Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Muere Luc Hoffmann, el millonario suizo que se enfrentó a Franco para salvar Doñana

El Confidencial El Confidencial 23/07/2016 Rafael Méndez

Luc Hoffmann, el naturalista, el millonario, el suizo que se enfrentó a Franco, uno de los padres de Doñana, fundador de WWF, una persona tan brillante como humilde según los que le conocieron, falleció el jueves en La Camarga a los 93 años. Es relativamente desconocido en España pero los naturalistas le estarán siempre agradecidos por su historia, una mezcla apasionante de naturaleza, relaciones internacionales y poder.

A mitad del siglo XX los humedales eran sitios a extinguir, lugares llenos de mosquitos en los que no se podía cultivar. Franco desecó buena parte de los humedales españoles (los Ojos del Guadiana aún lo sienten) y en los 60 ya le tocaba el turno a Doñana: las marismas del Guadalquivir debían servir para plantar eucaliptos. Pero allí algo pasó. Un suizo, Luc Hoffmann, amante de las aves, millonario procedente de la familia Roche (la de la farmacéutica) conoció Doñana y se quedó fascinado. Allí se unió al naturalista José Antonio Valverde. "Se complementaban perfectamente", recuerda Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España. U

En plena dictadura, un puñado de arrojados, entre los que estaban Valverde, Hoffmann y el bodeguero jerezano Mauricio González Gordon, se embarcaron en la extraña idea de enfrentarse a Franco para salvar un humedal. "Convencieron al príncipe Bernardo de Holanda para que escribiera a Franco preocupado por Doñana. Franco entonces quería ganar peso internacional y mandó un motorista a Valverde para que escribiera la respuesta. Y Valverde escribió en nombre de Franco que lo iba a proteger. En realidad Hoffmann y Valverde habían escrito las dos cartas. Utilizaron la diplomacia finamente", cuenta Del Olmo. 

Hoffmann no solo movió los hilos entre bambalinas. En 1960 puso ocho millones de pesetas [48.000 euros] para comprar fincas y organizó en Jerez un congreso para que científicos europeos conocieran las marismas del coto y se unieran a su defensa. En 1969 Doñana fue declarado Parque Nacional. "Antes había creado una estación biológica para aves acuáticas en La Camarga francesa y entendió la migración de las aves que pasaba por Doñana y de ahí a África, vio que estaba conectado. Era un visionario, de los primeros en poseer una visión global de la naturaleza", recuerda del Olmo, que le ha tratado mucho.

Hoffmann estuvo en los orígenes de buena parte de los movimientos internacionales de defensa de la naturaleza. Fue uno de los fundadores de la ONG WWF, de la que fue vicepresidente hasta 1988, también de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y del Convenio Ramsar de protección de Humedales. Se adelantaba a la jugada. "Si llegabas a los humedales del África occidental allí había estado Hoffmann antes, como en el Mediterráneo. No era solo un filántropo, sino que era su pasión".

Del Olmo destaca que pese a su historial y su dinero era extremadamente humilde, que cuando paseaba por Doñana con sus cejas pobladas y sus dos bastones era un apasionado más de las aves. "Era extremadamente humilde. No podrías decir que estabas ante una de las personas más ricas de Suiza y a las que el presidente de Francia se le ponía al teléfono". Los últimos años siguió atento los problemas de Doñana, desde el cultivo intensivo de fresa hasta el dragado del Guadalquivir.  En 2009 España le dio el reconocimiento que merecía y el Ministerio de Medio Ambiente le impuso la encomienda de Isabel la Católica, una de las mayores distinciones. "Nunca es tarde", dijeron entonces las autoridades. No lo fue.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon