Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mercedes Clase C: La referencia intermedia

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 02/06/2014 Daniel Balcells

La Clase C es la gama de Mercedes-Benz con mayor volumen de ventas. Desde el lanzamiento al mercado de la anterior generación, en el año 2007, la firma de la estrella ha comercializado más de 2,4 millones de unidades, situando a la berlina de tamaño medio como uno de los principales puntales comerciales de la marca. La llegada de nuevos competidores a la categoría y el exitoso desembarco del CLA, la berlina de cuatro puertas derivada del Clase A, hacían necesario reinventar la Clase C. Para ello, Mercedes estableció como objetivo el desarrollo de un modelo más grande, lujoso, equipado y completo que se situara un escalón por encima, dejando a la berlina compacta CLA como opción de acceso. El resultado es la nueva generación de la Clase C, completamente rediseñada, reformulada y reposicionada para erigirse en la referencia del segmento D.

Con una longitud de 4,68 m (9,5 cm más que antes), una anchura de 1,81 m (4 cm más) y una batalla de 2,84 m (8 cm más), sus nuevas cotas exteriores se traducen en un apreciable aumento de la habitabilidad interior. Los ocupantes de las plazas traseras son los principales beneficiados de este incremento de tamaño pero también la capacidad del maletero ha mejorado, con un volumen que alcanza ahora los 480 litros.

En el plano estético, no hay duda de que la mejora es evidente desde cualquier punto de vista. Sus formas limpias y sus trazos nítidos reflejan una elegancia visual incuestionable. Su avanzado diseño, más distinguido y lujoso, tiene ahora un aire a la Clase E aunque recuerda especialmente la silueta de la Clase S, la berlina de representación de Mercedes.

En su construcción, los ingenieros de MB han empleado técnicas y materiales ligeros que han permitido reducir el peso del coche hasta en 100 kg, logrando además excelentes propiedades aerodinámicas. En combinación con el nutrido elenco de sistemas de asistencia a la conducción y los nuevos motores de bajo consumo que incorpora conforman un conjunto de soluciones y tecnologías que alcanza la excelencia en materia ahorro, seguridad y comodidad.

En cuanto a los motores, la gama de la berlina alemana contempla tres de gasolina y dos diésel, con cambio automático 7G-Tronic Plus en opción para algunos de ellos. El escalón de acceso se establece con el C 180 (desde 34.950 euros), equipado con un 1.6 con turbo e intercooler que desarrolla 156 CV. Su consumo medio es de 5,0 l/100, con unas emisiones de 116 g/km de CO2. Por encima se sitúan el C 200 (desde 39.850 euros), un dos litros turbo de 184 CV que gasta 5,3 litros y libera 123 g/km, y el C 250, con 211 CV, 5,3 litros y 123 gramos (42.200 euros). Las opciones de gasóleo son el C 220 BlueTEC de 170 CV (a partir de 39.450 euros), con un consumo de 4,0 litros y unas emisiones de 103 gramos, y el C 250 BlueTec, que cuesta 46.400 euros, rinde 204 CV, gasta 4,3 litros y libera 109 gramos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon