Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mucho ruido y pocas nueces: por qué sólo el 2% de los hogares españoles usan Netflix

El Confidencial El Confidencial 28/11/2016 Álvaro Hernández

El 20 de octubre de 2015 estaba marcado en rojo en el calendario patrio del mundo audiovisual. Por fin, tras infinitos rumores y muchísimas expectativas, Netflix desembarcaba en España. Un año después, la plataforma de contenidos ‘on demand’ presume de contar con más de 86 millones de suscriptores repartidos en más de 190 países. Con esos datos en la mano, desde la empresa creada por Reed Hastings a finales de los 90 aseguran ser “la cadena de televisión por internet líder en el mundo”.

Sin embargo, la audiencia española no parece encajar en esas exitosas cifras. Al menos, según el reciente Panel de Hogares presentado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que desvela que Netflix está presente en el 1,8% de los 12 millones de hogares españoles con acceso a internet. “Es verdad que no tiene la penetración que probablemente se esperaba, porque cuando salió en España parecía que iba a copar el mercado”, analiza Oriol Solé, cofundador de Series.ly y Tviso, en declaraciones a Teknautas.

Si bien considerar ese 1,8% (que equivalen a 216.000 suscriptores) como escaso puede ser algo subjetivo, lo que sí es cierto es que en trece meses pisando territorio español Netflix no ha conseguido liderar el sector de los contenidos de pago ‘online’: la plataforma antes conocida como Yomvi (ahora llamada Movistar+) encabeza el mercado al estar presente en un 7,8% (936.000) de los hogares con conexión a internet, según la CNMC. Por su parte, Wuaki sí que se ha visto superada por el gigante estadounidense del entretenimiento y se conforma con una penetración del 1,1% (unos 132.000 socios).

(CNMC) © Proporcionado por El Confidencial (CNMC)

Para elaborar su panel, el regulador de las telecomunicaciones se basa en una muestra de 4.685 hogares españoles, que representan a las más de 12 millones de viviendas con acceso a internet que hay en España según datos de finales de 2015 del Instituto Nacional de Estadística.

“Hay un elemento a tener en cuenta y es que Telefónica apuesta muy fuerte por Movistar+ para utilizar los contenidos como herramienta comercial para expandir su oferta de conectividad”, reflexiona Solé. Así, Netflix, que ha rechazado hacer declaraciones para este artículo, se habría topado en su camino hacia el éxito en España con un verdadero muro: una oferta de contenidos combinada con líneas móviles o conexión a internet. “Probablemente esto explique que haya tantos hogares con Movistar+”, subraya Oriol.

Con '7 Años', la primera película española de Netflix, la plataforma pretende seducir al consumidor nacional. (EFE) © Proporcionado por El Confidencial Con '7 Años', la primera película española de Netflix, la plataforma pretende seducir al consumidor nacional. (EFE)

Más allá de los adversarios a los que ha de plantar cara dentro de nuestras fronteras, la situación de Netflix en España tampoco parece ser para tirar cohetes si se compara con lo que sucede en otros países. También en 2015, aunque medio año antes, el servicio desembarcó en Australia. Aunque pueda parecer una coincidencia sin mayor relevancia, lo cierto es que permite comprobar cuán diferente es el caso español: antes de acabar el pasado año, Netflix ya había llegado a un 20% de los australianos, según datos de Statista.

En ese sentido, y más allá de la existencia de una competencia previa, Solé destaca otro posible motivo para la escasa penetración de Netflix en nuestro país: “Parece que tiene un catálogo, por volumen de títulos, sustancialmente más reducido que el de Movistar+, tanto en cine como en series”.

A ello habría que sumarle otro aspecto, y es la escasa madurez de este sector en España. Basta contrastar de nuevo los datos del informe de la CNMC con los correspondientes a otros países. Si aquí la suma de los hogares con acceso a internet que pagan por uno de estos servicios supera por poco el 10%, en Reino Unido ese porcentaje es más del doble. En concreto, a finales del pasado año, un 24% de los hogares británicos estaban suscritos a alguna plataforma de contenidos ‘on demand’

No obstante, Solé matiza que, según han podido concluir en base a la actividad de los usuarios de Tviso (el portal desde el que unifican todas las ofertas de contenido audiovisual para que cada usuario sepa dónde puede ver cada cosa), “en un público más joven, de entre 25 y 35 años, sí que hay mucha más penetración de usuarios que están decidiéndose por Netflix”.

La victoria de las tradicionales

Paradójicamente, mientras los resultados de Netflix en sus primeros pasos en España no parecen estar a la altura de lo logrado por la compañía en otros lares, las plataformas de contenidos a la carta de las tradicionales cadenas de televisión españolas sí están cosechando un éxito notable (sobre todo, teniendo en cuenta que no son precisamente un ejemplo innovador a seguir).

Atresplayer es utilizado por un 45% de los españoles con acceso a internet, el servicio de RTVE por un 37% y Mitele, la plataforma de Mediaset, está presente en las vidas de un 35% de los encuestados por la CNMC.

(Atresplayer) © Proporcionado por El Confidencial (Atresplayer)

“Históricamente, las series de televisión y los programas se ofrecen gratuitamente en un intercambio tácito en el que hay una publicidad que soporta el servicio, pero el acceso a la serie de toda la vida es gratuito”, recuerda Solé. Así se explica, a su juicio, el éxito de las ‘apps’ de las televisiones tradicionales respecto a las plataformas de pago. “El fenómeno de pagar por ver una serie es relativamente reciente; siempre ha sido una parte de todo el consumo y no precisamente una mayoritaria”, sentencia.

Además, la audiencia se topa con otro elemento disuasorio a la hora de tomar la decisión. Los servicios cada vez son más y más variados, cada uno con su propio catálogo, y a menos que uno pase por caja varias veces, es imposible acceder (de forma legal, claro) a todas y cada una de esas series que alcanzan fama mundial.

“Esto se está atomizando porque cada vez hay más fuentes de contenido disponibles y nadie va a poder verlo todo en un sitio, sino que va a tener múltiples accesos”, explica Solé. Y las cosas para el usuario aún se pondrán más peliagudas cuando, más pronto que tarde, HBO aterrice en España con su plataforma.

Quien sí parece ganar la batalla audiovisual mientras tanto es la televisión. Ese viejo aparato que trata de adaptarse al siglo XXI haciéndose inteligente sigue siendo el predilecto de los españoles para disfrutar de series, programas y películas: según la CNMC, el promedio de horas diarias dedicadas a la pantalla triplica el dato correspondiente al entretenimiento a través del móvil. “De todas formas, los jóvenes entre 16 y 24 años ya pasan casi tantas horas delante de la televisión como viendo contenidos a través de su móvil”, advierten desde la CNMC.

(Netflix) © Externa (Netflix)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon