más de mil personas, según la Policía Local, se han concentrado ante la plaza de la Paeria de Lleida.

Los independentistas redoblaron el lunes la presión para que Àngel Ros, alcalde de Lleida y presidente del PSC, renuncie como regidor de la ciudad de 140.000 habitantes. La plaça de la Paería, donde se encuentra el Ayuntamiento, fue el epicentro de dos concentraciones contra el político contrario al referéndum ilegal. El pasado viernes hubo otra, que coincidió con el arranque de las fiestas de la Tardor y para el martestarde hay convocada otra manifestación. “¡Ros dimisión!” y “¡Fuera las fuerzas de ocupación!” fueron algunas de las consignas que gritaron los congregados. “¡Independencia!” y “¡Hemos votado!” fueron otros más exitosos.

MÁS INFORMACIÓN

  • Referéndum de independencia en Cataluña, últimas noticias en directo
  • Urnas escondidas en escuelas católicas y parroquias

Ros, que gobierna gracias a Ciudadanos, no facilitó edificios municipales para participar en el referéndum ilegal del 1 de octubre. La capital suele contar con 30 colegios electorales, de los que una decena dependen del Consistorio. La Generalitat y la Diputación abrieron la veintena a su cargo. La tensión en los últimos días hizo que el regidor suspediera los fuegos artificiales y actos de cierre de la fiesta mayor.

La convocatoria al mediodía de un minuto de silencio en condena de la actuación de la Policía Nacional y de la Guardia Civil se convirtió en la enésima protesta contra el presidente de los socialistas catalanes. Los más de mil manifestantes, según datos de la policía local, eran en práctica totalidad adolescentes y universitarios. Muchos se envolvían en esteladas. Un grupo de bomberos también acudió. La concentración se alargó una hora y media. Una pareja de Mossos y dos policías nacionales, estos con chalecos, guardaban la entrada al Ayuntamiento. Un hombre con pintura roja en la cara y manos, imitando sangre, se plantó delante de ellos.

¡Español el que no bote!

La concentración de la tarde, a la que también asistieron más de un millar personas que abarrotaban la plaza y calles aledañas, fue convocada como una “marcha solidaria” a través de las redes sociales. La muchedumbre se desplazó a continuación a una comisaría de los Mossos d’Esquadra para mostrarles su “solidaridad”. También se acercaron a un cuartel de los bomberos. La intención en ambos casos era aplaudir durante 10 minutos a los trabajadores públicos de ambos cuerpos. En contraposición, los manifestantes corearon “¡Policía asesina!”. “¡Español el que no bote” y “prensa española manipuladora” fueron otros de los cánticos. Los asistentes abandonaron la plaza entre gritos en castellano del “¡A por ellos oe oe oeee”, imitando la despedida a agentes de la Policía y Guardia Civil desplazados a Cataluña desde otras partes de España.

Los representantes de ERC, Crida-CUP, PDeCat y el Comú en el Ayuntamiento de Lleida indicaron que el viernes presentarán una moción de censura contra el alcalde. Los concejales secesionistas son 13, uno menos de los que suman PSC, Ciudadanos y PP.

El obispo de Solsona, Xavier Novell condenó la actuación policial. “Admiro la valentía y resistencia pacífica de quienes defendieron el ejercicio legítimo del derecho a la autodeterminación de nuestro pueblo. Condeno todos los actos violentos, especialmente los cometidos por servidores públicos”, dijo en un comunicado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon