Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los republicanos, contra el pacto

El Mundo El Mundo 02/06/2014 PABLO PARDO

¿Fue salvar al soldado Ryan o un pacto humillante con terroristas? Depende de quién lo diga. El hecho es que , sargento del Ejército de Tierra de Estados Unidos, estaba ayer en el hospital militar de Landstuhl, junto a la base aérea de Ramstein, en Alemania, recuperándose tras 4 años y 11 meses en manos de los insurgentes afganos aunque, por no estar claro, ni siquiera se sabe con certeza qué facción le apresó ni cuál le liberó.

A 3.219 kilómetros al suroeste en línea recta también se había producido una liberación. Los '', como popularmente se les conoce-hasta el punto de que tienen su propia entrada en Wikipedia-, llegaban a la ciudad de Doha, en el , en el Golfo Pérsico. Es un grupo formado por los líderes de más alto nivel de los talibán afganos que EEUU tenía en su poder. Todos ellos llevaban en desde 2002, y forman parte del grupo de detenidos que ha sido calificado como demasiado peligroso para ser liberado pero en una situación legal tan confusa que su juicio es imposible. Ahora, estarán un año en Qatar antes de regresar a Afganistán, donde muchos temen que retomen las armas.

Recibidos como héroes

Los cinco fueron recibidos en el aeropuerto de Doha como héroes por los representantes de los talibán que llevan negociando con EEUU un arreglo político a la guerra de Afganistán desde hace más de un año. Una foto de un joven 'talib' besando la mano de uno de los liberados, Norulah Noori -al que han pedido procesar por crímenes contra la humanidad por ordenar matanzas de musulmanes chiíes- ya había marcado huella en las redes sociales. El fundador de los talibán, el , declaró que la liberacion ha sido una "victoria".

Entretanto, en la ciudad de Washington, el intercambio tenía otra lectura. Para la oposición republicana, la liberación de los cinco altos dirigentes talibán sienta un precedente peligroso. El senador , del Tea Party -la facción más conservadora del Partido Republicano- dijo que el Gobierno de Obama "ha puesto precio" a la cabeza de los soldados de EEUU.

"No creo que la manera de negociar con terroristas sea liberar terroristas violentos", dijo Cruz a la cadena de televisión ABC, expresando así la opinión de numerosos republicanos. Para el republicano de la Cámara de Representantes Mike Rodgers, la pauta de negociar con terroristas "es muy preocupante".

Sin embargo, Estados Unidos no considera a los talibán afganos "terroristas". De hecho, el único Gobierno que les da esa calificación es el ruso. Quien, según el Departamento de Estado estadounidense sí es una "organización terrorista" es la Red Haqqani, que, según las informaciones disponibles hasta la fecha, era la que había apresado a Berghdahl. No obstante, la liberación parece haber sido cosa de los talibán.

Controversia política

Para el Gobierno de y las Fuerzas Armadas estadounidenses, toda esa controversia es pura política. "Como siempre, Estados Unidos no deja a un hombre o a una mujer en el campo de batalla", dijo ayer en la cadena de televisión CNN la directora de Seguridad Nacional, Susan Rice.

Hay otro factor de debate. Según la ley estadounidense, el presidente debe informar con 30 días de antelación al Congreso de la liberación de cualquier preso de Guantánamo. Obama no lo ha hecho en esta ocasión, basándose en el privilegio que le corresponde como jefe del Estado y del Gobierno de ignorar ciertas normas en caso de necesidad. Eso ha enfurecido a la oposición.

Pero, además, los 'cinco' tienen un significado político especial. El Gobierno de Obama llevaba tratando de liberarlos desde 2012, como un signo de buena voluntad. Ahora, con el intercambio, lo ha logrado. Y está orgulloso de ello, como dejó claro el sábado al comparecer ante los medios de comunicación en la Casa Blanca con los padres del soldado, Jani y Robert Berghdahl.

Polémica comparecencia de Obama con los padres

Claro que la actitud de los Berghadl ha atizado el fuego de la controversia. Tanto Jani como Robert iban vestidos de manera inequívocamente 'perrofláutica'. Ella iba sin peinar (o con un peinado que parecía no existir) y él con corbata, pero sin chaqueta y con coleta. Mejorando lo presente, Robert Berghadl pronunció varias palabras en árabe y en pastún, dos idiomas que ha estudiado para poder comunicarse con los militantes que tenían a su hijo prisionero.

Esas habilidades lingüísticas le pueden ahora servir para hablar con Bowe, que, según las primeras informaciones, ha perdido parte del dominio del inglés. Si ese extremo fuera cierto, podría deberse a que, en sus cuatro años y 11 meses de cautiverio, el soldado no ha podido hablar con nadie. Presumiblemente, tampoco pudo ejercer lo que, según un artículo publicado ayer por 'The New York Times', son sus aficiones: esquiar, hacer esgrima y actuar de bailarín.

Los Berghdahl son una familia atípica. Viven una existencia 'semi hippie' en una cabaña en las Montañas Rocosas con 5.000 libros y sin teléfono. Bowe, que tiene dos hermanos, nunca fue consciente de que se iba a la guerra hasta que se encontró en el Este de Afganistán y se dio de bruces con la realidad. Su reacción, según las personas de su entorno entrevistadas por la revista 'Rolling Stone' fue culpar a Estados Unidos de la situación.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon