Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Matteo Renzi se legitima en las urnas en Italia

EL PAÍS EL PAÍS 26/05/2014 Lucia Magi

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, se sometió este domingo por primera vez ayer al juicio de los electores italianos, en una cita que todo el país interpretó como una prueba de legitimidad de su Ejecutivo. Renzi fue elegido secretario del Partido Democrático (PD) en las primarias celebradas el pasado diciembre y de aquel respaldo extrajo la fuerza política para tumbar a su compañero Enrico Letta y formar un nuevo Ejecutivo, hace 80 días, sin pasar por las urnas. Esta peculiaridad ha transformado el voto con el cual los italianos eligieron a sus 73 representantes en la Eurocámara en una encuesta de política interior. Renzi necesita legitimar con votos la estrategia que le llevó al Palacio Chigi, fortalecer su carisma y asegurar al Gobierno cierta tranquilidad, al menos inmediata.

Los primeros resultados indicaban este domingo una victoria del Partido Democrático del primer ministro con un 34,5% de los votos. La formación populista de Beppe Grillo, el Movimiento 5 Estrellas, obtenía en las encuestas el 25,5%; el partido de Silvio Berlusconi, Forza Italia, un 17%; la Liga Norte, un 6,5%. La tasa de participación se situó alrededor del 51%.

Renzi pasó la tarde del domingo atrincherado en la sede del Gobierno esperando el veredicto sobre el futuro de las reformas encaminadas y tras días de un dinamismo electoral que recordó la dura campaña para las primarias. El exalcalde de Florencia, nacido en 1975, confiado e incansable, se pateó la península de arriba abajo, no desertó de ningún estrado montado en las plazas públicas, siempre al lado de los candidatos socialdemócratas, llevando sobre sus espaldas el peso de la batalla.

Al otro lado, ya no se halla el adversario histórico y natural para el centroizquierda, Silvio Berlusconi. Arrinconado por la condena por fraude fiscal que le obliga a cuidar a los ancianos de un asilo, el antiguo Cavaliere lucha por su supervivencia política.

Quien realmente puede comprometer la legitimación de Renzi es Beppe Grillo, actor satírico, bloguero y líder del Movimiento 5 Estrellas, aplaudido en las plazas como antaño lo era en sus espectáculos. “Ganamos nosotros”, gritó en los micrófonos y rebotó en la Red. “Nos decían que éramos la antipolítica y luego se sorprendieron cuando cosechamos el 25% [en las elecciones de febrero de 2013]: ya veréis cómo se van a sorprender el 26 de mayo”, dijo a sus electores el viernes en la plaza San Juan de Letrán, la misma que llenó antes de las generales y propició su primer gran éxito nacional. Grillo, como Renzi, como Berlusconi, se juega en el voto europeo la credibilidad nacional.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon