Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los riesgos se acumulan

EL PAÍS EL PAÍS 16/06/2014 Alicia González

El precio del gas se ha disparado este lunes más de un 8% en Londres y un 10% en Ámsterdam. La decisión de Gazprom de cortar el suministro a Ucrania añadió presión a un mercado energético que ya estaba en guardia por la escalada de violencia en Irak. Los riesgos geopolíticos vuelven a marcar el ritmo de la agenda económica mundial, una vez que la crisis financiera ha ido dando paso a una recuperación débil pero más o menos generalizada.

No habrá muchos ganadores en este nuevo episodio de la guerra del gas entre Rusia y Ucrania. “Rusia tiene mucho más que perder de lo que muchos piensan”, advierte Neil Shearing, de Capital Economics. Y así parecen entenderlo también los inversores, que provocaron que el rublo se dejara  un 0,7% en la jornada en su cambio con el dólar. Con una moneda débil, la posibilidad de que el banco central baje los tipos de interés para animar la economía se diluye.

más información
  • Cronología de la ‘guerra del gas’
  • Rusia corta el suministro de gas a Ucrania y le exige pagos anticipados
  • GRÁFICO Las claves del suministro energético

“Moscú no podía llegar a un acuerdo sin evidencias de que alguna de sus condiciones se cumplían”, subrayaba ayer Dmitri Petrov, de Nomura, en una nota a clientes. El nuevo presidente ucranio, Petro Poroshenko, tampoco tenía muchos incentivos políticos para el acuerdo, dado que toda retórica contra Moscú vende en Kiev. Las posiciones estaban condenadas a no entenderse.

Esta demostración de fuerza se produce, además, justo en puertas del verano, cuando el consumo en Ucrania desciende considerablemente. Kiev puede cubrir el 80% de su demanda estos meses con producción propia y el resto, con las reservas que ha ido acumulando. Hasta septiembre no habrá problemas de suministro. Eso supone que Ucrania no necesitaría interrumpir el suministro de gas que Gazprom manda a través del país para consumo europeo y que no se repetirán episodios como los de 2006 y 2009.

Pero sí es una advertencia de lo que puede ocurrir a la vuelta del verano si no se llega antes a un acuerdo. La crisis ucrania había ido perdiendo protagonismo y este nuevo enfrentamiento le devuelve a un lugar destacado en la larga lista de conflictos abiertos en todo el mundo. La geopolítica domina la agenda.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon