Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Moody's advierte del "impacto negativo" de Cataluña a dos semanas de revisar el ráting de España

Logotipo de El Mundo El Mundo 03/10/2017 MARÍA HERNÁNDEZ
© Proporcionado por elmundo.es

La evolución del

conflicto soberanista de Cataluña

centra cada vez más la atención de los inversores internacionales y la última en advertir de sus consecuencias ha sido Moody's, que alerta en un informe de que la escalada de tensión tendrá implicaciones negativas para la economía española y para su calificación crediticia a falta de dos semanas para que la propia agencia emita una nueva valoración sobre el ráting del país.

Aunque Moody's cree que las probabilidades de secesión "permanecen bajas", la agencia destaca que "la independencia tendría un impacto negativo importante en el perfil crediticio del país" por la incertidumbre política que genera al Gobierno en minoría de Mariano Rajoy y por el peso económico que representa la región en el conjunto de España.

Por un lado, la firma señala que el aumento de la confrontación complica los procesos legislativos en marcha, "incluidos los Presupuestos Generales de 2018" cuya presentación fue retrasada por el Gobierno la pasada semana. "El Gobierno en minoría depende del apoyo parlamentario del PNV y los últimos acontecimientos podrían añadir más dificultades para que el partido vasco respalde iniciativas legislativas en el futuro".

Por otro lado y respecto al peso de Cataluña, el documento destaca que la comunidad aporta aproximadamente el 19% del Producto Interior Bruto (PIB) nacional, tiene una renta per cápita más alta que la media del resto y acoge al 16% de la población total. Su separación "encarecería los costes de financiación" de España y "debilitaría la fortaleza económica" del país en un momento en el que está creciendo por encima del 3% anual y centra los elogios de las autoridades europeas por su ritmo de recuperación.

La advertencia de Moody's se conoce dos semanas antes de que la propia agencia se pronuncie sobre el ráting de España, de ahí que su opinión en este momento adquiera especial relevancia. Será el próximo 20 de octubre cuando comunicará si mantiene su nota en Baa2 con perspectiva estable o si introduce alguna modificación al alza o a la baja.

El pasado viernes,

S&P frenó una mejora de la calificación

española por las tensiones derivadas de Cataluña: el enfrentamiento político "podría empezar a pesar en la confianza empresarial y en la inversión", razón por la que las previsiones de crecimiento podrían verse dañadas, alegaba en su análisis.

Los veredictos de estas agencias actúan como guías para los inversores internacionales y son cruciales a la hora de buscar financiación en los mercados: cuanto más favorable es la calificación sobre un país o una compañía, más facilidades encuentran para colocar deuda en los mercados y más se reducen sus costes de financiación, y viceversa.

El bono español a 10 años ha ofrecido este martes un interés del 1,71%, frente al 1,69% de la víspera, sin embargo, el repunte hasta el 0,46% del bund alemán que se toma como referencia ha mantenido la prima de riesgo en los 124 enteros, un nivel similar al del lunes.

En cualquier caso, S&P descartaba la secesión, al igual que ahora Moody's. En su lugar, la agencia cree que el escenario más probable es el de una renegociación de las competencias entre el Ejecutivo de Rajoy y la Generalitat, y señala al respecto que "el impacto crediticio en este caso no estaría claro ni para España ni para Cataluña, ya que dependería de los acuerdos que alcanzasen y del control del Gobierno central sobre las finanzas autonómicas".

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon