Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'Me ha dicho que ya está hecho'

El Mundo El Mundo 05/06/2014 EDUARDO SUÁREZ

Gerard Piqué y Cesc Fábregas se criaron juntos en La Masía y siempre les ha unido una buena amistad. Pero ni siquiera esa relación hacía presagiar las palabras que ayer pronunció el central sobre la posible vuelta a Inglaterra. «Lo quiero mucho y sé que está pasando por una situación difícil. En el club no se le valora como es», afirmó durante la rueda de prensa de la selección antes del entrenamiento de ayer en Washington.

Los rumores sobre la posible salida de Cesc se han multiplicado en las últimas horas. Equipos como el Arsenal, el Chelsea o el Manchester United estarían dispuestos a contratarlo y por ahora no se ha escuchado ningún desmentido sobre su venta a los responsables del club catalán. «En cualquier club sería fundamental y en el Barça le está costando más. No sé qué va a hacer. Espero que continúe porque este año ha sido el centrocampista con más goles y con más asistencias», dijo Piqué.

Las especulaciones sobre la marcha del centrocampista se incrementaron ayer de forma superlativa, cuando un micrófono captó una conversación entre Piqué y Vicente del Bosque, donde el central daba a entender que su amigo ha sido traspasado a otro club.

«Me ha dicho que está hecho. Me ha dicho que ya está hecho. Se va ya, 33 millones me ha dicho» , apuntaba el defensa, eso sí, sin especificar de qué jugador y de qué equipo se trataba. Todo hay que situarlo en el contexto de la conferencia de prensa. La confesión de Piqué es comentada por el seleccionador, que exclama, con la mano tapando su boca: «No va a ganar para disgustos el presidente, me cago en la leche. Lo vais a volver loco, pobrecillo». No mencionaba al Barça, pero a nadie se le escapa que se refería a Bartomeu, que el miércoles conoció un nuevo capítulo de Hacienda y el caso Neymar.

Los números de Cesc en el Barca son mejores que los que logró en el Arsenal, donde llegó en 2003 con 16 años. En sus tres temporadas en Barcelona, el catalán ha disputado 151 partidos y ha marcado 42 tantos. En sus ocho años en el Arsenal disputó 303 partidos y metió 57 goles.

El Barcelona fichó a Cesc en verano de 2011 por 35 millones de euros. Un año antes su entorno había barajado la posibilidad de que jugara en el Real Madrid. Desde entonces el catalán ha disputado una media de 30 partidos anuales y ha generado 34 asistencias.

«He leído que podría ir a jugar al Chelsea y prefiero que venga al Arsenal porque es un gran jugador y allí le quieren muchísimo», dijo esta semana Santi Cazorla. «No sé cuál será su futuro. Deseo que sea muy feliz y que esté a gusto donde esté. No creo que haya una diferencia enorme entre el rendimiento de Cesc en la Premier y en la Liga. Sus números son espectaculares pero no se le valora igual. Se ha adaptado perfectamente bien a las dos ligas», añadió el centrocampista.

Fue un día para polémica, porque también se conoció la prima que recibirán los jugadores en caso de proclamarse campeones del Mundial, una cifra superior a la recibida en Sudáfrica. Hace cuatro años percibieron 540.000, ahora el título se paga a 720.000. Por ser finalista tendrían 360.000 y por alcanzar las semifinales 180.000 euros. Algunos jugadores creen que el asunto de las primas es utilizado en su contra por algunos medios de comunicación. «Creo que es verdad que a veces se utiliza contra nosotros este tema. Yo vengo a jugar el Mundial con la ilusión que tengo desde niño, no pienso en lo demás. Si se hace público o no, no lo podemos controlar. Venimos a intentar ganar para nuestro país con buen fútbol, a seguir haciendo historia y no pensamos en el tema de las primas. Que se haga público no nos tiene que perturbar», manifestó Mata.

¿Afronta España el Mundial de un modo distinto? Piqué dijo que no: «No cambia nada. Es verdad que llevamos la estrella en el escudo. Pero de cara a este Mundial las sensaciones son igual de buenas. Tenemos un buen equipo y podemos aspirar a todo. Quizás los otros equipos nos tengan más respeto. Pero todo depende de las sensaciones y las sensaciones son muy buenas».

La selección se entrenó ayer en Washington. Hoy, los jugadores harán una visita fugaz a la Casa Blanca. Pero no serán recibidos por Obama, que se encuentra en Europa.

El partido amistoso contra El Salvador se disputará el sábado en un estadio que se encuentra a las afueras de la capital. Según publicaba esta semana el Washington Post, los organizadores han vendido unas 50.000 entradas en un recinto con un aforo de 79.000 espectadores.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon