Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Marc y el filo de la navaja

El Mundo El Mundo 31/05/2014 ALBERTO PUIG

Ocurre en la política y, cómo no, en las carreras de motos. Cuando hay elecciones, todos los partidos hacen valoraciones que no siempre reflejan la realidad de sus resultados. Todos parecen contentos, como si nadie perdiera y todos ganaran. En la actualidad sucede algo similar en los Grandes Premios. Ahora siempre hay un ganador y múltiples vencedores morales o virtuales. Pero las clasificaciones y estadísticas son frías, claras y objetivas. Los triunfos de MotoGP, las poles, vueltas rápidas y demás datos de rigor, corresponden a un piloto concreto, nada se comparte, es algo individual, tiene dueño y es sólo uno.

En este 2014, el signo dominante de Márquez es indiscutible, no admite discusiones estériles, de momento. Es imposible hacer comparaciones odiosas o similitudes. Compararse con él no ayuda en nada, al contrario, delata aún más la distancia que les separa. Su autoridad se evidencia de una forma inequívoca, constante, firme y devastadora.

¿Qué hace distinto el dominio aplastante de Márquez? Creo que Marc basa su liderazgo, principalmente, en su poderoso talento innato, en la forma de asumir riesgos y en su personalidad arrolladora. Para que nos entendamos, asumir riesgos no es sólo una cuestión de valor, hace falta mucho skill (habilidad), como dicen los ingleses, y mucha determinación. Marc va más allá de donde otros apenas quieren o pueden acercarse. Su superioridad se ve favorecida además por una reducida o poco convincente presión externa.

Creo que Pedrosa y Lorenzo, tarde o temprano encontrarán el camino. Con Dani he trabajado toda su carrera deportiva y sé que el pundonor le hará remontar. En cuanto a Jorge, su prestigio está fuera de toda duda y emergerá sin dilación. Pero es evidente que Márquez no tiene, de momento, una oposición verosímil, insistente, que le incomode permanentemente. Opino que algunos pilotos logran transitar a veces por el filo de la navaja y ganan. Márquez ha hecho de ese tránsito de faquir prodigioso su rutina de éxito. Él es capaz de adaptarse a ese medio hostil e incómodo que supone llevar una MotoGP actual al límite, mientras otros se sienten ahí en el infierno. Y creo que su enemigo o rival real sólo será él mismo. Serían sus errores propios, la falta de concentración o algo inesperado lo que bajaría su rendimiento o ritmo de récord. Porque Marc, por mucho que algunos piensen lo contrario, es humano y lo que hace le cuesta muchísimo trabajo y riesgos. El intentar buscar una moto perfecta, como presumiblemente hacen algunos pilotos, no va a ayudar en nada, porque esa moto perfecta no existe. Ante esta tesitura, ¿qué pueden hacer sus rivales? Honestamente, creo que están obligados a deambular por el filo de la navaja...

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon