Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Messi a Maffeo: “¿Qué edad tienes?”

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 25/09/2017 Jordi Quixano
Maffeo persigue a Messi durante el partido. © ALBERT GEA Maffeo persigue a Messi durante el partido.

Maffeo no quiso jugar sino que pretendió que no lo hiciera Messi. Una tarea tan desagradecida para el defensor, por el desgaste y por olvidarse del balón, como celebrada por el resto del equipo, que solo debía preocuparse de las coberturas sobre el 10 pero no de que La Pulga se metiera entre las líneas sin el aliento próximo de un rival. Fue tal el marcaje de Maffeo que hacía la vigilancia ofensiva —encimar al rival aunque tu equipo ataque en campo ajeno— sin remisión."Me preguntó si estaba cedido por el City y mi edad. Es muy humilde. Estuvimos hablando porque estuve pegado a él casi todo el partido. No hubo ni mal rollo ni nada raro", explicó al acabar el encuentro el defensor del Girona, la sombra del 10. "Son cosas que uno se puede esperar", resolvía Valverde al acabar el encuentro. "Creo que Messi no ha sido el jugador determinante que normalmente es", respondió Machín; "Messi siempre da las asistencias o marca los goles y nosotros intentamos controlar esas situaciones de peligro. Creo que Pablo lo hizo realmente bien. No perdimos por haber hecho ese marcaje".

“Messi aparece donde no se le espera”, resolvió Setién tras caer con el Betis en el Camp Nou. “Y lo hace solo”, se sumó Valverde. Una tesis que Machín quiso evitar, con Maffeo como lapa de Messi a imagen y semejanza de lo que intentó Kovacic (Madrid) en la Supercopa, pero no tan exagerado. Recordó la artimaña al acoso que le hizo Chico Flores (Almería) a Xavi en 2009, cuando el medio estructuraba el ataque azulgrana. No es casualidad que ahora se peguen a Leo, creador y definidor del Barça por igual. "Pero da igual que le pongan dos o tres porque Messi siempre se sale con la suya", expuso Alba. "No puedes anular a un jugador como Leo. Aunque no entre en juego, te va a llevar a otras situaciones del juego donde nos va a beneficiar", se sumó Robert Fernández, secretario técnico azulgrana.

No se amilanó Messi ante la presión de Maffeo, natural de Sant Joan Despí y de 20 años. Corrió y buscó el balón en corto e incluso al espacio —única licencia que se tomaba el defensa, porque se paraba a la altura de la línea para provocar el fuera de juego—, y pronto le reclamó una tarjeta por una falta táctica. No la vio entonces, pero sí en el minuto 22 por una acción similar. Contratiempo, sin embargo, que tampoco apocó a Maffeo (cambiado por agotamiento), tenaz en la marca y hasta exitoso porque Leo no contó disparo alguno en jugada. “Al ser el mejor del mundo, poco se puede hacer más que estar encima de él, pero hemos perdido”, aceptó Maffeo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon