Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mata al comandante del Estado Islámico que la obligó a ser esclava sexual

ABC ABC 10/09/2015

Esclavas del Estado Islámico. © Diario ABC Esclavas del Estado Islámico. Saeed Mamouzini, portavoz del Partido Demócrata del Kurdistán (KDP) informó al canal de televisión al-Sumaria TV, según informa International Bussines Times, de que una mujer habría asesinado al terrorista conocido como Abus Anas en el distrito de Tal Roamn de la ciudad de Mosul. La información llega dos días más tarde de que militantes del Estado Islámico llevaran a mujeres no iraquíes a Mosul como esclavas sexuales tras la orden dada por Ibrahim al-Samarrai (alias Abu Bakr al-Baghdadi), el líder regional de Estado Islámico.

Han Nawafili, portavoz del Observatorio de Irak para la Defensa de las Mujeres, contó a la agencia al-Maalomah que el pasado 18 de julio este mismo grupo terrorista violó a siete mujeres en Faluya, a 69 kilómetros de Bagdad, y luego las mató.

Trata de esclavas sexuales

Las violaciones y otras atrocidades hacia las mujeres comenzaron al menos en 2014 cuando el Ministro de Derechos Humanos de Irak contó que el 16 de diciembre 150 mujeres, incluyendo a aquellas que estaban embarazadas, fueron ejecutadas después de rechazar casarse con ellos. Más tarde, fueron enterradas en una fosa común en la ciudad de Faluya.

Según explicó el representante oficial de las Naciones Unidas sobre violencia sexual, Zainab Bangura, los militantes del Estado Islámico atacan pueblos y envían a las mujeres a subastas de esclavas. Las niñas son vendidas desnudas y los líderes son los primeros en elegir, después los comandantes y por último los soldados.

Cada comprador normalmente toma tres o cuatro niñas o jóvenes, se las quedan durante un par de meses y las revenden cuando se han cansado de ellas. Una niña fue cambiada 22 veces, con el nombre de un terrorista escrito en su mano para mostrar quien era «su propietario», según relató el representante de la ONU.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC

image beaconimage beaconimage beacon