Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Lucha de gigantes por la moda ‘online’

EL PAÍS EL PAÍS 07/06/2014 Óscar Granados

Jacques-Antoine Granjon rompe todos los estereotipos. Su atuendo desenfadado —viste camisa negra desabotonada, colgante en el cuello, pelo largo y vaqueros ajustados— no es el propio de un consejero delegado de una empresa que factura 1.600 millones de euros al año. Vente Privée, la compañía que fundó en 2001 y que está orientada a vender stocks de prendas de marcas reconocidas, se ha convertido en un gigante de la moda a través del comercio electrónico. En 13 años, la firma ha conseguido 21 millones de usuarios y la expectativa es alcanzar los 40 millones en 2018, a pesar de que otro titán de las ventas virtuales, Amazon, ha decidio apostar por la venta de ropa en España e Italia.

“Le damos la bienvenida al mundo de la moda y estamos contentos de que pueda ser un jugador más”, argumenta este empresario francés que tiene oficinas en los principales mercados de Europa (Francia, España, Alemania, Italia, Reino Unido, Austria, Bélgica, Países Bajos y EE UU). “Amazon tiene que demostrar que es capaz de vender moda. Le deseamos buena suerte en su nueva etapa. Pero no es competencia, porque cuando necesitas algo vas a Amazon, pero si quieres dejarte sorprender vas a Vente-Privée”, arguye Granjon.

más información
  • Amazon irrumpe en la batalla de la moda con su tienda en España
  • El calzado busca su futuro en Internet
  • Santander estrena los 'outlets' por internet para vender casas
  • Primeriti busca su hueco entre los 'outlet' virtuales
  • "No comprendo por qué Amazon compró BuyVip"
  • España se consolida como el segundo mercado de Vente-Privée pese a la crisis

Vente-Privée ha demostrado que puede competir en las grandes ligas. En 2013, la firma comercializó 70 millones de productos. Su modelo, las ventas flash, es único: la empresa adquiere grandes cantidades de ropa, casi siempre fuera de temporada, y las comercializa entre todos sus usuarios a la primera hora del día. El gran atractivo que ofrece la compañía es el precio de los productos que pueden ser hasta un 65% más económicos que en una tienda física. “Esa es la clave de nuestro éxito”, dice.

El empresario conoce casi de memoria los números de todos sus mercados. Mientras bebe una copa de vino y come un trozo de jamón serrano en el Museo del Traje de Madrid, describe sin titubear el perfil de los tres millones de usuarios que tienen en España: más del 64% son mujeres y la media de edad se sitúa en torno a los 36 años. “Casi la mitad compra desde el trabajo y el 45% se va de compras entre las 9.00 y las 16.00 horas”, detalla.

A diferencia de otros sitios, la venta en Vente-Privée no es permanente, la tienda virtual está abierta solo tres o cinco días, por cada stock. “Trabajamos con 2.500 marcas, de todos los sectores. Ahora exploramos nuevos negocios: viajes, gastronomía y vinos y gastronomía”, destaca el directivo. “Muchos han querido imitar el modelo, pero nadie lo ha logrado”, dice con orgullo.

La mayor preocupación de este consejero delegado no es la competencia de Amazon u otras marcas. El reto de Vente-Privée es compartido con todas las tiendas que venden a través de Internet: dar certeza al público de que a las comprar por la red son seguras y más económicas.

Más del 64% de los usuario son mujeres y la media de edad se sitúa en torno a los 36 años. 

Granjon está convencido de que el comercio electrónico es un aliado de las marcas que han sido olvidadas por la poca exposición que tienen en los grandes escaparates. “El comercio electrónico es capaz de devolverles la vida”, remarca.

España se ha convertido en el segundo mercado para Vente-Privée por número de usuarios. El primer sitio lo ocupa Francia con casi 14 millones. “El objetivo es que España avance con fuerza en los próximos años. Antes es necesario que se recupere el consumo, la economía debe de crecer”, argumenta.

En 2011, Granjon decidió llevar la empresa al otro lado del Atlántico. Su incursión en EE UU —en donde el año pasado facturó 36 millones de euros— fue de la mano de American Express. En menos de tres años se ha hecho de más de un millón de usuarios. “Es un mercado complicado, porque la gente está acostumbrada a los outlets”. Antes de explorar un nuevo terreno, la firma busca consolidarse. “Queremos ser fuertes en Europa y en EE UU. Por el momento no hay planes para estar en Asia o América Latina”. Pero antes de seguir creciendo, Granjon quiere expandir la gama de artículos y consentir a sus usuarios “No hay que olvidar que el consumidor es el rey”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon