Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los yihadistas siguen su avance y toman la ciudad iraquí de Tikrit

La Vanguardia La Vanguardia 11/06/2014 null

Bagdad.(EFE).- La ofensiva sobre el norte de Iraq de los insurgentes suníes, encabezados por el Estado Islámico de Iraq y el Levante (EIIL), cobró hoy un nuevo impulso con su entrada en Tikrit, capital de la provincia de Salahedín, que los acerca a apenas un centenar de kilómetros de Bagdad.

El Ejército iraquí, que bombardea con cazas las zonas controladas por los rebeldes en Salahedín, parece por el momento incapaz de frenar a los rebeldes.

Tras hacerse ayer con el control de la segunda ciudad de Iraq, Mosul, grupos yihadistas lograron irrumpir hoy en Tikrit, cuna del difunto dictador Sadam Husein, donde, tras hacerse con varios barrios e instalaciones gubernamentales, se mantienen duros enfrentamientos.

El primer ministro, Nuri al Maliki, que ha pedido al Parlamento decretar el estado de emergencia, aseguró hoy en un discurso que podrán hacer frente a la insurgencia "sin ayuda de nadie", pero al mismo tiempo instó a la población civil a tomar las armas para recomponer las maltrechas fuerzas gubernamentales.

La desbandada de oficiales y altos cargos que se produjo ayer en Mosul y la provincia de Nínive llevó a Al Maliki a hablar de una "conspiración" contra su gobierno. Por contra, el EIIL, envalentonado por sus últimas conquistas, proclamó que mantendrán su avance sobre otras zonas del país.

"Con el permiso de Alá, no cesaremos esta serie de benditas conquistas hasta que Dios cumpla sus promesas o nosotros muramos", según un comunicado del EIIL publicado en foros utilizados habitualmente por los yihadistas.

Pese a que el EIIL lleva la iniciativa de los insurgentes, líderes tribales suníes explicaron a Efe que la crisis en Iraq no solo involucra a este grupo yihadista, sino que en la rebelión participan otros movimientos suníes contra el Ejecutivo del chií Al Maliki.

El jeque Mohamed al Biyari, uno de los más destacados en la provincia occidental de Al Anbar, calificó lo sucedido como una "revolución popular de los iraquíes contra las injusticias que han sufrido".

"Quienes dirigen ahora las operaciones son facciones yihadistas que ya lucharon durante la ocupación estadounidense", que retiró sus tropas del país al final de 2011, señaló Al Biyari.

De acuerdo con este líder tribal suní, junto al EIIL luchan el Ejército de los Hombres de la Orden Naqshabandi -una milicia baazista leal al exvicepresidente de Sadam Husein, Ezat al Duri-, el Ejército de los Muyahidines -que luchó contra EEUU-, y consejos tribales.

El conocido activista y bloguero suní Abu Abdala, por su lado, apuntó a Efe que "los revolucionarios tienen un ojo puesto en Bagdad", porque consideran que su objetivo no es la división de Iraq en zonas confesionales, sino "mantener la unidad del país con un nuevo régimen".

Los progresos de los insurgentes hacia la capital colocan en una frágil posición al gabinete de Al Maliki, quien venció con una exigua mayoría en las pasadas elecciones parlamentarias de mayo y que continúa ejerciendo su cargo de forma interina.

El colapso de las fuerzas de seguridad ha llevado a jóvenes de Mosul a formar desde hoy comités populares en algunos barrios para proteger las propiedades privadas de los saqueos.

Los vecinos están empleando vehículos blindados del tipo Humvee, que fueron abandonados por las fuerzas armadas en su retirada, para patrullar en zonas de la ribera oriental del río Tigris.

Como consecuencia de los combates, medio millón de personas se ha visto forzada ya a abandonar esa misma localidad, según alertó hoy en Ginebra la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).

Según el personal de la OIM sobre el terreno, a los desplazados internos que han abandonado sus hogares no se les permite usar sus vehículos, por lo que la inmensa mayoría está emprendiendo la huida a pie hacia la cercana región del Kurdistán.

En esta situación de caos interno, los yihadistas del EIIL secuestraron hoy al cónsul turco en la ciudad de Mosul, Öztürk Yilmaz, tras irrumpir en la sede del consulado, ubicado en la zona de Al Yusaq, en el sur de la urbe.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon