Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Madrid limitará la velocidad en algunas vías de acceso a 50 por hora

EL PAÍS EL PAÍS 09/05/2014 Bruno García Gallo

El Ayuntamiento de Madrid planea reducir el límite máximo de velocidad en las principales vías de acceso a la almendra central para reducir la contaminación y la siniestralidad, y aliviar la congestión de tráfico en la capital.

El Plan de Movilidad Urbana —fruto de dos años de trabajo del gobierno municipal de Ana Botella (PP) junto a la oposición, los agentes sociales y las organizaciones y empresas del sector— subraya que “existen muchas vías que penetran hasta el centro sin desprenderse de su consideración de carretera, y se convierten en barreras muchas veces infranqueables”. Para “adecuarlas al entorno urbano”, el plan municipal propone “reducir los límites máximos entre 80 y 50 kilómetros” en siete tramos de sendas autovías.

La velocidad máxima se revisará en la A-1, del kilómetro 12 al cruce con la M-30; en la A-2, del kilómetro 5,900 a la calle de Francisco Silvela; en la A-3, del kilómetro 3,800 a la calle Doctor Esquerdo; en la A-4, del kilómetro 5,120 al cruce con la M-30; en la A-42, del kilómetro 4 a la M-30; en la A-5, del kilómetro 10, a la altura de la M-40, hasta el cruce con la M-30; y en la A-6, del kilómetro 7,500, poco antes del cruce con la M-30, hasta el arco de la Victoria.

El plan de movilidad remarca que estas “carreteras urbanas” suponen tan solo un 12% de los 3.000 kilómetros de red viaria de Madrid, pero concentran la mitad del tráfico, con una densidad de más de 40.000 vehículos al día y “un tratamiento inadecuado de la movilidad de peatones, transporte público, bici y, por supuesto, coche”. Son además donde mayor margen de actuación existe para recortar el uso del vehículo privado. Dentro de la almendra y en los trayectos entre el centro y el exterior de la M-30, el coche sólo suma 25% de desplazamientos motorizados, frente al 75% del transporte público. En el exterior de la M-30, sube al 47%, y en los trayectos entre la capital y los municipios limítrofes llega al 55%.

El Ayuntamiento estudiará en los próximos meses también la implantación de “un sistema de velocidad variable” en la M-30, “en función de la intensidad del tráfico y de los niveles de contaminación”. El plan de movilidad adelanta que se aumentarán los radares fijos (ahora hay 25) en toda la ciudad y los semáforos que detectan quién se los salta en rojo.

El objetivo de estas medidas, junto a las adelantadas ayer por EL PAÍS, es reducir el peso del vehículo particular en los desplazamientos, desterrar los coches del centro y cumplir el límite legal de contaminación de la UE.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon