Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mandos policiales de la lucha antifraude, acusados de corrupción

El Mundo El Mundo 12/06/2014 IRENE HDEZ. VELASCO

De los cinco cuerpos de policía que existen en Italia, la Guardia de Finanzas se ocupa de perseguir los delitos económicos:desde el fraude fiscal (estimado en unos 120.000 millones de euros al año) al lavado de dinero. Pero en lugar de cumplir con tan noble misión, todo apunta a que algunos de sus principales responsables, incluido su 'número dos', se han dedicado en los últimos años no sólo a hacer la vista gorda ante muchos de los delitos que debían combatir, sino a cometerlos en primera persona, embolsándose cientos de miles de euros en pagos ilegales.

Se trata de un nuevo caso de corrupción (uno más en la interminable lista que sacude a Italia) y que como un 'tsumani' está devastando la imagen de la Guardia de Finanzas. Al fin y al cabo el general Vito Bardi, comandante segundo de la Guardia de Finanzas, está siendo investigado por corrupción, al igual que su antecesor, el también general Emilio Spaziante, quien ya se había visto salpicado en el gigantesco escándalo de comisiones ilegales que se destapó en Venecia a propósito de la construcción del sistema de barreras para tratar de proteger la ciudad de las inundaciones. Además, el coronel Flavio Massimo Mendella, hasta hora responsable de la Guardia de Finanzas de Livorno, está bajo arresto, acusado de haberse llevado un millón de euros en comisiones ilegales a cambio de mirar para otro lado ante gravísimos delitos económicos.

© Proporcionado por elmundo.es

Jugosas 'mordidas'

La podredumbre, que incluía el pago de entre 15.000 y 30.000 euros mensuales a los mandos de la Guardia de Finanzas a cambio de que no abrieran inspecciones, ha salido a la luz gracias a dos hermanos empresarios, titulares de varias sociedades y clubes nocturnos e investigados por fraude fiscal internacional, después de que la Justicia italiana recibiera notificación de sus andanzas por parte de las autoridades lituanas y búlgaras.

Al comenzar a inspeccionarles, los magistrados italianos se han percatado de que el motivo por el cual los trapos sucios de esos dos hermanos no habían salido a la luz en Italia era porque contaban con el cariño y la protección de importantes exponentes de la Guardia de Finanzas, que eran jugosamente pagados a cambio de sus muestras de afecto.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon