Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Más tiempo para el Gobierno de Renzi

EL PAÍS EL PAÍS 02/06/2014 Lucia Magi
Matteo Renzi, primer ministro italiano, este lunes en Roma. © F. Cimaglia Matteo Renzi, primer ministro italiano, este lunes en Roma.

Tras la bendición de los italianos, que le atribuyeron el 40% de los consensos en las elecciones europeas, al primer ministro Matteo Renzi le llega también el indulto, al menos temporal, de Bruselas. El comisario para la Economía Olli Rehn precisó que Roma sigue bajo su lupa porque “está experimentando desequilibrios económicos excesivos, considerando su alta deuda pública”. Sin embargo, precisó que “no va a iniciar algún procedimiento” contra Italia, porque “su programa de reformas aborda de forma adecuada los retos principales que identificamos en marzo”. En apenas 100 días de Gobierno y con una campaña electoral de por medio, Renzi no tuvo tiempo de completar sus tareas. Lo importante para él era evitar el “suspenso” y ganar tiempo. Bruselas valora los esfuerzos, velará de forma estricta sobre los resultados de las acciones encaminadas y de las prometidas, pero aún no suspende al joven Ejecutivo de Renzi.

La Unión exige que este país miembro insista en medidas que fomenten el crecimiento, “sobre todo la racionalización el gasto público y el esfuerzo para un sistema fiscal más eficiente”, detalló el comisario. El titular de Economía Pier Carlo Padoan ve el vaso medio lleno: “La Comisión valora las reformas, ahora pisemos el acelerador contra la deuda”, sentencia en la red social Twitter.

El documento de recomendaciones confirma lo que se aireaba en Roma. “En base a la evaluación del programa y de las previsiones de la Comisión, el Consejo opina que sirven esfuerzos añadidos, también en 2014, para respetar los requisitos del pacto de estabilidad”.

La prensa nacional indicaba que podría ser necesaria una modificación a la ley de presupuestos para encontrar 9.000 millones, antes de finales de año. Bruselas indicó varios caminos que explorar para llegar al objetivo de equilibrio de sus cuentas. Renzi debe reforzar la ley de presupuestos de 2014; desplazar la carga fiscal desde los factores productivos a los gastos y a los bienes inmóviles (Italia tiene impuestos sobre el trabajo muy altos); modernizar la Administración Pública; mejorar la eficiencia de los bancos, insistir en la reforma laboral; potenciar los servicios y los transportes y utilizar los fondos europeos de forma eficaz y transparente. Con una renovada fuerza interna y más credibilidad exterior, el Ejecutivo ahora no tiene que perder ni un segundo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon