Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mohamed Ali descansa ya en Louisville

dw.com dw.com 11/06/2016
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

En un emotivo funeral en su ciudad natal, Louisville, estado de Kentucky, el boxeador fue despedido en una ceremonia multirreligiosa a la que asistió el expresidente Bill Clinton.

El legendario boxeador Mohamed Ali demostró hoy (10.06.2016) una vez más su capacidad para unir a personas de diferentes razas, religiones e ideologías. El expresidente de EE. UU. Bill Clinton estuvo presente en el acto de despedida al boxeador. "Ali fue un soldado universal de nuestra humanidad común" que decidió "escribir su propia historia", aseguró Clinton, amigo personal del boxeador, que cerró la ceremonia multi-religiosa celebrada en el pabellón KYC Yum Center de la ciudad, a orillas del río Ohio.

Clinton señaló que Ali fue una inspiración "tanto dentro del cuadrilátero como fuera", al citar su batalla contra la enfermedad del Parkinson que le mermó durante décadas. En concreto, el expresidente reconoció haber llorado "como un bebé" cuando el excampeón colocó la antorcha olímpica en los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996, ya visiblemente aquejado de la enfermedad. Por su parte, su esposa, Lonnie Ali, señaló que su marido creía que "el fin de su vida debía ser utilizado como un momento de enseñanza"

"Quería recordar a la gente que está sufriendo que él había visto el rostro de la injusticia. Pero que él nunca se volvió lo suficientemente amargo para abandonar e implicarse en la violencia", afirmó la viuda ante las casi 15.000 personas congregadas en el pabellón. La ciudad ha estado volcada con la despedida a su gran "héroe", en palabras del alcalde Greg Fischer, con multitud de actos de homenaje y recuerdo.

Un ejemplopara todos

Por la mañana, una comitiva con el féretro de Ali recorrió las calles de Louisville, y pasó por la que fue la casa del boxeador cuando era un niño en el barrio de Parkland, en el oeste de la ciudad, y aún se llamaba Cassius Clay. El mítico púgil se cambió el nombre en 1964 al convertirse al Islam. En su antigua vivienda, miles de personas se concentraron para rendir homenaje gritando "¡Ali, Ali, Ali!" y "¡Bienvenido a casa, Campeón!".

Un vecino subrayó que Parkland "antes era un barrio de negros, decían que era de clase media negra, pero era básicamente de negros. Antes había el problema de la segregación. Ahora son otros: drogas, alcohol, bandas. El boxeo fue lo que le permitió salir", subrayó. Los presentes, todos con camisetas con algunas de las grandes frases de Ali y combatiendo el implacable sol veraniego, remarcaban cómo seguía siendo un ejemplo para mayores y pequeños.

MS (efe/dpa)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon