Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los rebeldes prorrusos en Donetsk ignoran el acuerdo para el desarme

EL PAÍS EL PAÍS 18/04/2014 Agencias, Lucía Abellán
Pie de Foto: Barricada frente al Ayuntamiento de Mariupol. © Sergei Grits Pie de Foto: Barricada frente al Ayuntamiento de Mariupol.

Los rebeldes prorrusos en Ucrania que en los últimos días han tomado posesión de varias instalaciones y edificios públicos de Donetsk (al este del país) se han mostrado desafiantes ante el pacto alcanzado el jueves en Ginebra entre EE UU, Ucrania, la UE y Rusia con el que estos últimos se comprometieron a que las milicias depongan las armas. Pero los rebeldes separatistas han dicho, en declaraciones a la BBC de su portavoz, Alexander Gnezdilov, que el gobierno de Kiev es "ilegal" y que no abandonarán su posición hasta que el Parlamento se disuelva y la administración renuncie.

En Slaviansk, grupos de rebeldes armados permanecen atrincherados en una comisaría y han construido una barricada de neumáticos fuera. En la capital de la región, Donetsk, las milicias han subrayado su desafío al acuerdo de Ginebra haciendo sonar el himno nacional ruso a todo volumen en las calles.

Uno de los líderes de la autoproclamada República Popular de Donetsk, Denis Pushilin, ha recalcado este viernes que su entidad no ha participado en las conversaciones de Ginebra y, por tanto, no cumplirá el acuerdo y "perseverará" en su lucha por la autonomía de la región. Pushilin ha dejado claro que el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, "no ha firmado nada" en representación de los habitantes de Donetsk sino en nombre de Rusia, por lo que el acuerdo no les afecta.

La candidata a la Presidencia ucraniana Yulia Timoshenko ha llegado hoy a Donetsk para encontrarse con el gobernador de la región y está prevista una rueda de prensa, informa desde Donetsk Pilar Bonet. Timoshenko  está en contra del uso de la fuerza contra los prorrusos armados que se han sublevado en varias regiones del sureste del país. "La primera vía de solución, el inmediato uso de la fuerza, desembocará casi con seguridad en un derramamiento de sangre a gran escala y, muy probablemente, en la consiguiente agresión por parte de la Federación Rusa", ha dicho Timoshenko al canal de televisión Ukraína.

El compromiso alcanzado en Ginebra obliga a Moscú a propiciar el desarme de las milicias prorrusas en el este de Ucrania. A cambio, Kiev elaborará una Constitución que consagre la organización federal del país y el respeto a todas las minorías. Ese logro, aún por concretar, representa más de lo que todas las partes auguraban, incluso durante las horas en que los cuatro mandatarios (Kerry y Ashton más el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, y su homólogo ucranio, Andrei Deshchytsia) estuvieron reunidos en Ginebra.

El encuentro se vio precedido por una escalada verbal del presidente ruso, Vladímir Putin, durante una entrevista televisiva. También por las palabras del primer ministro ucranio, Arseni Yatseniuk, que decía confiar poco en el diálogo. La insistencia de los cuatro negociadores, reunidos el jueves durante casi siete horas en un hotel de la ciudad suiza, produjo un salto adelante.

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha avisado esta madrugada a su homólogo ruso, Vladímir Putin, de que espera ver que Moscú cumple su parte del trato para rebajar la tensión en Ucrania, ya que en caso contrario ampliarán las sanciones contra Rusia. "Mi esperanza es que veamos avances reales en los próximos días, pero no podemos estar seguros de ello dado el comportamiento anterior (de Rusia), por lo que estamos preparados para responder si vemos nuevas interferencias", ha subrayado Obama en una rueda de presa no programada.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon