Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Marc Márquez arriesga el Mundial en Alcañiz y sale ganador

Logotipo de El Mundo El Mundo 24/09/2017 JAVIER SÁNCHEZ
© Proporcionado por elmundo.es

La apuesta de Marc Márquez era osada: victoria o batacazo. El único desenlace posible era una celebración, el podio se suponía insuficiente esta vez. En Alcañiz decidió envidar el Mundial al completo con dos motivos: por las características del trazado, sus rivales podían padecer y los cuatro circuitos que quedan este año son molestos para él. Ahí está Phillip Island, en Australia, donde le ocurrieron mil desgracias: una descalificación, demasiadas caídas, varios huesos rotos.

Márquez decidió que 'en casa', a 180 kilómetros de Cervera, tenía que encarrilar su cuarto título de MotoGP y, pese al peligro vivido, consiguió hacerlo. Con su quinta victoria de la temporada, la cuarta en las últimas seis carreras, afianzó su liderato. Ahora tiene 16 puntos sobre Andrea Dovizioso, 28 sobre Maverick Viñales y ya puede olvidar la amenaza de los otros dos aspirantes, Dani Pedrosa y Valentino Rossi.

[Así acabó la carrera]

[Así va el Mundial]

La carrera en todo momento respondió el desafío planteado por Márquez. Desde la primera salida, Jorge Lorenzo soñó con una escapada y Rossi amenazó con seguirle, pero en pocas vueltas el líder del certamen demostró que era más rápido que ellos. Por detrás de los dos, sólo los sustos que le daba su Honda, que se agitaba como un demonio, le impedían progresar: los adelantamientos, estaba claro, debían llegar.

"¡Marc, Marc, Marc!", gritaba su padre Julià en el primer intento, cuando Márquez quiso adelantar a Lorenzo y Rossi a la vez, pero después de salirse del circuito éste comprendió que necesitaba calmarse. Con media hora de carrera por delante las oportunidades iban a llegar y llegaron. En el ecuador de la carrera, Rossi, posiblemente aquejado por su lesión, empezó a perder posiciones y a falta de ocho vueltas, Márquez alcanzó a Lorenzo para superarle sin más.

Ya enfocado el triunfo, Márquez sólo necesitaba aguantar la distancia ante un pujante Pedrosa, que acabó segundo por delante de Lorenzo, y esperar a que sus dos grandes adversarios en el Mundial perdieran los máximos puntos posibles. Viñales logró salvar los muebles, Dovizioso se hundió súbitamente. Aunque en la primera parte de la prueba parecía que el resultado sería inverso, el piloto de Yamaha logró remontar hasta rebasar a Rossi y acabar cuarto y el líder de Ducati sufrió lo indecible en las últimas vueltas para acabar séptimo.

Hubo un momento que parecía que incluso Álvaro Bautista, octavo, se desharía de él. Pese a situarse al principio a la estela de Márquez, en el desenlace Dovizioso se vio superado por todos los pilotos cabeceros y además, por Aleix Espargaró, que con su sexta posición igualó su mejor resultado de la temporada. El italiano regresó así a la irregularidad de su curso y perdió muchas opciones a ser campeón de MotoGP por primera vez.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon