Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Macron cierra filas con Rajoy y avala sin fisuras su gestión de la crisis catalana

Logotipo de Cadena SER Cadena SER 29/09/2017 Griselda Pastor

"Tengo un interlocutor en la mesa del Consejo Europeo y es Mariano Rajoy y sé que gestiona lo mejor posible las cuestiones internas españolas", ha dicho en la rueda de prensa del final de la Cumbre. Macron no tiene, ha dicho, "ni consejo ni comentario" alguno que aportar al debate porque su objetivo es el de garantizar su confianza en el presidente del gobierno español.

© Proporcionado por Cadena SER © Proporcionado por Cadena SER

"El diálogo y la serenidad siempre son necesarios pero tengo confianza en la determinación de Rajoy para defender los intereses de toda España". Es la mayor defensa a la gestión de un gobierno español recibida jamás a nivel europeo y con ella queda fuera de toda duda que los grandes países de la Unión no pueden aceptar el reto que representa el referéndum ilegal del 1 de octubre. "Francia quiere un interlocutor que es España", ha dicho el presidente Macron para cerrar su intervención.

Su contundencia contrasta con el discurso neutro de unas instituciones que, esta tarde y tras algunos segundos de silencio, han vuelto a repetir sucintamente que no tienen nada más que aportar al debate. "El Tribunal Constitucional ha sentenciado, el Congreso español ha decidido y nosotros no tenemos nada que añadir a lo dicho por ellos", ha vuelto a repetir el presidente de la Comisión. Jean-Claude Juncker ha respondido así a una pregunta también de la prensa española mientras el presidente del Consejo Europeo y el presidente de turno de la UE guardaban un prudente silencio.

Y es que en Estonia, donde los gobiernos de la UE han empezado a hablar de su refundación después del Brexit, hemos podido constatar ansiedad ante la creciente tensión que envuelve al referéndum ilegal. "Hay una preocupación lógica", aceptaba ante los periodistas el Secretario de Estado de Asuntos Europeos desplazado hasta Tallin para convencer de que el Gobierno español lo tiene todo bajo control. Y reafirmar que el domingo "no va a haber referéndum".

Jorge Toledo estaba convencido de contar con el apoyo expreso de Francia y de Alemania que ha verbalizado Macron con toda claridad, aunque la canciller Angela Merkel, concentrada en sus negociaciones para formar gobierno, no ha dicho nada del conflicto catalán y casi nada de cualquier otra cosa, reduciendo su comparecencia tradicional al terminar las cumbres europeas a una intervención sólo para su prensa.

Con Macron quedan casi eclipsadas las declaraciones de la presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaite, que, al llegar y a pesar de definirse a favor de "una España fuerte", ha aceptado que el problema era "difícil y muy sensible". O las del primer ministro de Bélgica, Charles Michel, apuntando que lo que hoy es "un problema español se puede convertir en problema europeo", según vayan las cosas el próximo domingo.

Dudas que el presidente del Europarlamento ha querido cerrar asegurando que "tras escuchar atentamente a Rajoy, el presidente quiere entrar en la vía de la negociación a partir de este lunes". Y es que tras realizar unas duras declaraciones contra el ‘procés’, Tajani, un hombre del PP y amigo de Rajoy, mantiene ahora que "solo con la ley y la jurisdicción no puede resolverse el problema", por lo que espera "soluciones políticas a partir de este lunes" y siempre dentro de " la ley catalana y la ley española".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Cadena SER

image beaconimage beaconimage beacon