Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Morata: “Estoy feliz, pero no por mi pasado madridista”

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 28/09/2017 Ladislao J. Moñino
Morata remata ante Oblak. © JASON CAIRNDUFF Morata remata ante Oblak.

Diego Pablo Simeone entró en la sala de prensa mascando chicle y frotándose las manos. Despachó su intervención resignado y reconoció que el Chelsea había pasado por encima de su equipo. Sus aspavientos en la banda denotaban la impotencia ante la superioridad del equipo de Antonio Conte. Simeone digirió el repaso como total. “·El rival fue mejor, tuvo más intensidad, fue mejor técnicamente y tácticamente e hizo un partido completo. El Chelsea fue superior, mas allá de que ganábamos 1-0 y pudimos ponernos 2-0 con la ocasión de Saúl. Nunca estuvimos cómodos, y su victoria fue justa porque jugó mejor. El empate era bueno para nosotros, pero ellos tuvieron paciencia para mover bien la pelota en esa última jugada”.

MÁS INFORMACIÓN

  • El Chelsea toma el Metropolitano y derrota al Atlético en el último suspiro (1-2)
  • El Chelsea mide la transición del Atlético
  • Diego Costa: “Tengo muchas ganas de empezar a aportar”

De alguna manera, el cuajo y la personalidad que le sobró al Chelsea le faltó a muchos jugadores del Atlético, sobre todo a los más jóvenes que recibieron una clase de personalidad.

Pero Simeone está convencido de su apuesta: “No intento poner futbolistas para que hagan la mili, los pongo para que respondan a la importancia de un partido como este. Tanto Correa como Thomas y Lucas son jugadores muy importantes para nosotros y van a seguir creciendo. Eso no quiere decir que Gabi sea menos importante”. “Soy consciente del paso hacia adelante que estamos dando”, añadió.

Nube de micrófonos

Morata, protagonista de un partido soberbio, fue engullido en la zona mixta por una nube de micrófonos y cámaras ante los que soltó: “Podré contarle a mis hijos que fui el primer jugador visitante en marcar un gol en el Metropolitano. Siempre es especial marcar en un estadio nuevo, estoy feliz, pero por la victoria del equipo; no tiene nada que ver con mi pasado como madridista”.

Morata, que fue canterano del Atlético y recogepelotas en el Calderón, pareció estar tan asombrado con la estelar actuación de Hazard como los aficionados rojiblancos, que al minuto percibieron que le iba a hacer mucho daño a su equipo. “Siempre es fácil jugar con alguien al lado como Hazard, es uno de los mejores del mundo”, señaló el delantero madrileño. A su lado, Cesc, con una gorra calada hasta las orejas y con la visera hacia atrás reflexionaba sobre la seriedad de su equipo. “Hemos sabido manejar la pelota y los espacios. No es fácil contra un equipo como el Atlético, pero hemos tenido mucha personalidad”, concedió Cesc. “¿Sorpresa?”, agitado por la pregunta, Cesc respondió: “Lo será para algunos. Nosotros llevamos un año jugando así. Haciéndolo bien y sabíamos que teníamos que salir a ganar. No es fácil hacerlo en este estadio porque el Atlético es un equipazo. Lleva muchos años jugando muy bien, pero esta victoria es más que merecida”.

Conte se explayó más que Simeone en su intervención. Transmitió la plenitud de los entrenadores que han visto cómo sus jugadores ejecutaban a la perfección un plan que constaba de una defensa de tres centrales que Simeone admitió que, como en la primera parte de Girona, se les atragantó. “Estamos empezando a construir algo importante. Mis jugadores se merecían jugar un partido así, con personalidad, se puede ganar esperando atrás, pero venir aquí y hacer el partido que hemos hecho nos deja sensaciones muy positivas”, concluyó el técnico italiano.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon