Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los mejores móviles chinos baratos (y fiables) del año por menos de 200€

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 28/12/2016 Zigor Aldama. Shanghái

Bueno, bonito, barato… y chino. El tradicional dicho que se aplica a la compra más utópica requiere una adaptación al siglo XXI. Sobre todo si el objeto de nuestro interés está en la electrónica y, más concretamente, en los ‘smartphones’. Pero separar el trigo de la paja no es sencillo, más aún cuando el número de marcas orientales que se comercializan en todos los canales posibles -tiendas físicas, establecimientos ‘online’ oficiales, y portales digitales de importación paralela- se ha multiplicado hasta rozar el infinito.

Por eso, Teknautas ofrece una lista de los terminales en los que se puede confiar a pesar de que su precio no supera los 200 euros. Eso sí, es importante tener en cuenta que por esa cantidad suelen estar a la venta los terminales más básicos de cada modelo, que normalmente cuenta con otras versiones con más memoria RAM o mayor almacenamiento interno por un precio algo superior.

Los teléfonos listados a continuación son efectivos para realizar las operaciones más comunes -llamadas, mensajes, navegación por internet, redes sociales, fotografía y vídeo, y juegos de rendimiento moderado-. Por lo tanto, son aptos para la mayoría de los usuarios, pero no para los que requieran potencia extra para utilizar juegos con gráficos avanzados, o aplicaciones de edición de vídeo, y tampoco para quienes quieran una gran calidad de fotografía o necesiten utilizar muchas aplicaciones a la vez.

1. Meizu M3Note

(Fotos: Zigor Aldama) © Proporcionado por El Confidencial (Fotos: Zigor Aldama)

No es, ni mucho menos, el terminal más moderno de esta lista. Pero sí uno de los más sólidos. Y con diferencia. Por eso se ha convertido en el terminal más vendido de la marca de Zhuhai fuera de China. Cuenta con un diseño elegante, bien construido con un cuerpo metálico roto únicamente por las dos bandas de plástico en los extremos inferior y superior para esconder las antenas, e incorpora una buena pantalla FHD de 5,5 pulgadas.

El chip Mediatek P10, con ocho núcleos a una frecuencia máxima de 1,8 Ghz. no es el más rápido de la lista, pero hace bien su trabajo y el uso resulta muy fluido. Por si fuese poco, el lector de huellas dactilares, que suele ser poco efectivo en los terminales de gama media, funciona correctamente, y la capa Flyme 5 -basada en Android 6- es una de las más personalizables e intuitivas del universo chino.

Los aficionados a la fotografía también agradecerán la cámara principal de 13 megapíxeles, que ofrece buenos resultados a pesar de que podría haber sido todavía mejor acompañada de una lente más luminosa que la de f 2,2 que acompaña al sensor. Y la de los selfis tampoco se queda corta, aunque 5 megapíxeles ya parecen algo estándar. Mención especial merece también la batería de 4.100 mAh. cuya vida se puede estirar hasta los dos días con algo de maña. Eso sí, no tiene carga rápida.

El M3Note se puede adquirir de forma oficial desde 199 euros con una memoria RAM de 2GB, aunque personalmente creo que es conveniente añadir 30 euros más para adquirir la que monta 3GB. Lo agradecerán sobre todo quienes sean aficionados a los juegos. Varias cadenas de electrodomésticos, como Media Markt, lo ofertan también desde 179 euros. Con idioma español y garantía nacional.

2. Elephone S7

A falta de poder probarlo a fondo en breve, el Elephone S7 es el primer terminal de esa marca que merece atención especial. Aunque su precio oficial supera los 200 euros que hemos puesto como límite en esta lista, hay ofertas especiales que lo rebajan hasta 190 euros, como esta que Gearbest tiene de cara a la campaña navideña con el cupón ELES7. Se trata de la versión que monta 3GB de memoria RAM y el chip Mediatek Helio X20, y no la que incorpora 4GB de RAM y el Helio X25, cuyo precio puede aumentar hasta los 230 euros con el cupón S74GB. En cualquier caso, la versión básica es más que suficiente.

© Proporcionado por El Confidencial

La diferencia del S7 con otros modelos de esta marca, que apenas vende terminales en China, es el diseño. Por primera vez, Elephone ha logrado sorprender con un terminal bonito y llamativo. Claro que eso en parte tiene que agradecérselo también a la gama de colores que ha elegido, entre la que se encuentra un verde muy curioso y un azul que se parece mucho al del Honor 8. Las curvas en el marco y el hecho de que la pantalla apenas tenga borde -de hecho, tiene una curvatura muy atractiva- hacen le dan una apariencia similar a la del Samsung Galaxy S7, algo que, en este caso, es más una ventaja que un problema. La única pega en el diseño es haber optado por un plástico que se raya con la mirada para una tapa trasera en la que el vidrio le habría dado un aire mucho más ‘premium’. Afortunadamente, en la caja viene una funda de silicona que conviene utilizar.

Entre los aspectos positivos, y aunque esto es sin duda para gustos, el S7 incluye el sensor de huellas dactilares en la parte frontal. Y es tanto preciso como razonablemente rápido. Las cámaras prometen unos resultados similares a los del M3Note, ya que cuentan con resoluciones y ópticas muy similares, aunque habrá que esperar a la review en profundidad para confirmar si el potencial de este terminal de tamaño generoso -otro con pantalla FHD de 5,5 pulgadas- se desarrolla en todas sus vertientes. De momento, tras las primeras impresiones positivas, merece un voto de confianza.

3. Vernee Mars

Vernee es, sin duda, la marca más joven de todas las que componen esta lista. Fue creada el pasado mes de marzo por unos ambiciosos ingenieros de Shenzhen que ya habían trabajado para otras marcas antes y que tienen a OnePlus como modelo de referencia. Sus primeros cuatro terminales todavía están lejos de alcanzar la calidad de ese último competidor, pero entre ellos hay uno que resulta interesante a la vista y de uso recomendable: el Mars. Cuesta 217 euros, pero es también uno de esos terminales que cae ligeramente por debajo de los 200 con el cupón promocional VERNEEB.

© Proporcionado por El Confidencial

Llama la atención por el cuidado diseño de su cuerpo metálico, en el que las líneas curvas que marcan las antenas son un punto muy a favor de la apariencia final, que en el tono gris mate tiene un toque un poco militar. Es muy sólido, está bien construido -a diferencia del Apollo Lite, que tiene pegas importantes-, y es potente. Difícilmente se puede encontrar un terminal con 4GB de memoria RAM y un procesador decente -el P10 de Mediatek- por un precio así. Pero si cae hasta la tercera posición en por varias razones.

En primer lugar, el curioso lector de huellas lateral, ubicado en el marco bajo el botón de encendido, no solo resulta poco práctico sino que es muy lento y poco preciso. Funciona, sí, pero a veces es exasperante y resulta más rápido introducir la contraseña. Por otro lado, el frontal del teléfono pierde mucho espacio con la franja inferior, que es inútil porque los botones de Android son virtuales y aparecen en la pantalla. Haberlos sacado al cuerpo habría tenido más sentido. Eso sí, a pesar de esas pegas, gracias al Android puro, es fluido y saca todo el partido a la batería de 3.000 mAh. En el apartado gráfico, las cámaras cumplen su función sin destacar pero sin defraudar.

4. Meizu M3S

© Proporcionado por El Confidencial

Cuando uno tiene que probar un terminal que cuesta 159 euros en España, con garantía de dos años y servicio técnico nacional, es imposible no bajar las expectativas. Al fin y al cabo, como decían las abuelas, ‘nadie da duros a cuatro pesetas’. Sin embargo, el M3S de Meizu ha sido este año una grata sorpresa. Lógicamente, con ese precio se trata de un terminal básico no apto para quienes quieran utilizar juegos y aplicaciones que requieren muchos recursos, pero funciona de forma mucho mejor de lo esperado.

A pesar de contar sólo con 2GB de memoria RAM, y un procesador económico de Mediatek -el A53-, el funcionamiento es muy fluido y sorprende el rendimiento de la batería de 3.020 mAh. Claro que a su larga duración ayuda que la pantalla sea relativamente pequeña -5 pulgadas- y que cuente con una resolución baja -se queda en HD a secas-, pero no deja de ser un alivio poder cargar el móvil sólo cada dos días si se hace un uso moderado del mismo.

Con estas características, el M3S, que es el modelo más económico que comercializa Meizu en España, es un ‘smartphone’ muy decente para quienes buscan un aparato que realice las funciones más elementales de la vida digital. Además, como toma prestado el diseño típico de los Meizu con un elegante cuerpo metálico, es uno de esos móviles que aparenta ser de una gama mayor. Y el hecho de que corra con Flyme -la capa de Android de la marca de Zhuhai-, un sistema operativo que recibe actualizaciones numerosas, es garantía de calidad.

5. ZTE Axon Mini

La familia Axon de ZTE se ha convertido en la punta de lanza de la ambiciosa estrategia de la corporación china para lograr mejorar su imagen de marca. Y lo está consiguiendo. El Axon 7 Pro es uno de los mejores móviles del año, de hecho en Teknautas lo consideramos el mejor de la primera mitad del 2016, y sus hermanos pequeños también están dejando buenas impresiones. El Axon 7 Mini es una opción excelente en la gama media, y el Axon Mini -sin el 7- es un terminal muy interesante para quienes quieren gastar lo justo. De hecho, si cuesta menos de 150 euros es, en parte, porque es uno de los modelos de la lista que antes se estrenaron en España este año. Pero eso importa poco si los componentes son buenos y la marca lanza actualizaciones.

© Proporcionado por El Confidencial

Y así es en este caso. ZTE ha optado por Qualcomm, y no por Mediatek, para el ‘cerebro’, que es un Snapdragon 616, y lo ha acompañado de 3GB de memoria RAM y 32 GB de almacenamiento interno que se pueden aumentar con una tarjeta MicroSD hasta los 256 GB. Además, el móvil logra buenos resultados con su pareja de cámaras de 13 y de 8 megapíxeles, y su pantalla de 5,2 pulgadas -FHD- es de esas que contenta a casi todos los usuarios, ni demasiado pequeña ni excesivamente grande.

Entre las pegas, sin embargo, está el peculiar diseño. Al ser tan especial, con unos extraños ribetes de estilo arabesco en los extremos inferior y superior del frontal y unas bandas de un plástico raro en la tapa, donde también sorprende una curiosa ubicación de la cámara posterior y de su flash LED, es también más fácil que no guste. Y hemos constatado que el plástico y el metal es susceptible de perder el color con el tiempo. Nimiedades, sí, pero que hay que tener en cuenta a la hora de hacer una valoración completa.

6. Xiaomi Max

Los amantes de los ‘phablets’ están de enhorabuena, porque el terminal más grande de Xiaomi ya cuesta menos de 200 euros. El Max, con una pantalla de 6,4 pulgadas, es una magnífica elección para quienes vayan a utilizar el móvil para consumir mucho contenido multimedia o quieran jugar con una gran pantalla. Lo probamos a fondo en verano en TEKNAUTAS y sigue siendo el aparato de grandes dimensiones con mejor relación calidad-precio. Se puede adquirir desde unos 160 euros en la versión que monta 2GB de memoria RAM y 16GB de almacenamiento interno. Por 226 euros se le añade otro giga de RAM, importante si se va a echar mano a menudo de la multitarea.

© Proporcionado por El Confidencial

El Max -no confundirlo con el Mix- prescinde de los chips Mediatek y monta un Qualcomm Snapdragon 650 con arquitectura de 64 bits y seis núcleos a una frecuencia máxima de 1,8 Ghz. Entre las pegas más evidentes están los pequeños detalles en la construcción del aparato, sobre todo en la fusión de la parte metálica del cuerpo con sus partes plásticas, y el hecho de que, como sucede con algunos Xiaomi, la versión china no incluye algunas de las bandas 4G de España, por lo que, dependiendo del operador que tenga el usuario, puede ver reducida su velocidad de navegación a 3G o 3G+. Puede que no sea un aspecto vital, pero sí que es un punto negativo frente a su competencia.

Por eso, antes de comprar cualquier Xiaomi, lo mejor es confirmar cuál es la banda de frecuencia 4G que se va a utilizar -depende del operador y del país, y se puede consultar aquí-, y comprobar que el terminal cuenta con ella. En caso de duda, lo mejor es preguntar al vendedor. En el caso del Max, existe una versión internacional que cuenta con la banda 7 -pero no la 20- y que cuesta 216 euros.

7. Xiaomi Redmi 4

El último lanzamiento de la línea más económica de Xiaomi, la Redmi, es un terminal muy decente que viene con 2 o 3 GB de memoria RAM y el chip Qualcomm Snapdragon 625 con ocho núcleos a una frecuencia máxima de 2.0 Ghz. Las cámaras de 13 y de 5 megapíxeles son las estándar en esta gama, pero no así la batería, que tiene una capacidad de 4.100 mAh. Con una pantalla de 5 pulgadas, es fácil lograr que el teléfono funcione durante dos días. El diseño también ha mejorado para adoptar un cuerpo metálico con lector de huellas posterior. No es el más rápido ni el más preciso, pero cumple su función. Teniendo en cuenta que el Redmi 4 se puede conseguir por menos de 150 euros, es difícil pedirle más al móvil.

Foto: Xiaomi © Proporcionado por El Confidencial Foto: Xiaomi

Además, el ‘smartphone’ cuenta con todas las ventajas del sistema operativo desarrollado por Xiaomi -MIUI-, que incluye opciones muy interesantes como la posibilidad de clonar aplicaciones para utilizar dos cuentas de forma simultánea. Eso facilita, por ejemplo, tener tanto las del trabajo como las personales en un mismo terminal, ya sean cuentas de Whatsapp, Twitter, Instagram o Facebook. Y lo mismo sucede con la creación de un segundo espacio para otros usuarios, por ejemplo los niños, que resulta sencillo de gestionar y que se puede proteger con contraseña o huella digital.

No obstante, como sucede en el Xiaomi Max, las bandas de frecuencia son limitadas y eso supone que, en la mayoría de los casos, los usuarios posiblemente no puedan acceder a las velocidades 4G en España. Además, la garantía se sirve desde China y es de un año.

Consideraciones adicionales

Antes de adquirir un móvil chino hay que tener en cuenta varias consideraciones relevantes. En primer lugar, hay que diferenciar entre los que se venden oficialmente en España, como los de Huawei, ZTE, o Meizu, y los que no. Los primeros ofrecen por ley garantía de dos años y servicio técnico en nuestro país. Lógicamente, además sus sistemas operativos cuentan con lenguaje español por defecto.

Los segundos, sin embargo, dependen mucho de la tienda ‘online’ en la que se adquieran. Algunas se ven obligadas a modificar las ROM para que incluyan español, o no lo hacen y entonces sólo se puede utilizar en inglés o chino y hay que hacer malabares para instalar los servicios de Google. La garantía, salvo que se envíen desde almacenes en España, es de un año y se sirve desde China. Ese último punto es importante a la hora de hacer una compra, sobre todo en los terminales más caros.

En nuestro caso, y ante la dificultad para elegir vendedores de confianza en la útil plataforma Aliexpress, del gigante Alibaba, recomendamos siempre comprar en tiendas físicas en España o en webs oficiales. En el caso de la importación paralela, GearBest da buenos resultados. No obstante, dentro de este Amazon chino hay varias opciones de envío -desde almacenes en China, Hong Kong, Europa y España-, y no todos los productos se envían desde nuestro país con su consiguiente garantía española. En cualquier caso, los pedidos realizados por conocidos y allegados han sido siempre satisfactorios. Amazon también cuenta con algunos terminales interesantes a la venta, pero como en Aliexpress, conviene leer primero los comentarios de los usuarios.

Por último, independientemente del punto de venta, hay marcas y marcas. Muchas de las más desconocidas son OEM (Fabricantes de Equipamiento Original, por sus siglas en inglés) que fabricaban para otras empresas y que han visto la oportunidad de lanzar sus propias marcas fuera de China. Hay algunas que hemos comprobado que son de muy dudosa calidad y que ofrecen un pésimo -a veces incluso inexistente- servicio al cliente. Entre ellas: Amigoo, Bluboo, Doogee, Goophone…

Es posible que en los comentarios a este artículo aparezcan usuarios que han tenido suerte con esas marcas -o que están pagados por las mismas- y que acusarán al autor de no haber utilizado nunca un móvil chino. Después de 15 años en China, el consejo es claro: mejor no acercarse a los terminales que cuestan menos de 100 euros. A medio plazo, la mayoría terminan dando quebraderos de cabeza y resultando caros.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon