Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Moscú teme que Kiev 'secuestre' el gas europeo

El Mundo El Mundo 16/06/2014 XAVIER COLÁS

Harta de no cobrar y sabedora de que Kiev no tiene margen para exigir qué precio pagar,. Serguei Kupriyanov, portavoz de Gazprom, el gigante estatal ruso, detalló que a partir de ahora Ucrania recibirá solo el combustible que pague por adelantado. Esto significa que desde ayer Ucrania deja de recibir el gas ruso.

Gazprom seguirá suministrando gas para el tránsito a Europa tal y como está previsto en los respectivos contratos e insistió en que es responsabilidad de Naftogaz garantizar su entrega completa. Pero una Ucrania caerá en la tentación de tomar el hidrocarburo que pasa a través de sus tuberías. Para Moscú esto es claramente un chantaje. "El Gobierno de Ucrania, también el primer ministro, ha declarado que la Federación Rusa debe dar a Kiev unos precios hiperbajos para el gas. Si no, no va a cubrir su deuda y tomará el combustible gratis y de cualquier manera", denunció el máximo mandatario de Gazprom, Alexei Miller, durante el encuentro con el primer ministro ruso, Dimitri Medvedev.

Rusia es el mayor proveedor de gas de Europa, y la mitad del suministro pasa por Ucrania antes de llegar a los países de la Unión Europea. Anteriormente, el ministro de Energía de Ucrania, Yuri Prodan, insistió en que todas las entregas a Europa estarán a salvo. Pero Bruselas tiene fundados temores de que en caso de introducirse el esquema de prepagos esto afectaría también a los suministros europeos. Moscú asegura que sus otros ramales -que no pasan por Ucrania- como Yamal (que discurre a través de Bielorrusia) y Nord Stream (por el Báltico) no son suficientes para transportar el gas que necesita Europa si Ucrania se convierte en un pozo sin fondo para el gas.

Medidores de tráfico

La tenaza rusa también se extiende a los vecinos de Ucrania. Gazprom ha amenazado a los países dispuestos a revertir su flujo de gas para ayudar a los ucranianos: "Limitaremos el suministro en ese caso" amenazó ayer Alexei Miller, que dejó caer que varios medidores de tráfico situados en algunas tuberías ya han dado alguna señal sospechosa.

Ucrania dice que puede aguantar hasta diciembre sin gas ruso. El Gobierno de Kiev, confirmó este lunes que ha dejado de recibir gas por completo desde Rusia y el primer ministro del país, Arseni Yatseniuk, ordenó a los legisladores que elaboren una nueva estrategia energética. Entre otras cosas el nuevo programa preverá una subida de tarifas para el tránsito del gas ruso a Europa por el territorio ucraniano, lo cual puede suponer un problema para la fijación de precios del gas ruso.

La decisión de este corte de gas fue anunciada después de que a primera hora de esta mañana de este lunes venciera el plazo que Rusia había dado a Ucrania para que abonase 1.400 millones de euros, que es parte de su deuda por anteriores suministros. Moscú ha retrasado la fecha de su ultimátum varias veces. Pero el único avance ha sido que Kiev ha sufragado parte de la deuda del gas, concretamente 580 millones de euros. La suma corresponde al gas suministrado por Rusia a Ucrania en febrero y marzo de este año con los precios anteriores (198 euros por 1.000 metros cúbicos), cuando todavía se aplicaban descuentos.

Denuncia de Rusia a Kiev

© Proporcionado por elmundo.es

Moscú reclamaba el pago de 1.441 millones de euros antes de las diez de la mañana de este lunes y otros 1.367 millones antes del 26 de junio, y ofrecía a Kiev una rebaja de 73 euros por cada 1.000 metros cúbicos de gas. Pero los ucranianos insisten en pagar sólo 198 euros por mil metros cúbicos del hidrocarburo. El invierno queda muy lejos todavía, pero Rusia ya ha denunciado a Kiev en ante la sala de arbitraje de la Cámara de Comercio de Estocolmo. También los ucranianos quieren litigar ahí. La compañía estatal ucraniana Naftogaz anunció una reclamación con vistas al establecimiento de un "precio justo y de mercado" para el suministro a Ucrania. Esta reclamación incluye una demanda para recuperar de Gazprom el "sobrepago" realizado por la compañía 2010, que cifra en 4.410 millones de euros.

Moscú está cansada de los juegos de los ucranianos, y teme que una prolongación del conflicto energético afecte a la mala salud del rublo alejando a los inversores, como admitió ayer la jefa del banco central ruso, Elvira Nabiullina. Los ingresos por venta de hidrocarburos son cruciales para cuadrar el presupuesto ruso.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon