Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los rebeldes se abren paso hacia Rusia

EL PAÍS EL PAÍS 04/06/2014 Jerónimo Andreu
Militantes prorrusos hacen guardia en un control de Donetsk. © VIKTOR DRACHEV Militantes prorrusos hacen guardia en un control de Donetsk.

Los insurgentes prorrusos de Ucrania han abierto un hueco en las defensas fronterizas de las tropas de Kiev tomando dos unidades militares en la región de Lugansk, al este del país. El Servicio de Guardafronteras de Ucrania ha reconocido que, tras esperar durante tres días la llegada de refuerzos, evacuaron la comandancia situada en la capital de la provincia de Lugansk, a escasos kilómetros de la frontera con la Federación Rusa.

más información
  • La batalla por el aeropuerto de Donetsk causa decenas de muertos
  • Los rebeldes prorrusos toman el aeropuerto internacional de Donetsk
  • El oligarca Poroshenko gana las presidenciales con amplio apoyo

La perspectiva que abre este golpe es inquietante para los intereses de Kiev, puesto que los dirigentes de la autoproclamada República Popular de Lugansk nunca han ocultado que su objetivo es abrir el paso hasta la frontera con Rusia, a la que esperan anexionarse.

Esta información se complementa con la de agencias locales que cita Efe, según la cual medio centenar de camiones con rusos armados se está acercando a la frontera para incorporarse a la sublevación en contra del Gobierno de Kiev.

El Gobierno central no es capaz de cerrar ninguno de los frentes abiertos. La batalla de Slaviansk entra en su tercer día. La ciudad, de unos 130.000 habitantes, continúa sitiada a base de disparos de artillería pesada y armas automáticas. El número de milicianos muertos es incierto (oscila entre los 300 y los nueve, según comunicados oficiales de ambos bandos) pero los sufrimientos de la población se han vuelto incuestionables. Kiev, por su parte, solo admite dos muertos en sus filas y 45 heridos.

Muchos residentes están intentando abandonar la ciudad a través de los controles establecidos por soldados de ambos lados. Andrei Bander, de 37 años, explicaba a Reuters con su hija de cuatro años en brazos que las explosiones dentro de la ciudad son constantes: “De 5.30 de la mañana hasta la una de la madrugada hemos estado metidos en el sótano. No teníamos tiempo ni de comer”.

En Donetsk, el primer ministro de la autoproclamada República Popular, Alexander Borodai, explicaba que están relanzando el alistamiento de voluntarios para luchar en Slaviansk y defender su capital. “Tenemos informaciones de que se prepara un ataque a Donetsk”, ha asegurado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon