Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los tres ensueños de Dalí

Cinco Días Cinco Días 12/06/2014 Vera Castelló

La tan traída genialidad del pintor gerundense no se redujo a su obra pictórica y escultórica típica y tópica. Para muchos, el Dalí más innovador se encuentra en los espacios que creó para vivir o para que reposara su legado. Recorrer el denominado Triángulo Daliniano es una experiencia muy gratificante. Una ruta en la que aunar paisaje, descanso, gastronomía y mucho arte.

Tres paradas componen este viaje por Gerona: Púbol, Portlligat y Figueres. Estas tres localidades, en un área que no supera los 40 km, nos explican la trayectoria y vida de un artista cosmopolita y mundial, pero al mismo tiempo muy apegado a su tierra.

La ruta puede empezarse por el Castillo de Púbol, aquel que Salvador Dalí regaló a Elena Ivanovna Diakonova, Gala, y que esta consideró siempre suyo. La eterna musa del gerundense tuvo que esperar casi 40 años hasta que el artista cumplió su promesa de obsequiarla con un castillo digno de ella.

Como es bien sabido, Dalí solo podía visitar ese escenario previa invitación, pero en lo que sí que participó hasta el último detalle fue en la decoración, tanto del exuberante jardín con sus famosos elefantes de patas escuálidas como de algunas estancias del edificio.

Así, por ejemplo, diseñó dos chimeneas, hizo colocar la G de Gala sobre puertas para marcar la propiedad del recinto y pintó personalmente algunos espacios, desde el techo del Salón de los Escudos a una puerta y dos falsos radiadores.

Ineludible es la visita a la Casa-Museo Salvador Dalí de Portlligat, el más íntimo y mediterráneo de los espacios aquí mencionados.

Situada en la bahía de Portlligat, a un par de kilómetros al norte de Cadaqués, donde nació el padre del pintor y donde él había pasado largas temporadas durante su infancia y juventud, la antigua casa de pescadores fue convertida por la pareja a partir de la primavera de 1930 en su refugio, donde Salvador pintaba inspirado por la particular geología del cabo de Creus y arropado por la paz del lugar, por entonces ocupado solo por una treintena de barracas.

De hecho, allí encontramos el taller en el que aún perduran las pinturas e incluso algunos cuadros inacabados.

La casa se divide en varios aposentos, entre los que destaca la habitación que ocupaba el matrimonio, en la cual, a través de un sencillo juego de espejos, recibía el primer rayo solar del día.

El tercer vértice, Figueres, acoge uno de los centros de arte más visitados de España, el Teatro-Museo Dalí, inaugurado en 1974 y en cuyo diseño y concepción participó activamente el artista.

El edificio contiene más de 1.500 piezas que abarcan desde pinturas, dibujos, esculturas, grabados, instalaciones, hologramas, estereoscopias o fotografías que describen la trayectoria del pintor, desde sus inicios en el impresionismo, futurismo o cubismo, hasta las obras de los últimos años de su vida y, por supuesto, sus creaciones más surrealistas, y el importante conjunto de obras realizadas ex profeso para formar parte de su museo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Cinco Días

image beaconimage beaconimage beacon