Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Metro, el próximo gran centro comercial de la región

El Mundo El Mundo 01/06/2014 JAIME G. TRECEÑO

Los 324 kilómetros de red de Metro de Madrid conforman un gran hormiguero por donde cada día se desplazan cientos de miles de personas de un lugar a otro a través de sus 326 estaciones. Cada jornada se computan dos millones de viajes y quien haya viajado un poco puede decir sin equivocarse mucho que el suburbano de Madrid no tiene nada que envidiar al de las grandes capitales: Nueva York, Moscú, Tokio, Londres, Berlín...

El Gobierno tiene muy claro que el Metro es un herramienta para la generación de riqueza, pero ahora quiere darle una vuelta a esta idea y dotar a ese continente de contenido. Es decir, convertirlo en un nicho de riqueza en sí mismo. Por ello, está trabajando en una normativa para convertirlo en un gran centro comercial. «Nuestra idea es pasar los 1.080 metros cuadrados de superficie comercial que hay en la actualidad a 120.000», asegura un portavoz regional. La superficie es igual a la que tendrían cuatro estadios de fútbol del Real Madrid.

Pero el Ejecutivo de Ignacio González no lo quiere hacer sin más; su idea es «cambiar el modelo de explotación radicalmente. Queremos acercar el servicio a los ciudadanos. Es decir, que un viajero pueda encontrarse en el suburbano las mismas tiendas que existen en las vías comerciales de la ciudad como Gran Vía o Serrano. Es decir, tiendas de ropa, productos gourmet, telefonía, medianas superficies comerciales de alimentación, cafeterías....». También se podrá albergar actividades industriales que, por ejemplo, sirvan de nicho a pequeñas empresas para el desarrollo tecnológico.

Inversión en unos servicios

El Gobierno regional tiene que crear las condiciones necesarias para la inversión en unos servicios que demanda la sociedad madrileña. «El ejemplo más claro lo hemos tenido en la liberalización de los horarios. Primero, lo hicimos en zonas de gran afluencia turística como la Puerta del Sol y luego decidimos liberalizar los horarios. Los servicios tienen que estar a disposición de los ciudadanos cuando los demandan. La sociedad cambia rápidamente y en un momento de crisis como éste, la Administración está para favorecer la recuperación en lugar de poner palos en las ruedas. El objetivo, dinamizar la economía y crear empleo», precisa.

La red de Metro de Madrid cuenta con 12 líneas, a lo que hay que sumar un ramal y tres líneas de Metro Ligero. Se extiende desde la capital a los pueblos periféricos como Alcobendas, San Sebastián de los Reyes, Coslada, San Fernando de Henares, Rivas-Vaciamadrid, Arganda del Rey, Alcorcón, Leganés, Getafe, Móstoles, Fuenlabrada, Pozuelo de Alarcón y Boadilla del Monte.

«Tenemos previsto aprobar la normativa necesaria para el verano del próximo año. La nueva regulación tendrá que hacer compatible el uso comercial, dotacional e industrial y esos usos no podrán superar el 25% del total de la superficie de la red», añade.

Incrementar ingresos

Obviamente, con esta nueva regulación se va conseguir incrementar los ingresos de Metro en materia comercial. Por ejemplo, este año prevé ingresar 2,17 millones por actividades comerciales sin contar la publicidad. En una primera fase la intención es llegar a los 2,6 millones. El Gobierno regional espera incrementar los ingresos de forma drástica, ya que la superficie comercial actual se multiplica por 111. De igual forma, recuerda que gracias a los ingresos extra que han entrado a través del patrocinio de estaciones del suburbano «no se subió la tarifa de la red».

En los establecimientos que tengan asignado un uso dotacional «la idea es que sean locales comerciales, medianas superficies, oficinas para servicios administrativos, tiendas como Zara, consumo de bebidas y comidas, bares, cafeterías, bares con espectáculos o actuaciones eventuales, actos culturales, promocionales, publicitarios y rodajes», señala.

En los establecimientos considerados de uso dotacional, «la idea es que se den, sobre todo, actividades deportivas o culturales». Finalmente, sobre el uso industrial, no se descarta tampoco el desarrollo de actividades artesanales, talleres de automoción, servicios empresariales relacionados con las nuevas tecnologías...

Por lo que respecta al procedimiento de la nueva regulación, se trataría de un decreto que autorizaría los usos concretos. Posteriormente, la Consejería de Transportes aprobaría un documento en el que se precisaría la técnica. Las consejerías afectadas tendrían que hacer sus alegaciones, luego el documento iría al Consejo Consultivo y, finalmente, la aprobación de forma definitiva en el Consejo de Gobierno.

Una vez dado el visto bueno, los locales se tendrán que regir por la nueva normativa independientemente del municipio en el que se encuentre el local. «Todos tendrán el mismo paraguas normativo», asegura. En la actualidad, en el Metro de Madrid sobreviven 37 locales comerciales en los que se desarrollan actividades muy diversas. «Muchos son alegales ahora y se les dará la posibilidad de regular la situación», precisa la fuente informante, que aclara que tendrán que adaptarse a la nueva normativa.

El presidente de la Comunidad de Madrid ha asegurado en reiteradas ocasiones que «es la región más atractiva de España para la creación de nuevas sociedades». De hecho, en 2013 se crearon casi 20.000 empresas en Madrid, 54 al día, tendencia que se mantiene en 2014, al haberse creado en los tres primeros meses del año el 21,9% del total de empresas constituidas en España, más de 6.000 nuevas compañías.

«Los inversores extranjeros también eligen Madrid como la primera región española en la que abrir sus negocios. Y esto es así porque la solvencia de la economía madrileña genera confianza en los inversores y en los mercados. Cada día entran en nuestra región una media de 23,6 millones de euros de inversión extranjera. Sólo en 2013, Madrid atrajo el 55% de la inversión extranjera llegada a España, lo que supone más de 8.600 millones de euros.

«La Comunidad de Madrid, y España en su conjunto, necesitan que las empresas sean lo más competitivas posible para enfrentarse al difícil reto del mercado global. Y la formación es un recurso esencial para ello», dijo la pasada semana el delegado de Hacienda, Enrique Ossorio.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon