Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Medular regenerada

El Mundo El Mundo 07/06/2014 ANDRÉS CORPAS

El estómago del Barcelona reside en su centro del campo. Ahí, cualquier bocado debe ser exquisito para evitar malas digestiones. No admite cualquier plato el club azulgrana, razón de más para ir calibrando el menú de la próxima temporada. El ágape en la medular debe ser de cocina de prestigio, y tal vez por eso plantea una regeneración inédita en los últimos cursos. La idea es fortalecer una demarcación clave en el esquema azulgrana, y que está ahora mismo a base de sales de fruta. Con Xavi Hernández entre interrogantes y con Cesc Fàbregas preparando la mudanza a Inglaterra, es cuestión de reajustar la panza barcelonista.

Por eso se ha puesto en los fogones. De primero, cerrar la marcha de Cesc a la Premier League. Llegó hace tres años, después de otros tres cocinando a fuego lento su repatriación desde el Arsenal, y ahora parece que vuelve a la receta primigenia, ultimando su marcha al Chelsea previo pago de 33 millones de euros, a tenor de los insólitos susurros de Gerard Piqué ante un micrófono.

Para acompañar, de segundo, el Barça negocia la incorporación de Ivan Rakitic, tras ver que la prioridad, Koke, es complicada. En principio, el croata no hace ascos a vestir de azulgrana, y falta por perfilar el acuerdo económico con el Sevilla, que rondaría los 20 millones de euros por alguien que acaba contrato en un año. En su cuarta campaña como hispalense, ha firmado unos datos memorables:52 partidos en los que ha marcado 17 goles, que superan los guarismos del pasado ejercicio, cuando anotó nueve en 42 envites.

© Proporcionado por elmundo.es

Rakitic, quien el pasado curso 2012-13 llegó a pedir a la entidad sevillista que no lo traspasara en el mercado de invierno tras su, por entonces, reciente paternidad, es un futbolista diferente para un equipo diferente. Recio en sus formas e imaginativo en su juego, a sus 26 años reformularía un centro del campo que se conoce de memoria, con Busquets, Xavi e Iniesta.

De hecho, pocos son los medios creativos que han aterrizado en la entidad barcelonista durante los últimos cursos. Cesc fue el último, hace tres años. Antes llegaron otros de corte más defensivo, como Touré Yaya, quien pese a su rol realizaba ascensiones por el ochomil azulgrana rumbo a la cumbre de la portería contraria. Mientras tanto, Seydou Keita, Javier Mascherano (que en el colmo de la jerarquía de Busquets, se reinventó en central) y Alex Song, quien está en el mercado, han sido los últimos en aterrizar en una línea sin incorporar creadores en los últimos cursos.

Bien lo sabe Rafinha, el hermano de Thiago Alcántara, quien se marchó hastiado y sin la continuidad que requería desde que ascendiera del filial en 2009. El sustituto natural de Xavi, quien decidió renunciar de motu proprio a ese trono. De eso hace uno año, cuando firmó por el Bayern de Múnich. El primero regresará tras su exitosa cesión al Celta de Vigo, donde de la mano del que fuera su entrenador en el filial azulgrana y próximo técnico en el Barcelona, mostró su buen paladar futbolístico.

A la espera quedará Sergi Roberto, canterano que no dispuso de demasiadas oportunidades con Gerardo Martino (de 17 partidos en la Liga, sólo en uno fue titular). A sus 22 años, uno menos que Rafinha, desea mostrar sus cualidades con Luis Enrique. En la cámara frigorífica aguardará Sergi Samper, perla del filial, quien a sus 19 años desprende el aroma del mejor Xavi... cuyo futuro es una incógnita. Tiene contrato en vigor hasta 2016, pero también opciones de volar a sus 34 años.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon