Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mad Cool Festival

Notodo Notodo 08/06/2016 Alan Queipo
Imagen principal del artículo "Mad Cool Festival" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "Mad Cool Festival"

Texto: Alan Queipo
DAME ROCK
Con la primera tinta del boli a la hora de esgrimir sus prioridades para la que será su primera edición, tuvieron claro dónde tenían que centralizar fuerzas: en el rock. Sin ser un festival de género ni mucho menos de corte pureta, los dos todopoderosos nombres que gobiernan la grilla todos sabemos quiénes son: dos de los grandes héroes históricos del rock and roll mundial, los reunidos The Who y un Neil Young cuya primera parada de presentación de su inminente nuevo disco junto a su nueva banda, Promise of the Real, será en el festival.

Pero no serán los únicos que lleven como segundo apellido la palabra “rock”. Por allí podremos ver a nombres contemporáneos que han sabido ocupar el territorio alternativo con pociones de indie, folk y rock en sus diferentes variantes y asociaciones posibles, y que vendrán con novedades debajo del brazo (o a punto de publicarlas) como es el caso de Biffly Clyro, Band of Horses o The Kills.

Junto a estos, una cohorte de referentes estatales de rock and roll en terrario alternativo como Corizonas y L.A. o garageros rolleros como Los Nastys, Los Vinagres o Rick & Vera y un mercado de futuros internacionales en donde podremos ver en directo a los irlandeses The Strypes y a los suecos Royal Republic.



HUELE A ESPÍRITU NOVENTERO
No huele a espíritu adolescente pero sí a años ’90. Y es que varios de los referentes que gobernaron diferentes frentes y escenas en la década del grunge y las supermodelos serán algunos de los principales nombres de este Mad Cool.

Como muestra, Stereophonics, referentes algo tardíos del britpop pero que dejaron algunas de sus mejores canciones en sus primeros dos discos, publicados a finales de los años ’90. Ahora, Kelly Jones y sus compinches tienen nuevas razones: las de Keep the Village Alive, que recupera su mejor registro. Y si hablamos de “mejor registro”, el Ritual de lo habitual de Jane’s Addiction es considerado de manera unánime como el mejor registro de los californianos, quienes reunidos nuevamente, tiran de aquel símbolo del rock alternativo que inauguraba la década de los ’90 en un auto-tributo que es pura nostalgia.

Celebrando más de veinte años sobre los escenarios y confirmando que siguen siendo un referente en el pop industrial de ínfulas grunge de aquella década, Shirley Manson y sus Garbage vuelven revitalizados y con nuevas canciones, las de Strange Little Birds, que presentarán en el festival en una de sus primeras actuaciones post salida del disco.

Sin haber prácticamente descansado ni tampoco variado de estilo, el sonido ravero de The Prodigy sigue siendo atractivo central cada año de algún festival: esta vez le toca al de la capital. Como también les tocaba a los granadinos 091, uno de los primeros grandes referentes de la escena indie estatal, que se están dando auténticos baños de masas en su gira de reunión, que también pasará por el Mad Cool.



EFECTO 2000
El efecto 2000 no acabó con los ordenadores ni con la humanidad, pero sí dejó varias nuevas tendencias musicales, de las que nos hemos ido agarrando cual lapas durante estos más de tres lustros que llevamos de siglo.

En España, el indie mainstream es la nueva radiofórmula: para comprobarlo, dos de los grandes llamadores del festival serán los directos de Vetusta Morla y Lori Meyers, referentes del ¿género? Otro cantar (y literalmente) será el de El Guincho, una de las mentes más superdotadas de nuestra música avanzada, que pondrá en común por primera vez en la capital las canciones de ese bazar posmoderno que es Hiperasia, su flamante nueva obra maestra.

Otro de los géneros que se vio revitalizado es la nueva psicodelia, que tendrá en Django Django, Temples o Woods a tres representantes con sus respectivas particularidades y aristas de cómo han conseguido que esas sonoridades evolucionen. Algo que también ha pasado con la colisión entre sonidos alternativos y rock bruto (o electronicore), que encontró en Enter Shikari una de sus grandes bazas; o con la canción folk-pop, que ha encontrado a principios de milenio en Europa a referentes como Kings of Convenience o hace pocos años a Milky Chance como héroes de esa vuelta de tuerca.

Pero sin lugar a dudas si hay un sonido que conquistó prácticamente todas las islas británicas y parte de Norteamérica ha sido el indie-rock con sus múltiples variantes, derivadas de una evolución nerviosa del regresivo britpop. En el Mad Cool podremos ver a Two Door Cinema Club, Editors, Is Tropical, Wild Beasts, DIIV, Rat Boy, Bastille o Augustines en un poblado cartel.



NOS FALTA PISTA DE BAILE PARA BAILAR
Lo cantaban Lori Meyers y te darás cuenta una vez pises el recinto del festival madrileño. Baile para todos los gustos y opciones. Pero posiblemente será con los hitazos indie-dance de Capital Cities, Hercules & Love Affair o Monarchy o con el electroclash dance-punk de Digitalism cuando todos se encuentren tarareando algunos de sus grandes éxitos.

Aún así, los atractivos centrales de esa ‘zona beat’ será el directo de los explosivos post-raveros sudafricanos Die Antwoord, que aprovecharán para presentar su flamante nueva y sexual mixtape, Suck on This; con la puesta de largo del bestial Skin, uno de los mejores discos de 2016, firmado por el australiano Flume; o con la electrónica ensoñadora y tropicaloide de Caribou.

También preparad calzado cómodo para los directos de unos Fuel Fandango cada vez más cerca del hedonismo sintético y de los bailes épicos como demuestra el flamante Aurora; o de la británica Låpsley, que debutó hace escasos meses con el exuberante Long Way Home tan cerca del ambient electrónico como del neo r&b.



SOLOS CONTRA EL PELIGRO
La mayoría de ellos no estarán solos, pero sus proyectos así han sido concebidos: una variante moderna de la canción de autor, algunos más cerca del folk-rock, otros del synth-pop o de la canción dreamy, otros de trazas jazz, pero con sus nombres propios gobernando sus proyectos.

Dentro de la primera línea de esa playa donde el nombre de sus DNIs gobierne, y más allá de Neil Young, podremos conocer en directo proyectos que se han dejado ver más bien poco por nuestros escenarios, como es el caso del superventas británico Tom Odell; el del country and roll corrosivo de la Ben Miller Band; el de las inyecciones folk de proyectos como los de Jessica Pratt, Lucy Rose, Benjamin Francis Leftwich o John Grant; el de la colisión soul-folk del londinense Michael Kiwanuka; o el de estandartes estatales que van desde damas indies como Carmen Boza, Alondra Bentley o Lucía Scansetti y divos folkers como Xoel López y Ángel Stanich.



MUCHO POR DESCUBRIR
Si hay algo que te permite un festival como el Mad Cool, con tantos días y escenarios funcionando a pleno rendimiento, es que hay muchos nombres de la letra pequeña (y a veces incluso de la grande) que no te suenan ni de lejos.

Puede que sea el caso de algunos de esos nombres que aspiran como candidatos a grupo revelación del festival, como es el caso del rock alternativo de los escoceses Twin Atlantic o los británicos Nothing But Thieves; la mezcla de ritmos jamaicanos y trazas rock de los canadienses Walk Off the Earth; las variaciones art-rock bailongas de los londinenses Public Service Broadcasting; o algunos de los nombres estatales con mayor proyección del circuito que podremos ver allí, que van desde las sonoridades negras de Iseo o Morgan hasta la rabieta indie-garage de ¡Mahalo!



Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon