Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mas mantiene en el aire su asistencia a la proclamación de Felipe VI

EL PAÍS EL PAÍS 07/06/2014 Miquel Noguer

El Gobierno catalán mantiene el pulso con la Casa del Rey y el Ejecutivo central al continuar abonando la idea de que su presidente, Artur Mas, no asistirá a la ceremonia de proclamación de Felipe VI, el próximo 19 de junio. La Generalitat mantiene intacta por ahora la agenda del presidente catalán durante esa semana, en la que tiene previsto un viaje a Estados Unidos junto a una nutrida representación empresarial de la comunidad autónoma. Mas insistió este viernes en lo “difícil” que sería cambiar su programa para estar en Madrid el día 19, aunque dijo que lo intentará. Además, el consejero de Presidencia, Francesc Homs, abrió un nuevo frente al asegurar que “el principal motivo [de la abdicación] es mantener el negocio familiar”.

Fuentes del departamento de Presidencia explicaron este viernes que Artur Mas no suspenderá el viaje a Carolina del Norte y California previsto para esa semana, pero que intentará “ir y volver” para no perderse el acto de toma de posesión del nuevo rey. Con todo, estas fuentes insisten en que es “difícil” que se puedan hacer esos cambios y que, pase lo que pase, la Generalitat estará “bien representada” en el acto del 19 de junio.

La decisión sobre la asistencia de Mas se comunicará, en principio, el próximo martes, tras la reunión semanal del Gobierno catalán. La posibilidad de que acabe ausentándose de la proclamación molesta sobremanera al Gobierno, que la ve como una voluntad de ruptura de las instituciones catalanas con el orden constitucional y las instituciones del Estado. Además, el Gobierno sigue molesto por la decisión de Convergència i Unió de abstenerse en la votación de la ley que regulará la abdicación de don Juan Carlos.

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, pidió este viernes a CiU que se lo piense dos veces antes de actuar. “Llamaría a CiU a la reflexión y sobre todo a no mezclar debates” en un “momento importante para la historia de España”, subrayó.

De momento, Artur Mas no ha dado ningún paso para cancelar o modificar su agenda en Estados Unidos, aseguran fuentes de la Generalitat. El día 19 tiene previstos actos en San Francisco y un desplazamiento hasta Los Ángeles. La agenda del viaje está cerrada desde el pasado diciembre, aseguran las mismas fuentes.

Otras voces del Gobierno catalán contribuyeron este viernes a aumentar el clima de tensión entre instituciones. El consejero de Presidencia y mano derecha de Artur Mas, Francesc Homs, aseguró que “el principal motivo de la abdicación [del Rey] es mantener la empresa familiar”. Lo dijo durante un acto en Ginebra (Suiza) organizado por el Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña junto con el Global Studies Institute. En este mismo acto aseguró que el proceso soberanista catalán es “irreversible, pacífico y en positivo”.

El único dirigente de Convergència i Unió que busca mantener los puentes entre las instituciones catalanas y las del Estado es el portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados, Josep Antoni Duran. Este viernes volvió a defender la abstención de su grupo ante la ley de abdicación, pero reconoció que esa posición le incomoda.

A través de la carta semanal que envía a la militancia de Unió Democràtica, Duran marcó distancias con algunos de los argumentos que han esgrimido sus socios de Convergència para justificar la abstención. Mientras CDC asegura que esta es fruto de la “desconexión” de Cataluña con las instituciones del Estado, Duran mantiene que su motivación es otra. “¿Nos abstendremos porque lo que se decide no va con nosotros? ¡No! Al menos no es el sentido de mi abstención. Por ahora, y nadie sabe hasta cuándo, lo que se decida en el Estado va con nosotros”.

En su opinión, Felipe VI sabe que el Estado que heredará trata “muy injustamente” a Cataluña, por lo que debe ser muy sensible a esta realidad y a no ignorarla, pese a reconocer que es una cuestión que depende más del Gobierno que del futuro Rey.

Duran también negó que la abstención responda a que CiU abogue por la república en vez de la monarquía como articulación del Estado, ni a que esté de acuerdo o no con el futuro rey, al que desea “todo tipo de aciertos y éxitos, por el bien de todos”. Por si había alguna duda, y en una posición de claro desmarque de Artur Mas, Duran aseguró que él sí asistirá a la ceremonia del 19 de junio.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon