Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los posibles pactos en un Congreso de los Diputados dividido

ABC ABC 26/06/2016

© ABC Los posibles pactos que resulten de las elecciones generales celebradas este domingo generan un interés particular entre los ciudadanos, que ya observaron tras los últimos comicios la dificultad mostrada por los partidos para entenderse. Durante estas semanas, los candidatos han expresado sus preferencias por llegar a acuerdos con unos u otros. El Partido Popular ha pedido a PSOE y a Ciudadanos que permitan gobernar a la lista más votada, gesto que han recibido entre la aceptación y el rechazo Pedro Sánchez y Albert Rivera.

Por su parte, Unidos Podemos ha insistido en su apuesta por un «gobierno del cambio», que significa gobierno con los socialistas y que imita una fórmula que ya funciona, a nivel autonómico, en la Comunidad Valenciana. Con el 74% del recuento, el PP se alza con la victoria con 136 escaños y cosecha un resultado mejor que en diciembre, frente al PSOE con 89, Unidos Podemos con 71 y Ciudadanos con 29. Declaraciones ambiguas, intereses cruzados, líneas rojas. El escenario de pactos también es un escenario de incertidumbre.

La postura cambiante adoptada por los líderes políticos durante estas últimas semanas no aclara muchas dudas, aunque la suma de escaños y las afinidades ideológicas permiten barajar ciertas posibilidades y descartar otras. En un Congreso de los Diputados dividido entre cuatro fuerzas políticas con amplia representación, el candidato que se presente a la sesión de investidura como presidente del Gobierno tiene dos posibilidades: o bien obtener una mayoría absoluta de apoyos de la cámara, con 176 votos a favor; o bien lograr, dos días más tarde, una mayoría simple de apoyos de la cámara, recaudando más «síes» que «noes» en su candidatura a jefe del Ejecutivo.

Gobierno en minoría del PP

El PP ha obtenido el mayor número de votos (32,16%) y escaños (136), pero para gobernar necesitaría la abstención de PSOE y de Ciudadanos. —Abstención de PSOE y Ciudadanos: el PP obtendría 136 «síes» frente a los 71 «noes» de Unidos Podemos. Sin embargo, la abstención de PSOE y Ciudadanos puede no producirse. El pasado marzo, en el fallido debate de investidura de Pedro Sánchez, los populares votaron en contra del socialista, que sí recabó el apoyo de la formación naranja. No es el único argumento para dudar de esta posibilidad. Ciudadanos ha endurecido el tono contra los populares durante las últimas semanas, particularmente contra Mariano Rajoy.

A finales de mayo, su portavoz parlamentario, Juan Carlos Girauta, anunció su veto al presidente en funciones como candidato a la investidura, mostrándose mucho más favorable a otros populares como Pablo Casado, Alberto N. Feijóo, Ana Pastor o Alfonso Alonso. Por su parte, Pedro Sánchez ha manifestado un rechazo frontal a Mariano Rajoy en varias ocasiones. Sin embargo, favorecer la gobernalibidad de España puede dar al traste con estas reticencias. Así, existe la posibilidad de otros escenarios de pacto.

Gobierno de PP y Ciudadanos

Al igual que la gran coalición, esta opción —un partido conservador aliado con otro de corte liberal que actúa como bisagra— también ha sido un clásico de la política alemana, donde el FDP ha alcanzado, durante décadas, acuerdos tanto con democristianos como socialdemócratas. —Abstención de PSOE y voto favorable de Ciudadanos: la unión de PP y Ciudadanos obtendría 165 «síes» (sin mayoría absoluta) frente a los 71 «noes» de Unidos Podemos, sumados a los nacionalistas. La negativa de PSOE y Unidos Podemos, con 160 «noes», no podría detener ese acuerdo, a no ser que también se sumara la negativa de los partidos nacionalistas.

Sin embargo, las relaciones entre PP y Ciudadanos se han enfriado notablemente, y la formación naranja no parece dispuesta a conceder ni su apoyo ni su abstención si Mariano Rajoy es candidato a la investidura. Por su parte, Pedro Sánchez también ha declarado que no se abstendrá para permitir que el presidente en funciones repita en el cargo, sino que votará en contra.

Gran coalición: gobierno de PP y PSOE

La formación de una gran coalición supondría un acontecimiento sin precedentes en España, aunque ha sido frecuente en otros países europeos, como Mariano Rajoy ha repetido varias veces.

Hasta en tres ocasiones, Alemania ha conocido un pacto de ese tipo: entre 1966 y 1969, 2005 y 2009 y de 2013 a la actualidad, el entendimiento entre los democristianos de la CDU-CSU y los socialdemócratas del SPD ha permitido la gobernabilidad del país. A finales de mayo, el socialista Pedro Sánchez anunció precisamente en el periódico germano «Süddeutsche Zeitung» que ya no descartaba esa clase de acuerdo con el PP, aunque la presidenta de la Junta de Andalucía, la socialista Susana Díaz, calificase un pacto de ese tipo como «patético» y «propio de perdedores». —Voto favorable de PSOE y abstención de Ciudadanos: la unión de PP y PSOE obtendría 225 «síes», frente a los 71 «noes» de Unidos Podemos.

La mala relación entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez dificulta este tipo de acuerdo, que además no posee raíces históricas en nuestro país y que puede perjudicar a los socialistas, amenazados en su flanco izquierdo por Unidos Podemos.

Pacto entre PSOE y Unidos Podemos

La coalición Unidos Podemos, liderada por Pablo Iglesias, reivindica la puesta en marcha de un frente de izquierdas o «gobierno del cambio» formado con PSOE.

Esta fórmula, que pretende imitar la activada a nivel autonómico en la Comunidad Valenciana o a nivel municipal en algunos ayuntamientos, tampoco parece sencilla: el referéndum independentista en Cataluña, que los socialistas rechazan, y la mala relación de Iglesias con Pedro Sánchez, no facilita que ambas formaciones se entiendan. —Voto favorable de PSOE y Unidos Podemos y abstención de Ciudadanos: la unión de PSOE y Unidos Podemos sumaría 160 «síes», frente a los 136 «noes» del PP y la abstención de Ciudadanos.

Esta opción quedaría bloqueada si PP y Ciudadanos votan en contra, sumando 165 «noes», y Unidos Podemos y PSOE no obtienen el apoyo de los partidos independentistas. Si se hubiera producido el «sorpasso», esta posibilidad hubiese quedado bloqueda: hace una semana, Pedro Sánchez anunció que en ningún caso investiría presidente a Pablo Iglesias.

¿Tripartito?

Una opción difícil. PSOE y Ciudadanos han demostrado que se entienden bien, pero la relación de ambas formaciones con Unidos Podemos es tensa por cuestiones de política interna, como el referéndum en Cataluña, o exterior, como el posicionamiento frente a Venezuela. Sin embargo, ante la opción de un «gobierno del cambio» abanderada por Iglesias, Sánchez defiende un «gobierno de las fuerzas del cambio», matiz que reivindica la inclusión de Albert Rivera en cualquier pacto. Lo cierto es que la relación entre Rivera e Iglesias no atraviesa su mejor momento.

Durante esta campaña, ambos líderes han roto la sintonía más amigable que mostraron la anterior, y los choques han abundado. El líder de Unidos Podemos se indignó cuando Rivera le acusó de recibir dinero del gobierno de Nicolás Maduro, y también le reprochó su visita a Venezuela, que consideró un «spot de campaña». La unión de PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos sumaría 189 escaños a favor, frente a los 136 en contra del PP.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC

image beaconimage beaconimage beacon