Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Marruecos impone cautela en la crisis de Cataluña

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 04/10/2017 Francisco Peregil
© Proporcionado por ElPais

La exministra marroquí de Medio Ambiente (2013-2017), Hakima El Haité, miembro del partido conservador Movimiento Popular, escribió este 1 de octubre a las 18.16 un tuit respecto al referéndum ilegal que se celebraba en Cataluña: “No a la violencia. La democracia está en peligro”. Enseguida sufrió una avalancha de críticas en Internet.

 En Marruecos la postura oficial es de solidaridad con el Gobierno de Madrid. Así que no es de extrañar que la exministra se apresurase a borrar el tuit y declarase al sitio digital le360: “Yo defiendo la defensa y el respeto de las leyes y los Estados de derecho y no me puedo sumar a cualquier operación que vaya contra las leyes constitucionales”. El Haité precisó, no obstante, que como presidenta de la Internacional Liberal, se opone a la violencia como forma de gestionar los conflictos.

La voz de la exministra no destacó, sin embargo, durante las protestas de Alhucemas que provocaron en los últimos seis meses la detención de más de 200 rifeños y la muerte en agosto de Imad El Attabi, un hombre de 24 años que murió tras pasar 19 días en coma. El Attabi falleció después de que, según fuentes no oficiales, impactara en su cabeza un proyectil de gas lacrimógeno lanzado por la policía durante la manifestación no autorizada del 20 de julio en Alhucemas.

Mientras tanto, Marruecos sigue librando batallas diplomáticas, judiciales y sociales en relación con el conflicto del Sáhara Occidental. Este martes, familiares de 19 activistas saharauis condenados en julio a penas que van desde los 20 años de cárcel hasta la cadena perpetua, protestaron con una sentada ante la dirección de instituciones penitenciarias en Rabat. Los condenados llevan en prisión desde 2010, fecha en la que se produjo el desmantelamiento del campamento de Gdeim Izik, donde fallecieron atropellados 11 agentes marroquíes. Los familiares protestan por la disgregación de sus presos en distintas cárceles marroquíes.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon