Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los parias del sur

El Mundo El Mundo 17/06/2014 MIGUEL A. HERGUEDAS

La cifra se te viene encima y no hay eufemismo que valga. España, Portugal y Grecia, un gol a favor y 12 en contra en Brasil, economía emergente donde las haya. Menos mal que la Irlanda de Trapattoni se quedó fuera en la fase clasificatoria. Si no, ya tendríamos el póker completo de parientes pobres.

© Proporcionado por elmundo.es

Viernes negro en Madrid y lunes trágico en Lisboa. Y la quiebra griega en fin de semana, que ni siquiera abren los mercados. Tres tragedias que nos recordaron esos tiempos más o menos recientes donde la prima de riesgo nos arruinaba el café cada mañana. O donde la 'troika' obligaba a nuestros políticos a ganarse el sueldo en busca del mejor circunloquio. Hoy no habría forma de seguir su ejemplo.

Casillas llevaba 433 minutos sin encajar un gol en una Copa del Mundo y cuando se quiso ajustar las medias fosforito ante los holandeses ya tenía cinco en la maleta. Mejor no llamarlo "procedimiento de ejecución hipotecaria", sino simplemente "deshaucio".

En la previa del choque en Salvador, Cristiano aseguraba sentirse simplemente al 100%, aunque a él le hubieran gustado 10 puntos porcentuales más. Y al descanso Alemania ya había dejado claro que aquello no era un "préstamo en condiciones extremadamente favorables", sino el crudo e inevitable "rescate".

Por no hablar de los desdichados helenos, que habían caído sin honra y sin goles en sus dos Mundiales previos, allá por 1994 y 2010. El sábado, cuando James Rodríguez les dio el finiquito del 3-0 en Atenas no hablaban de "flexibilizar el mercado laboral", sino de "abaratar el despido". Del grupo C y de los octavos de final, seguramente.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon