Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los nuevos amos del 'terraceo' madrileño

El Mundo El Mundo 08/06/2014 ROBERTO BÉCARES

Parece que la meteorología no nos va a dar más sobresaltos y las tardes serán ya apacibles e ideales para tomar algo después del trabajo o cenar en alguna de las cientos de terrazas de la capital. Dentro del siempre cambiante panorama gastronómico madrileño, para este verano hay numerosas novedades que ya empiezan a triunfar.

Como Gymage (Plaza de Soledad Torres Acosta). Pocas veces un proyecto fin de carrera trajo tantos exitosos. Carlos Endingano, director creativo, tenía el boceto de la terraza en la cabeza. Una azotea en varios niveles, con mobiliario ibicenco (sofás y tumbonas blancas incluidas), piscina con vistas a los tejados de Madrid y una iluminación que invitara al cliente a alejarse del asfalto. Ayudado por los arquitectos Cuarto Interior, puso en marcha a finales del verano pasado una de las terrazas ya imprescindibles de Madrid.

Situada en la azotea de los Cines Luna, desde la plaza se divisan ya los neones de colores que iluminan hasta el campanario de la cercana Iglesia de San Martín. «Nuestra filosofía es dar lujo a precios asequibles», comenta Endingano en medio del solárium, repleto de clientes a eso de las 21.30 horas del pasado viernes.

© Proporcionado por elmundo.es

Si las copas y cócteles en otras terrazas de moda valen 12 euros, aquí se sirven desde la mitad. Casi ninguno de los platos supera los 10 euros: hamburguesas, tostas elaboradas, quesadillas, carpaccio, pastas, tartar de salmón y aguacate...

En total son 700 metros cuadrados, con una terraza superior desde la que se divisan también por el lado norte las azoteas de la ciudad. «Cada rincón te permite vivir una experiencia diferente», comenta el propietario, que ha montado el proyecto junto a Casmine Danna y Mark Landivar. «Es una pasada de sitio, no los conocíamos y es increíble», comentan dos veinteañeras sentadas en una de las múltiples tumbonas del local, donde no es raro ver extranjeros e incluso familias enteras cenando y tomando algo. «Tenemos clientes de todo tipo». La piscina, recién inaugurada, cuesta entre seis y 12 euros.

Otra de las sorprendentes novedades de este verano es sin duda la terraza chillout del Café de Colón (Jardines del Descubrimiento), el antiguo Café de los Artistas, que se ha inaugurado recientemente con una amplia terraza ubicada en la céntrica Plaza de Colón y con vistas a la Biblioteca Nacional. Un lugar excelente para cenar o tomar un cóctel. Sombrillas de diseño importadas de Miami (marca Tucci), las más resistentes del mundo, se reparten por los 100 metros cuadrados de terraza. «Estamos en un entorno privilegiado, se ha cuidado mucho el diseño», comenta Ana García, su directora.

Picoteo, tostas, raciones y medias raciones completan una carta muy completa elaborada por el chef gallego Jesús Barreiro. Destacan sus pescados, la mayoría provenientes de la lonja de Ribeira, y más en concreto el morillo de atún, traído de la Almadraba de Barbate, el rodaballo salvaje al horno y la caldeirada de pescado, así como sus carnes, entre las que sobresalen el entrecot, la hamburguesa y el villagodio, y una variedad de siete arroces.

El espacio se complementa con una amplia carta de cócteles (clásicos, de autor y sin alcohol), elaborados por el bartender Alex Kim. El ticket medio del local, ideal para el afterwork y que abre hasta las 2 de la mañana, oscila en los 30 euros.

Subiendo por la calle Alcalá, en Arturo Soria, 6, el hostelero Luis Cabrera la ha dado una vuelta de tuerca al mítico Irish Corner. Ha reformado con mucho estilo, cómodos sofás y mobiliario de diseño, la planta baja, a la que ha llamado Café de la Cruz. Recién estrenado hace tres semanas, el acogedor y luminoso espacio, diseñado de la mano del reconocido Miguel García, dispone de dos terrazas y un amplio comedor.

La abundante presencia de vegetación lo convierte en un oasis en medio del barrio. «Tenemos desde platos de toda la vida a una gran variedad de sushi y tataki», explica Cabrera, miembro del exitoso grupo de Hostelería Casa Remigio. Salmorejos, ensaladas, raciones y medias raciones, arroces, carnes y pescados conforman la completa carta del café-restaurante -ticket medio con vino 25 euros-, que triunfa también como afterwork y zona de copas y tiene cocina ininterrumpida de 12 de la mañana a dos de la madrugada.

En el barrio de Salamanca (Diego de León, 60), ha abierto el local Juanyta Me Mata!, que tiene horario también ininterrumpido desde las 8.00 hasta las 2.00 horas. Su terraza, una de las más animadas del barrio, ofrece desde desayunos hasta copas. En la carta destacan el gazpacho de remolacha o de fresa y el salmorejo con el toque personal de Juanyta, o los carpaccios de atún rojo y de bacalao. Cuenta con una amplia carta de cervezas, copas y cócteles premium.

Otra de las novedades es la Terraza Bosco de Lobos (calle Hortaleza, 63), el nuevo restaurante italiano del patio del Colegio de Arquitectos de Madrid, un lugar privilegiado, un vergel en medio del asfalto del barrio de Chueca. El local dispone de un salón con una gran barra de madera natural y cocina vista, con horno de leña y una amplia terraza de mesas de mármol y sombrillas blancas rodeadas de césped y plantas, ideal para tomarse un carpaccio y una copa de vino blanco alejado de los tubos de escape.

Si lo que piensa es más en darse un homenaje gastronómico una muy buena opción es acudir al Que si quieres arroz Catalina, el nuevo restaurante del grupo La Misión, en la Casa de Campo, dirigido por el chef Rafa Morales. En su terraza cubierta podrá disfrutar de sus auténticos arroces valencianos -con bachoqueta, garrofón, alcachofas y caracoles- casi como si estuviera en la playa de la Albufera. Un plan ideal para hacer en familia antes o después de un paseo por el pulmón de Madrid.

Pero si lo que le atrae es el mejor jamón ibérico de bellota, Joselito's (calle Narváez, 5) estrena terraza para disfrutar de una oferta gastronómica basada en el mundo del ibérico de la máxima calidad. Bocadillos, tapas frías y calientes, raciones... un amplio abanico de propuestas que giran en torno al ibérico en la primera tienda con barra degustación de la marca Joselito.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon