Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los policías ya quieren venir

EL PAÍS EL PAÍS 08/06/2014 F. Javier Barroso

El concurso de traslados, mediante el que los policías piden cambiar de destino, ha roto la tendencia de la última década. Si en los últimos años la región ha perdido más de 4.000 agentes, este ejercicio se ha cambiado el signo y llegarán 138 funcionarios más entre la Jefatura Superior de Policía y los servicios centrales, según los datos del Sindicato Unificado de Policía (SUP, el mayoritario del cuerpo). La causa está en que no salen vacantes en otras regiones, cuyas plantillas están ya completas, por lo que los nuevos agentes optan en primer lugar por Madrid antes que marcharse a destinos más lejanos como las islas.

Cada vez que se convocaba un concurso de traslados, la Jefatura Superior de Policía de Madrid perdía entre 500 y 700 agentes de media. El año que menos se marcharon de la región fue hace allá por el 2004 en el que se ausentaron de manera definitiva 121 agentes. Eso se traducía en menor servicio y que algunas plantillas se resintieran, sobre todo, por no poder los turnos de manera adecuada o poder conceder los días libres cuando los solicitaban los funcionarios.

más información
  • La región pierde 121 policías nacionales en el concurso de traslados
  • Un 5% de los policías huye de Madrid
  • 500 policías se van de Madrid
  • Huida de policías en la región
  • El concurso de traslados deja 213 policías nacionales menos en Madrid

La región era rechazada de plano por los agentes y a la mínima oportunidad se marchaban. En cuanto conseguían los puntos necesarios para optar a una plantilla más relajada. Eran los tiempos en los que el Cuerpo Nacional de Policía llegaba a incorporar hasta 5.000 agentes al año y en los que se vivieron unas deficiencias de plantilla considerables. Madrid se consideraba una plaza peligrosa, dado su alto nivel de delincuencia y de denuncias que recibía. Solo esta región llegaba casi al 25% de los delitos denunciados en toda España. A eso se unía que el sueldo de un agente no les permitía pagar los altos alquileres de la capital y mucho menos formar una familia. Por ello, la mayoría de estos funcionarios compartían piso de alquiler.

Ahora la situación ha cambiado de forma radical. La mayoría de las plantillas de los lugares más atractivos como Castilla-La Mancha, Castilla-León y Andalucía están al 100%, con lo que no salen vacantes, según recuerdan desde el SUP. Según los datos de este sindicato, en las próximas semanas se marcharán 216 agentes y llegarán 354, lo que arroja un saldo positivo de 138 policías. Si todos se dedicaran a patrullar las calles eso arrojaría unos 14 coches más en la calle durante los siete días de la semana.

La razón que dan fuentes del sindicato en Madrid es que las nuevas promociones prefieren la capital a otras plantillas más alejadas. “Hay que tener en cuenta que, si una persona es de Andalucía, de donde salen muchos agentes, prefiere quedarse en el centro de la península que marcharse a lugares más alejados como Cataluña, donde nuestra presencia es mucho más reducida y nuestra carga de trabajo bastante más pequeña”, destacan fuentes del sindicato.
Otra opción son las islas, en las que se cobra un complemento de insularidad que puede alcanzar hasta los 500 euros. Ese dinero, apetecible a priori, supone estar mucho más alejado de la familia y de la ciudad natal. Consecuencia: Madrid gana.

Pero estos agentes no serán los únicos que vendrán a Madrid en breve. En cuestión de semanas se va a abrir un concurso extraordinario de traslados —muy poco frecuente en el Cuerpo Nacional de Policía— para que la nueva promoción que tomó posesión el pasado viernes en la Academia de la Policía de Ávila vengan a la región. Eso supondrá una nueva inyección de agentes.

¿Está entonces Madrid con plantilla suficiente? Ahora mismo, la respuesta debe ser positiva, al menos a corto plazo. Según fuentes del SUP, las plantillas de la mayorías de las comisrías y de las brigadas se encuentra al 100% de las plazas que recoge la relación de puestos de trabajo.
A medio o a largo plazo, resulta algo más complicado. Por término medio se están jubilando o pasando a segunda actividad (prejubilación) unos 2.000 funcionarios policiales cada ejercicio. De esa cifra solo se están reponiendo plazas que oscilan entre 150 y 200 agentes por año. Por tanto, la consecuencia es que la plantilla se está envejeciendo y es de esperar que en tres o cuatro años, empiece a haber vacantes, sobre todo en los puestos menos atractivos o, por el contrario, los que necesitan más especialidad y en los que la tasa de reposición resulta bastante complicada.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon