Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Moncloa prevé reaccionar con un perfil bajo al 1-O

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 29/09/2017
Mariano Rajoy, en la rueda de prensa posterior a su encuentro con Donald Trump © Image LaVanguardia.com Mariano Rajoy, en la rueda de prensa posterior a su encuentro con Donald Trump

¿Cuál es la agenda mediática del Gobierno para el 1-O? Es una pregunta que formula toda la prensa de Madrid pero que, a tres días de la jornada, no encuentra respuesta. Moncloa no ha desvelado sus planes para el día del referéndum porque los decidirá sobre la marcha y en función de cómo se desarrolle la jornada.

Pero la idea inicial es la de reaccionar con un perfil bajo. No hay un verdadero referéndum y en consecuencia no hay nada que valorar. Ésa es la idea con la que trabaja el Gobierno de Mariano Rajoy, según apuntan fuentes cercanas a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Es una estrategia que ya se ha utilizado en otras ocasiones. El pasado 11 de septiembre, por ejemplo, Moncloa no salió a valorar la Diada. Rajoy se limitó a poner un tuit por la mañana pidiendo “libertad y convivencia” para la manifestación del Onze de Setembre. Unos días después , el portavoz Íñigo Méndez del Vigo pidió tras la reunión del Consejo de Ministros que la Diada volviese a ser “la fiesta de todos los catalanes”.

No hay precedente del 1-O. No obstante, el 9 de noviembre de 2014 se vivió algo parecido con la consulta impulsada por Artur Mas, aunque en aquella ocasión, el Gobierno hizo la vista gorda ante las vocaciones, mientras que la del 1-O ha sido prohibida de forma explícita por el Tribunal Constitucional.

El 9-N no hubo reacción inmediata del presidente español a la consulta, que Artur Mas sí celebró como un triunfo. Rajoy tardó tres días en dar explicaciones sobre ese referéndum. Compareció el 12 de noviembre para calificarlo de “simulacro electoral, sin censo, sin interventores y controlado por los mismos que deseaban ganarlo”.

El presidente del Gobierno tildó de fracasó el 9-N y destacó que “dos de cada tres catalanes ni siquiera se han molestado en participar”. “Donde el proyecto independentista pretendía ofrecer una exhibición de fuerza nos ha demostrado su debilidad”, subrayó.

El Gobierno seguirá la jornada del 1-O con la máxima atención, pero podría hacer una valoración similar a la del 9-N para quitarle hierro a la jornada. No obstante, si a lo largo del domingo se producen altercados o se descontrola la situación, las cosas cambiarían y Rajoy podría convertirse en contra de su voluntad en uno de los protagonistas de la jornada.

MÁS EN MSN:

La CUP dice en un texto de 12 puntos que no tolerará "una salida negociada"

Un sondeo de GAPS prevé una participación del 63% en el referéndum del 1-O

Asociaciones de padres llaman a acampar con los niños en los colegios hasta el domingo

(Fuente: El País)

Volver a reproducir vídeo
SIGUIENTE
1
Cancelar
SIGUIENTE
SIGUIENTE

Lo mejor de MSN en cualquier dispositivo




Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon