Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mònica Oltra, el azote del PP en el Parlamento valenciano

La Vanguardia La Vanguardia 11/06/2014 null

Valencia (EFE).- La portavoz adjunta del grupo Compromís en Les Corts Valencianes Mònica Oltra se ha convertido desde su llegada al hemiciclo la legislatura pasada en el particular azote del Partido Popular, con un modo de hacer política que la ha convertido en una de las diputadas valencianas más conocidas.

Buena oradora, sus críticas y denuncias sobre la actuación del Gobierno valenciano y del PP, plasmadas muchas veces a través de lemas lucidos en camisetas, le han valido varias expulsiones del pleno de la Cámara autonómica, pero también una amplia difusión de su actuación en los medios y en las redes sociales.

Esta abogada en ejercicio, hija de inmigrantes españoles nacida en Alemania hace 44 años, se ha convertido hoy en la primera diputada de Les Corts a la que se suspende de sus funciones durante un mes.

El motivo: negarse a abandonar el pleno después de haber sido expulsada por el presidente de Les Corts, Juan Cotino, tras un enfrentamiento verbal con diputados del PP desde sus escaños, durante el que según ha alegado no pudo oír las tres llamadas al orden del presidente.

Desde el PP se le critica que ejerce una "política-espectáculo, de pancartas y camisetas", y precisamente una camiseta con la fotografía de Francisco Camps y el lema en inglés "Se busca. Solo vivo", por las ausencias del president de la Generalitat, y otra con la frase "No nos falta dinero, nos sobran chorizos", ya le valieron ser expulsada del pleno.

La respuesta de Oltra fue recurrir su expulsión al Constitucional y volver al pleno la semana siguiente con una nueva camiseta de denuncia, pero cifrada en código QR.

Esas camisetas, en las que ha criticado también la manipulación en Radiotelevisión Valenciana o ha pedido justicia para las víctimas del accidente de metro en que murieron 43 personas, llevaron al presidente de Les Corts a dictar hace dos años una resolución para prohibir el uso de prendas de vestir que aludan a terceros o "menoscaben el decoro".

Al día siguiente, Oltra acudió a la comisión parlamentaria de investigación sobre el caso Emarsa, que investigaba el saqueo de dinero en la depuradora de Pinedo (Valencia), con una camiseta de "Mango".

La diputada ya tuvo su particular enfrentamiento con Cotino la legislatura pasada, cuando el entonces vicepresidente tercero del Consell le espetó en el pleno que "posiblemente" no conocía a su padre. (Oltra no adoptó los apellidos de su padre, separado de una relación anterior, hasta la aprobación de la ley del divorcio).

La militancia política de Oltra en la izquierda comenzó a los 15 años por tradición familiar y por rebeldía, según asegura, y actualmente es coportavoz del partido Iniciativa del Poble Valencià.

Llegó a Les Corts en 2007 de la mano de Esquerra Unida, partido del que fue expulsada tras el enfrentamiento interno dentro de la coalición al poco de comenzar la legislatura, que terminó con la defenestración de la portavoz del grupo, Glòria Marcos, a la que sustituyó.

Para entonces ya era conocida por su tenacidad, pues en 2003 logró como abogada de EU arrancar un escaño al PSPV-PSOE tras pedir el recuento de votos de varias de mesas electorales al constatar que los datos de los interventores no correspondían con los oficiales.

En las pasadas elecciones concurrió como "número dos" por Valencia de la coalición, aunque sus intervenciones la han hecho más conocida que el cabeza de lista de la tercera fuerza política de Les Corts, por lo que se especula con que podría tener un papel determinante en un hipotético gobierno tripartito en la Generalitat en 2015.

El escritor Ferran Torrent convirtió el año pasado en protagonista de un libro a Oltra, quien atribuye su expulsión a un intento del PP de callarle en sus denuncias, aunque advierte: "Han picado en piedra".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon